Twitter @Peperufo

    Sigueme en Twitter

    jueves, 20 de mayo de 2010

    MEDIDAS INJUSTAS PERO NECESARIAS


    Empieza el calendario de movilizaciones de los sindicatos en protesta por la rebaja del 5% en las nóminas de los funcionarios y la congelación de las pensiones. Protestas, manifestacions, concentraciones coordinadas en todo el país que amenazan con encender la conflictividad laboral, y lo que es peor, debido a la consiguiente desafección hacia los políticos, se abren espacios propicios para mensajes populistas, siempre bien aprovechados por un PP que está encantado de conocerse en su nuevo papel de justiciero social. Voy a dar mi opinión como siempre hago, con sinceridad y siendo honesto con vosotros. En primer lugar quiero decir que efectivamente no es justo que los funcionarios, los pensionistas y los trabajadores paguen la factura de una crísis que los grandes capitales financieros y la banca originaron. En segundo lugar me gustaría reconocer que los mercados han derrotado la utopía que se nos vendía desde el gobierno; creímos, inocentes nosotros, y creyó el gobierno, inocente él, que un estado que representa apenas el 2% del peso económico mundial podía imponer una salida socialdemócrata a la crísis, cuando los grandes países del mundo son dirigidos por gobiernos liberales y conservadores, y por lo tanto, más complacientes con el libre mercado. En tercer lugar, y a pesar de mis dos primeras reflexiones, quiero sostener que las medidas adoptadas son necesarias. Repito, necesarias; no digo justas, digo "necesarias". Explicaré en este artículo "por qué" y lo haré porque no me gustan algunos argumentos demagógicos que estoy empezando a escuchar incluso en ciertos colectivos manifestantes (de la propia izquierda).


    Servidor parte de una premisa fundamental: el gobierno de no ser obligado por las circunstancias y por los requerimientos de sus socios comunitarios, nunca hubiese adoptado estas medidas. Creo sincero el gesto compungido de Zapatero en el Congreso de los Diputados mientras trasladaba los dolorosos recortes que hemos conocido. Creo honestamente que este gobierno es el que más fuerte ha apostado por aumentar y consolidar derechos sociales. No pongo en duda, por lo tanto, que el gobierno y el partido socialista han "parido" con mucho dolor y resignación estas medidas. No están felices ni orgullosos. No las plantean desde la convicción ideológica como ha exigido históricamente la oposición. Eso a mí me hace marcar una distancia emocional. Puede parecerme injusto lo que ha aprobado el consejo de ministros. Pero ésto no es contradictorio con el hecho de que sé, creo y reconozco que este gobierno se ha visto obligado a adoptar estos recortes y que éstos nunca habrían nacido de una posición independiente sin ingerencias externas.


    Son recortes necesarios. ¿Por qué necesarios? Simple y llanamente porque los inversores que financian y compran nuestra deuda los han exigido; porque la situación de Grecia ha convulsionado de nuevo los mercados y se estaba atacando nuestra solvencia como país; porque nuestros socios comunitarios han puesto sobre la mesa un fondo multimillonario para proteger a la zona euro de esos ataques especulativos (injustificados en el caso español, con una deuda 20 puntos inferior a la media europea); y porque como contrapartida por blindarnos han exigido adelantar un esfuerzo extra en la reducción de nuestro déficit, reducción con la que no se contaba hace 15 días: es decir, Alemania y Francia ponen mucha pasta encima de la mesa para que los especuladores no nos sangren, pero a cambio quieren una prueba contundente de que nosotros vamos a cumplir nuestra parte. Una prueba que además contente a los mercados (es decir, no vale cualquier prueba)


