Twitter @Peperufo

    Sigueme en Twitter

    martes, 13 de diciembre de 2011

    PSRM: EMPEZAR DE CERO O DESAPARECER



    Esta vez no valdrán medias tintas. Esta vez no servirán acuerdos o pactos de última hora. Tampoco los retoques estéticos en la correspondiente mesa de camilla o el "aquí paz y luego gloria" para que nada cambie sustancialmente. No bastará con un candidato de consenso, pactado por las familias del partido. No será suficiente con modificar superficialmente un programa electoral de mínimos. Esta vez no será suficiente el típico cambio de chapa y pintura en el próximo Congreso Extraordinario del PSRM: hay que cambiar el motor del partido sin mayor dilación; y la chapa y la pintura después, también, y sin perder un segundo de reloj. Los tiempos de las pequeñeces, de los apaños, de la política "en petit comité" han pasado. Los jueguecitos de poder entre barones, agrupaciones y familias también. Porque el PSRM-PSOE se juega su porvenir, su propia existencia: ¿empezar de cero o desaparecer definitivamente? Esa es la pregunta crucial que tendrá respuesta en muy pocos meses. Esto quiere decir que en pocos meses podremos aventurar si el PSRM tiene recorrido o ha llegado al final de su camino.

    Suena la campana del destino, la que nos convoca a la última reunión para decidir si somos o si dejamos de ser. La militancia se teme lo peor dados los antecendentes. Pero si la ejecutiva socialista y los grandes líderes del partido no entienden que esta vez con los gestos y las buenas intenciones de siempre el partido no se salvará de la autodestrucción, entonces entraremos irremediablemente en un gravísimo punto de no retorno, donde el PSRM quedará para los anales de la historia como un partido residual y marginal que tristemente terminará desapareciendo, sumido en el olvido más absoluto para los murcianos. Esta organización, esta vez sí, está en ese punto de inflexión definitivo que anticipa como nunca su propia supervivencia o su propia desaparición. Lo sé. Se ha advertido muchas veces (como el cuento "que viene el lobo") pero esta vez es definitiva, es la hora de la verdad. Por lo tanto sería bastante desolador que los líderes del partido encararan este Congreso Extraordinario como todos los anteriores: vendiéndonos en un primer momento buenas intenciones y grandes cambios, y terminando como siempre, repartiéndose el pastel entre los mismos y cambiándose si acaso de silla. No, esta vez no porque ya no quedará tiempo, ni otra oportunidad, ni paciencia, señores dirigentes del PSRM-PSOE. La militancia y los simpatizantes no volverán a perdonar que se repita el macabro juego de los últimos 20 años.

    Hay un diagnóstico claro, compartido por una mayoría aplastante. El PSRM necesita resetearse, empezar de cero. Se ha dicho y prometido tantas veces que cansa volver a repetirlo, pero estamos ante el momento más crucial de la historia de esta organización: entre "el punto y aparte" y "el punto final". La estructura caduca del partido sin embargo parece no entender esta encrucijada, y se defiende, pensando que está en juego solo su supervivencia y no la de toda la organización. Los cantos de sirena de los que advierten a las primeras de cambio de fricciones y riesgos de ruptura para a continuación recomendarnos un "cambio tranquilo" no saben que se está jugando el devenir de las siglas que representan. Aquellos que defienden que "tampoco hay que cambiarlo todo", lo que soterradamente nos están diciendo es "que no se van", que "no podemos prescindir de ellos" o "de sus padrinos", en cristiano, que quieren seguir mandando, dirigiendo. El partido les importa, en el fondo, un bledo. Por eso no hay cambio tranquilo posible si persisten con esa actitud esa decena de dirigentes que todos conocemos. Ya no queda una gota de paciencia y esa historia del cambio tranquilo no la compran los militantes y los simpatizantes del PSRM, ya no. Eso nos hace dudar si es deseable un cambio ordenado porque claro está, los cambios ordenados en los congresos anteriores sabemos cómo terminaron, en ningún cambio. La catarsis debe producirse por lo tanto sin dilación y debe ser explosiva, radical. Como un cáncer que es extirpado sin miramientos. ¿Quién manejará el bisturí? Es la hora de darle voz los militantes. Y de escuchar a los simpatizantes. No hay más remedio que ese.