    Esto me lleva a considerar que las medidas son necesarias porque satisfacen a los mercados de deuda, y porque "otras" que se proponen como alternativas, no lo harían, a pesar de éstas seguramente sean mucho más justas. Intentaré explicarme. Se afirma que en vez de rebajar los sueldos a los funcionarios el gobierno podría intensificar la lucha contra la economía sumergida, subir los impuestos a las rentas altas, eliminar tantos cargos/asesores/ministerios o recuperar el impuesto de patrimonio. Muy bonito todo. Pero esto desgraciadamente no satisface a los mercados de deuda. ¿Por qué? Porque en el caso de lanzar un plan contra el fraude fiscal, los resultados no se pueden cuantificar, anticipar ni garantizar: puedes apretar las tuercas y no obtener buenos resultados o puede que sí, no se sabe. No puedes prometer que vas a recaudar tantos millones más. No es algo cuantificable de antemano; rebajar los sueldos a los funcionarios sí. Subir los impuestos a las rentas medias o altas o recuperar el impuesto de patrimonio tampoco satisface a los mercados de deuda: elemental, nuestros deudores entienden que si se estrangula más a quienes tienen capital para invertir y movilizar actividad económica, la situación del país no mejorará, el paro no disminuirá y España tendrá entonces serias dificultades en el futuro para devolver lo que debe. Congelar las pensiones, aunque sea injusto, es un gesto de enorme contundencia, con un impacto mínimo sobre el consumo, y de nuevo, concreto y cuantificable, "se pueden fiar". Sin embargo si los mercados no exigen esas subidas de impuestos en las rentas, sí dan la bienvenida a la subida del IVA, de nuevo porque el impacto sobre el consumo es mínimo, y segundo y de nuevo porque al ser una medida tan impopular, si el gobierno la adopta, significa que ese gobierno está realmente dispuesto a hacer lo que sea para devolver su deuda. Es un mensaje a quienes nos financian (a quienes financian a nuestra economía, a nuestras empresas, a nuestros hogares): "oiga miren ustedes, que si tengo que subir el IVA lo subo, aunque sea impopular". Eso sí satisface a los mercados.


    Dejo para lo último la demagogia en el planteamiento de alternativas: ¡que se bajen los sueldos los políticos! ¡que reduzcan asesores! ¡que cierren dos ministerios! ¡que graven a los ricos! Etc, etc. Ciertamente los políticos se van a bajar el sueldo y van a reducir sus asesores. Ciertamente sería un buen gesto subir algunos tramos del IRPF. Pero no nos engañemos, eso, tampoco satisface a los mercados; esto, no nos engañemos, es calderilla. Si la solución fuese eliminar los 200 asesores de Zapatero, apañados vamos, porque el ahorro llegaría a 5-6 millones de euros. Se van a rebajar altos cargos, pero solo será un gesto, como subir impuestos a los ricos, pero no tendrá un impacto importante sobre la recaudación y el déficit. Dejemos las demagogias aparte. Quitar dos ministerios es una ridiculez si tenemos en cuanta que hay que recortar 15.000 millones de euros (antes se habían recortado tantos más). El super plan de Rajoy supone ahorrar 111 millones de euros. Ya le hubiese gustado al gobierno que quitando unos cuantos asesores y cortando la cabeza de 3 ministerios, se ahorrara lo que los mercados de deuda nos exigen para mantener nuestra credibilidad y solvencia. Ya le hubiese gustado al gobierno que el capital exigiese medidas para gravar al capital. Pero el capital manda, y se impone una vez más sus intereses, no los nuestros. ¿Hablaríamos de la misma situación si Alemania y Francia tuviesen un gobierno socialista? Esa es la incognita. Para bien o para mal, España está encuadrada en una economía globalizada, y en una unidad económica y monetaria europea.


    El gobierno tiene su cuota de responsabilidad en la crísis, más por sus omisiones que por sus decisiones, que siempre han sido consensuada con el resto de potencias mundiales. Pero desde luego no podemos olvidar que no son los estados los principales culpables de esta crísis. Son los estados, los gobiernos, los que han evitado un colapso económico mundial, han sido parte de la solución, no del problema como nos quiere vender el PP. Es el libre mercado el que ha fallado. Lo triste es que los estados se hayan endeudado para salvar al mercado, y ahora el mercado castigue a los estados por haberse endeudado para salvar al mercado. Sí, ya lo dije en el artículo anterior. Pero es que hay que repetirlo hasta la saciedad. Habría que lanzar muchos dardos antes de disparar contra Zapatero: mercados, banca, cajas de ahorros, empresarios especuladores, alcaldes, concejales, presidentes autónomicos. Todos ellos han contribuido, unos en mayor medida, otros en menor, a la situación que estamos viviendo. Pero aquí parece que solo existe un tal Zapatero, el muñeco, el cubo de la basura. Lo más ha sido oir esta tarde gritar a un sindicalista de UGT que Zapatero nos ha llevado a la crísis. Estamos perdiendo el norte incluso en la izquierda. Doble victoria de los tiburones de la derecha: se imponen sus reglas y encima, dividen al enemigo. Si es que somos un chollo.

    13 comentarios:

    Cuadernos Keynesianos dijo...

    Amigo Peperufo,

    Afirmas que "nuestros deudores entienden que si se estrangula más a quienes tienen capital para invertir y movilizar actividad económica, la situación del país no mejorará, el paro no disminuirá y España tendrá entonces serias dificultades en el futuro para devolver lo que debe"

    Démosle un pequeño giro: si se estrangula más a quienes tienen renta para consumir y ahorrar la situación no mejorará, disminuirá el consumo agregado, el ahorro, la inversión y el PIB no crecerá, por lo que el paro no bajará, y España tendrá serias dificultades en el futuro para devolver lo que debe.

    Los funcionarios van a perder, entre rebaja nominal de sus haberes, inflación esperada y efecto del IVA una media del 8%-10% de su poder adquisitivo. Ni Esto, sinceramente, es un disparate mayúsculo, ni Grecia se plantea tan draconiano ajuste, corregidme si me equivoco.

    Celebro que estés de vuelta. Un saludo.

    Peperufo dijo...

    El gobierno es perfectamente consciente de que estas medidas van a reducir algunas décimas el crecimiento económico. Esta tarde lo han cifrado en 0,5 puntos del PIB. Como ha dicho Salgado, ahora mismo entre déficit y crecimiento, la prioridad es el déficit (premisa impuesta por los mercados claro), perderemos algo de fuerza a corto plazo pero ganaremos estabilidad y potencial de crecimiento a medio-largo plazo. De todas formas dudo mucho de que el impacto del recorte a los funcionarios, que recordemos es temporal, se refleje demasiado en el consumo. La estabilidad del sueldo permite estirar la capacidad adquisitiva, el esfuerzo, creo que la medida no es justa, pero no exageremos, que durante un año un funcionario se apriete el cinturón tampoco es para tirarse de los pelos ni es una catastrofe, por mucho que cabree (que lo entiendo).

    Saludos

    Anónimo dijo...

    has vuelto en plena forma peperufo....

    Nicolás dijo...

    El fin justifica los medios... injustos. Buen análisis. vaya, vaya.

    Cuadernos Keynesianos dijo...

    Mucho me temo que el recorte se va a consolidar y no va a tener nada de temporal.

    Recordemos que el poder adquisitivo perdido durante la congelación de sueldos de funcionarios que se hizo en 1997 con Aznar presidente y Rajoy Ministro de AAPP para cumplir los criterios de Maastricht nunca ha llegado a recuperarse. Espero equivocarme, pero va a ser un salto hacia atrás de diez años para el colectivo.

    Anónimo dijo...

    De acuerdo en todo lo que he leído.
    Donde el socialismo de verdad se la juega es en la credibilidad.ZP debe aumentar la presión a ricos y bancos.
    Ahora que ya los mercados han aceptado los recortes y ya tienen "las cifras que querían" (como bien dices, los datos cuantificables), ahora ZP debe lanzar un plan contra el fraude fiscal (porque si por el camino consigue encontrar 10.000 millones igual puede salvar los muebles el año que viene no congelando pensiones y sueldos de funcionarios).ZP debe lanzar mensajes "de salida por la izquierda" porque sino, llegadas las elecciones el votante de izquierdas se quedará en casa y la derecha volverá a gobernar en mayoría.Otro concepto que igual sería bueno introducir (no sé en qué medida) sería el de la votación del poder judicial.Y sobre todo la reforma de la ley electoral.ZP debe ofrecer salidas por la izquierda reales porque sino a ojos del votante será "otro perro con distinto collar".
    Y por último lamentar como bien dices la división en la propia izquierda (aunque hay que tomarlo por el lado bueno, la diferenciación en el pensamiento nos hace más libres).No es normal que un afiliado de UGT (si es que era afiliado) diga que ZP nos ha metido en la crisis.Aunque eso no es culpa de la persona, es culpa del socialismo, que se sigue explicando muy mal.