    Habrá quien dirá que estamos en una organización democrática y que se puede hablar y debatir de todo a través de los cauces establecidos. ¡Hablad en las agrupaciones o callad! Algunos se sienten muy cómodos y muy protegidos en las agrupaciones; mientras que otros -la mayoría- ni aparecen porque se encuentran incómodos y desprotegidos, todo lo contrario. Las agrupaciones son el cáncer de esta organización. Dejaron hace mucho tiempo de ser un cauce democrático y verdaderamente libre por la presión que ejercen sus secretarios generales y los intereses creados alrededor de ellos. Dejaron de ser un hogar cálido para los socialistas con carnet y sin carnet. Se han convertido en pequeños cotos feudales, con algunas excepciones, que las hay. Demasiadas agrupaciones, demasiados intereses creados, demasiados reinos dentro del reino. También trendrán que renovarse o morir porque al ciudadano ya no le basta con oir el "tenemos las puertas abiertas" o "pase que le escuchamos". No basta porque los que se acercan ven que esas agrupaciones son los tentáculos del poder de cada familia, barón o cacique de turno, y que al final se trata de mantener un "statu quo" de contrapoderes donde hay empujones por ver quien pesa más o menos, donde se medran rencores pasados, presentes y futuros, ya sea porque la agrupación se siente maltratada al no estar representada con la justicia que merece en algún órgano de dirección o porque no lo pueda estar en el futuro. Si no teníamos bastante con cuatro familias en el partido, tenemos decenas de pequeñas familias, que se miran de reojo las unas a las otras, sin nexo de unión, como forma de organización.

    Luego viene el debate del líder y el de las ideas. ¿Qué esperan los murcianos de nosotros? Una disculpa pública para empezar. Seguida de una reprobación pública -constricción- de nuestros errores en los últimos 20 años. Después, y solo después, el reconocimiento y puesta en valor de nuestros aciertos históricos. Los ciudadanos deben conocer que muchos de los logros sociales que disfrutan nacieron en el PSRM. ¿Y qué más? Sobre todo y ante todo esperan de nosotros la demostración palpable e irrefutable -con hechos- de que hemos tomado nota. Ésta es la parte difícil y radical del asunto, claro. No serían creíbles, ni las disculpas, ni la constricción de nuestros errores, ni el reconocimiento de nuestros valores, si no cambiamos radicalmente de líderes y de gestores. Radicalmente significa radicalmente. No debe quedar en primera línea ni uno de los líderes de los últimos 20 años. Y ni uno es, ni uno: cero. La excusa de que no podemos desaprovechar la experiencia y el conocimiento de muchos de los líderes que han estado en primera línea es simplemente eso, una burda excusa: que se cree un órgano externo consultivo-asesor que los aglutine, y punto. Porque asesorar no es dirigir ni pilotar, y seguramente esos políticos experimentados sean grandes asesores pero han demostrado sobradamente ser dirigentes y pilotos más que mediocres, dañinos para el partido. Cambio radical en el fondo pero también en las formas. Un líder nuevo y un equipo a su alrededor nuevo, radicalmente nuevos. Una ejecutiva nueva y un grupo de asesores nuevo, radicalmente nuevos. Una forma de presentarnos a la sociedad radicalmente nueva. Que ningún murciano pueda decir "son los mismos" o "este está otra vez ahí".

    La situación es crítica y preocupante. Sé que muchos han escrito largo y tendido sobre qué hacer. Después de cada derrota electoral solemos llenar la prensa y los blogs de artículos dando nuestras opiniones, y nuestros remedios. Seguramente seamos injustos en nuestras apreciaciones, pero estamos en un país donde hay 46 millones de seleccionadores de fútbol, y con la política no iba a ser menos. Me parece bien aportar, aunque sea fuera de las agrupaciones, y aunque no se sea militante, toda opinión es bienvenida, aunque "ojito". En muchos casos esas opiniones son un desahogo sincero, se nota que duele la derrota, que se sienten los colores hasta el fondo de las siglas: se escribe con ganas de aportar algo, de ser útil, de participar sin otro interés que ese, participar. En otros casos se advierte un claro afán de notoriedad, una promoción personal aprovechando la convulsión del partido. Habrá que llevar cuidado para diferenciar a los unos de los otros porque hay quien ve en la debilidad interna la oportunidad de emerger o resurgir. Una cosa debe quedar clara para no engañarnos. No hay mesías, ni ideas mágicas, ni milagros. Hay trabajo que hacer, el que se debería haber hecho hace muchos años, el que no se ha hecho por confiar demasiado en nuestro propio desempeño, que está claramente quebrado, viciado, equivocado. No es que fallen las ideas, es que fallan "los pensadores".

    Alfonso Guerra dijo en los inicios de la época dorada del socialismo español: "A este país no lo va a conocer ni la madre que lo parió". Yo os digo que "al PSRM después del Congreso no lo debe conocer ni la madre que lo parió". Os doy una pista nítida del éxito o del fracaso del resultado de ese congreso. Si en la calle la gente se pregunta "¿quién es ese?" es que hemos acertado con el líder. Si en la calle la gente exclama "ya era hora" es que hemos acertado con el mensaje y con lo que los murcianos esperan de nosotros. Si las preguntas y las respuestas en la calle son otras, las de siempre, atención porque los ciudadanos tienen escogido su resguardo, una nueva novia/novio a la que abrazarse: UPyD. Sí amigos y amigas, si el PSRM que salga del Congreso "lo conoce hasta la madre que nos parió a todos", mal asunto, será su fín como fuerza influyente en esta región y el relevo lo tomarán los chicos y chicas color magenta. Ya están ahí, cerquita, llamando a la puerta. En los municipios surgirán nuevas escisiones, como en Librilla, por cierto, con notable éxito. No tardarán esas escisiones en proyectar un partido regional que aglutine los enormes graneros de descontento que se van a generar, y que nacerán en nosotros (si nos volvemos a equivocar), y en la inevitable debacle que sufrirá el Partido Popular. Estamos pues en el temido "todo o nada". El "ser o no ser". El "ahora o nunca". Esta vez sí.

    Queridos amigos y amigas. La comunidad autónoma está a un paso de la suspensión de pagos. Os lo diré más claro, la CARM está peor que el PSRM, aún peor, que ya es decir, y eso es un drama enorme. Es cuestión de tiempo que la situación económica alcance un nivel insoportable que va a erosionar a velocidad de vértigo al Partido Popular en España y a Valcárcel en la región de Murcia. La austeridad forzosa y la incompetencia del gobierno regional nos llevan a un camino de difícil retorno, que dejará estancada a nuestra comunidad autónoma aún cuando el país consiga levantar el vuelo. La situación es mucho peor de lo que nos cuentan y hasta los empresarios más afines claman en privado contra la inoperancia del consejo de gobierno regional. La región está rota, su tejido productivo, su turismo, su agricultura, su comercio. Tan grave es la situación que Valcárcel partirá en el próximo tren europeo, dejando atrás no solo una región desmoronada en sus excesos, sino un partido roto y dividido por las luchas internas que me consta, ya se están produciendo. La oposición tendrá entonces un papel crucial. La gente mirará, buscará un líder, una esperanza, una solución. ¿Estará allí el PSRM, visible, esta vez, para todos los ciudadanos?

    Os diré cual es mi percepción. No soy optimista. Conozco algunos movimientos que no me gustan, los de siempre, nada que no sepáis o intuyáis. Los barones se resisten a perder su poder e influencia, organizan sus jugadas maestras, mueven sus peones, y contaminan a buenos candidatos, que algunos hay, promocionándolos y dirigiéndolos sibilinamente a su antojo. Conspiran en cafeterías aunque nos venden que son reuniones para hablar de fútbol, toros y otros asuntos mundanales. La ejecutiva actual no es de fiar, no porque la formen malas personas, todo lo contrario, sino porque nadie confía en ella, y esto crea tirantez y rencor en los más aperturistas, que temen de nuevo el rodillo de su influencia. Los militantes en paralelo y a la desesperada, y todavía con escasa organización, se reunen para ver qué se puede hacer. Temen, como yo, como muchos, moviéndose con mayor o menor acierto, que este sea el final para el PSRM. Pero habrá que dar un paso más. Yo miraría más allá de la militancia. Habrá que preguntar a los simpatizantes sin carnet. Ellos llevan en sus ojos la pena de su propia intuición, esa intuición que les dice que el PSRM no tiene remedio. ¿No es triste esto, lo suficientemente conmovedor para que ese mensaje desesperado llegue a quien tiene que llegar?