    Anónimo dijo...

    Sería interesante también un toque a las tributaciones de las famosas SICAV, verdaderos "paraísos fiscales" para los que más dinero tienen. ¿O esto sería negativo para nuestro desarrollo económico? Yo no puedo entender cómo se consienten estas situaciones privilegiadas con lo que está cayendo. Recuerdo que tributan al 1% (si no es así que alguien me corrija)

    Anónimo dijo...

    "Desgraciadamente, la situación actual, el nerviosismo de los mercados, la presión sobre la deuda, tanto la pública como la privada, los problemas que tiene que enfrentar la economía de la zona del euro y la española, exigen un esfuerzo de consolidación presupuestaria basado además en medidas concretas de ajuste"

    Joaquín Almunia dixit

    Anónimo dijo...

    ¡¡Que alegria Peperufo !! Menuda sorpresa me he llevado al encontrarte de nuevo en la red.

    Nuestras súplicas para que volvieras no han caido en saco roto, para desgracia del facherío ja ja ja ja..

    Saludos desde Águilas

    Anónimo dijo...

    ¿Esto qué significa? ¿Que Zapatero tiene carta blanca para tomar medidas injustas o de derechas? ¿Que hay que apoyarle porque es socialista, aunque las medidas que tome sean antisociales? ¿Que tenemos que conformarmos y tragar con lo que sea sin más consuelo que pensar que con el PP estaríamos peor? ¿Que no hay que meter mano a los altos cargos y políticos porque así no saldremos de pobres?

    Pues yo me niego a aceptarlo tranquilamente. Si el presidente ha olvidado lo que prometió para conseguir nuestros votos, habrá que recordárselo. Creo que España sigue siendo un estado soberano, no? Si a Zapatero se le ha olvidado ya el 'no os fallaré' habrá que recordárselo del modo que sea.

    Peperufo dijo...

    Significa que puedes quejarte, protestar y criticar. Pero no había alternativa. Bueno sí, tener que ser rescatados como Grecia. Y entonces las rebajas de sueldos quizá no fueran del 5%.

    Saludos

    Cuadernos Keynesianos dijo...

    Os invito a leer lo que el premio Nobel Joseph Stiglitz ha manifestado esta semana en una entrevista a Le Monde acerca de las políticas de ajuste:

    La austeridad conduce al desastre

    manuhermon dijo...

    Me parece que estamos en la misma onda y no hay demasiados que lo expresen.
    Nadie en su sano juicio realiza recortes de este calibre y los qwuer faltan, si no está en juego la paralización del estado y parece que el dia 7 estuvo en juego.
    Meter el ingrediente moral para juzgar si algo es bueno o malo, no me parece útil políticamente, lo quer habrá que preguntarse será si hay otras alternativas, tan rápidas,quer puedan ser tomadas por un solo poder, y tan eficaces en las cifras, o sea que recorten tanto, y permitan en un solo día desastascar la situación.
    La situación de gravedad es tal que se necesita colocar la deuda en cada vencimiento, para conseguir fucionar el dia a dia. Ahora en esta tesitura quien se responsabiliza de la parálisis estatal, si no se cumplen determiandas obligaciones internacionales, porque no tenemos un duro y debemos muchísimo, porque nadie queremos que nos bajen el sueldo, que nos dejen de pagar, etc. etc.
    Pero de donde sale el dinero necesario para el estado? de los mercados que cierran el grifo si ven la posibilidad de impagos. El dinero ha desaparecido de Europa via Asia.
    Desde Arian seis

    http://arian-seis.blogspot.com/search/label/crisis%20econ%C3%B3mica