    Quiero hacer un llamamiento a Princesa. A todas las viejas glorias del partido. Al grupo parlamentario. A los grandes secretarios generales de las innumerables agrupaciones de esta organización. A quienes buscan solo su interés personal, o el de los suyos, y tambien a quienes no lo buscan pero están marchitos a los ojos de los ciudadanos. Me dirijo incluso a aquellos que aun con el peso de los años y de largas trayectorias se encuentran con fuerzas para recoger el testigo. A todos os digo: por favor, dejadlo ya. Dejad en paz a este partido si de verdad lo queréis. Iros ya a vuestras casas, a vuestros negocios, a vuestros puestos de trabajo, ya habéis habitado esta casa bastante. No sois imprescindibles, no sois el partido, el partido es mucho más que vosotros y mucho más que vuestros egos. Confiad en los jóvenes, en los menos jóvenes, en los renovadores, en los que buscan un cambio valiente aunque sea casi utópico en el partido. Si se equivocan en los inicios, ¿acaso no os habéis equivocado vosotros durante 20 años, con toda vuestra experiencia, conocimiento y galones? Tenéis que iros. Ya. Y cuando os hayáis ido, seguro que os volverán a llamar. Porque los nuevos que llegarán a llenar el hueco que dejáis necesitarán vuestra experiencia. Porque en la profundidad de vuestros vicios adquiridos, hay grandes valores, buenas ideas, y mejores consejos. Desde la distancia es donde podéis ayudar, como un padre que deja a su hijo salir fuera de los límites de su protección. El partido tiene que crecer desde abajo. Pero para eso tenéis que abrir la mano, tenéis que estar fuera. Porque si no, ¿sabéis que va a pasar? De nuevo las guerras internas. Y una escisión en el horizonte que dará paso a la desaparición del partido, y con el del partido, también la vuestra. A veces llego a pensar que esto incluso lo deseáis antes que ver un partido que crece sin vuestra mano.

    Nadie está por encima del partido. Nadie es imprescindible en el partido. Nadie es el salvador del partido. El partido es de sus militantes, de sus simpatizantes y de sus votantes. Ellos no llenan las agrupaciones porque no confían en vosotros, les habéis fallado. Pero hablan en las urnas, y esa voz es inapelable. Hablan desde la lejanía, donde pueden, como pueden y como saben, pero es imposible no oirles, no prestarles atención. Dad un paso atrás. Mejor dos, o tres, no sea que volváis a tener la tentación de avanzar. Gracias pero vuestro tiempo pasó. Tened un gesto de dignidad, de amor por vuestro partido. Dimitid de los cargos no institucionales. Para empezar, la ejecutiva debe dimitir en pleno. Este partido necesita un cambio radical o desaparecerá. Y para anclar con fuerza esas ansias de cambio nada como un gesto de dignidad para devolvernos la confianza y la autoestima, para hacernos creer que esta vez el cambio será posible, de verdad, que no lo tutelaréis, que no lo bloquearéis, que no saldremos otra vez decepcionados con nosotros mismos. Apartaos, de una vez, y que una gestora pilote el Congreso. Se lo debéis a los militantes, a los votantes que aun en el peor momento han ido a las urnas a echar la papeleta con el puño y la rosa, con vuestro nombre. Aun con pinzas en la nariz lo han hecho por las ideas que representáis, no por vosotros. De vosotros ya solo esperan eso, un gesto de dignidad, que os apartéis. Solo saliendo lo viejo entrará lo nuevo. Porque necesitamos empezar de cero. Ya.

    PD: Ésta es una opinión personal, la de un simple simpatizante socialista, que siente los colores, que los ama, que sufre cuando ve como se pisotean esas siglas (P.S.R.M) y que quiere lo mejor para su región. Y lo mejor para mi región es un gobierno socialista. Quiero pedir disculpas a quien se pueda sentir ofendido por mis palabras. Asumo que algunas generalizaciones pueden ser injustas. Pero estamos en un punto en el que más vale pasarse que no llegar. Nos la estamos jugando de verdad.

    Un abrazo socialista.

    viernes, 2 de diciembre de 2011

    LA ALCALDESA DE TOTANA (PP)



    Sin palabras.

    miércoles, 30 de noviembre de 2011

    UN NUEVO LÍDER PARA UN NUEVO PROYECTO SOCIALISTA


    En principio ni Rubalcaba ni Chacón. Se equivocan los socialistas si parchean el desastre electoral del pasado 20 de noviembre con una apuesta cortoplacista. El PSOE demostraría que no ha captado el mensaje de los ciudadanos y que el partido está definitivamente desconectado de la sociedad, como muchos militantes vienen denunciando desde hace algunos años. Los simpatizantes y desencantados esperan una enmienda a la totalidad y no se van a conformar con menos, no valen medias tintas. Enmendar no significa renegar del pasado, pues los errores nunca empañarán los grandes aciertos de estos 8 años en el gobierno, que los hubo, aunque no se defendieron con el merecimiento ni el acierto necesarios. Enmendar significa que este país necesita un cambio de ritmo en el partido que representa el "centro-izquierda" socialmente mayoritario, una regeneración de caras en favor de líderes que sean capaces de defender las reformas programáticas que renueven y refuercen a las socialdemocracias española y europea, ambas en crísis. El diseño de una reforma fiscal progresiva, lucha contra la corrupción y el fraude fiscal, la regulación del sistema financiero español europeo y mundial, anteponer la justicia social a influencias y presiones de los poderes económicos y financieros, la defensa de los intereses de los trabajadores, de los pequeños empresarios y autónomos, y de las clases menos favorecidas, la lucha por un Estado del Bienestar que se encuentra amenazado y en definitiva la defensa honrada de los principios elementales de la socialdemocracia europea. Muchas de estas propuestas pertencen a nuestro ADN y no será complicado ponerlas en común. Ese nunca será el problema. El problema será de credibilidad precisamente por los errores en nuestro pasado más reciente.

    La nueva ejecutiva socialista tendrá el encargo ciudadano de aprender de esos errores y de rehacerse -casi reinventarse- contando con las bases, desde abajo, y abriendo el partido a la sociedad sin complejos; habrá que hacerlo desde ya, mientras enmendamos de puertas para dentro nuestros errores (trabajo interno) y compartimos púbicamente las lecciones extraídas de 8 años de gobierno (trabajo externo), en los que hemos conocido la verdadera cara del enemigo, el amargo poder de los mercados y la complejidad de las crísis económicas sistémicas. El PSOE tendrá el encargo de reaccionar y se le exigirá que lo haga rápidamente, sin perder un segundo de tiempo. Mal comienzo sería empezar el nuevo "partido" (la nueva legislatura) diciéndole a nuestros electores que sí, que tomamos nota de nuestros errores, pero que ponemos al frente de nuestro proyecto a los mismos directores de orquesta, al ex-representantes de la peor versión del "Zapaterismo". El personal ya no está para ejercicios de fe. Estaríamos dibujándonos como post Zapateristas o neo-Zapateristas, y eso no sería inteligente. Es tan importante ser creíbles desde el primer minuto -la primera impresión es la que cuenta- que un mal paso -o un paso que se quede corto- puede truncar la proyección de los socialistas en toda la legislatura, y puede que para otra más.

    El PSOE necesita líder nuevo -fresco, dinámico, renovador, osado, atrevido- que represente una ruptura parcial con todo lo anterior, capaz de iniciar un proyecto desde cero, sin losas del pasado, sin el peso de una gestión criticable o mejorable que le corte el paso. Porque debe quedarnos muy claro, quien lidere al PSOE no solo tiene que liderar la socialdemocracia española, sino que tendrá que emerger y ejercer como el líder que pide a gritos la socialdemocracia europea. Este punto es importante. El nuevo secretario general tendrá que tener la autonomía, el coraje y la libertad de levantarse públicamente contra la tecnocracia conservadora europea y las decisiones políticas de Merkel. Tendrá que criticar la obsesión por la austeridad, denunciar que no se ha reformado el sistema financiero ni perseguido los paraísos fiscales, que el BCE necesita una reforma en profundidad y que nuestras economías necesitan estímulos monetarios y fiscales para superar la crísis. Este requisito inhabilita, insisto, totalmente a Rubalcaba y parcialmente Chacón, porque...¿por qué ahora sí y antes no? Este requisito inhabilita a todos los escuderos de Zapatero y miembros de su ejecutiva, porque...si el sistema fiscal es mejorable, si la austeridad no es justa, si es inmoral indultar a un banquero corrupto, ¿por qué no levantaron la voz antes?

    Por lo tanto en teoría no valen ni segundas partes (Rubalcaba) ni líderes con poco peso y carisma (Chacón). Tampoco arribistas de última hora, expertos en poner piedras en el camino. Hace falta un líder sin complejos, capaz de enmendar el "Zapaterismo", y de liderar una Europa en crísis. ¿Existe esa persona? En el próximo Congreso de los Diputados no parece que esté, aunque se empeñen en que así sea, salvo sorpresas de última hora. No debe ser un problema -aunque fuese deseable- que el nuevo secretario general sea un diputado electo, importa acertar con la persona y personas. Lo importante es quien lidere y cómo, con el carisma, la valentía y el nuevo discurso, requisitos necesarios para que la socialdemocracia europea resurja de sus cenizas. Estamos pues buscando al "Milliband" español. A un líder que haga frente a Rajoy pero también a Merkel o a un próximo presidente republicano en la Casa Blanca. Porque el PSOE se juega volver al poder más pronto o más tarde. Por eso hay que empezar con buen pie, con guiños que esperan y gustan a los ciudadanos, por ejemplo una elección abierta a la militancia sin mesas de camilla ni contrapoder de los barones regionales, incluso abierta a simpatizantes al modo francés. Un debate profundo de los candidatos, público y notorio al modo americano. Una campaña limpia y llena de propuestas, y a poder ser de contrastes. Hay muchas formas de volver a enganchar a la gente con el proyecto socialista. Solo así la militancia recuperará la ilusión y el pulso. A pensar y a acertar.

    El PSOE debe estar preparado porque a Rajoy la legislatura se le hará muy larga. Los ciudadanos necesitarán un líder en quien apoyarse y confiar como una nueva esperanza frente a la era de los recortes y la austeridad obsesiva. Los socialistas deben estar preparados para gobernar en cualquier momento. Sabremos si están en condiciones en febrero: si apuestan por un próximo presidente del gobierno o por un jefe de la oposición para una o dos legislaturas. Suerte.

    viernes, 25 de noviembre de 2011

    MARIANO RAJOY DICE QUE "ESTÁ TRABAJANDO". ¿Y EL PSOE Y LOS SINDICATOS, ESTÁN TRABAJANDO?


    El mesías de la confianza Mariano Rajoy lleva una semana escondido en su madriguera, sin dar la cara. Está muy ocupado cuadrando recortes y haciendo selección de personal, y por eso no puede eregirse en un líder -ni por una sola vez en su vida- cuando España está siendo vapuleada en los mercados, a pesar de su "mariano" aterrizaje y los vaticinios de Montoro, que dijo que el 21-N bajaría la prima de riesgo, nada más lejos de la realidad. Los mercados no se fían de Mariano y le exijen medidas, palabras, hechos, pero el bueno de Rajoy está callado. A la derecha siempre le ha importado un bledo España y los españoles, solo le ha interesado el poder, y por eso calla aunque la tesorería y la deuda del país sufra como nunca. Así que mientras Rajoy trabaja solo queda preguntarnos si el PSOE y los sindicatos -principalmente UGT y CCOO- también están trabajando. Porque más les vale que lo estén haciendo.

    Si en el PSOE y en los sindicatos quedan tres neuronas -con eso basta- deben estar preparando y trabajando concienzudamente sobre un argumentario preventivo, en todos los ámbitos, pero principalmente en el económico. No hay que ser muy listo para anticipar que el PP justificará la dureza de sus recortes en la herencia recibida, en que "los socialistas han dejado el país en la ruina". No hay que ser muy despierto para anticipar que los populares instrumentalizarán las movilizaciones consiguientes de los sindicatos para apuntalar la demonización hacia éstos, cobrándose la agitación de UGT y CCOO como la prueba palpable de que las medidas son correctas y por eso provocan el recelo de los "representantes del parasitarismo". PSOE y sindicatos no deben perder un minuto o serán devorados por el rodillo popular.

    La herencia recibida será complicada, por una razón principal, la crísis. Será dura y hay que decirlo porque se han hundido los ingresos, no porque en este país los gastos estén disparados, pues seguimos a la cola de Europa en gasto social, sanidad, educación, o servicios sociales. La herencia recibida en forma de golpes a nuestra deuda se debe, y habrá que decirlo, a que las comunidades autónomas gobernadas por el PP (casi todas) se han desviado en déficit y no lo han corregido mientras que el Estado ha cumplido escrupulosamente cuadrando sus cifras. Si nos desviamos del objetivo del 6% no será por el gobierno central sino por los autonómicos, en manos del PP, ésto debe quedar muy claro. Habrá que recordar -aunque nos duela- los halagos de la Comisión Europea, de Merkel y de Sarkozy a la labor del gobierno, gracias a la cual, España no es Grecia o Italia. Éstos y otros argumentos -no voy a desarrollarlos todos- deben estar siendo trabajados desde ya, así como un plan de comparecencias públicas, región por región, y al más alto nivel, para responder y a poder ser anticipar las excusas del Partido Popular. Me da que ellos están más en eso que en otras cosas.

    En cuanto a los sindicatos, idem de lo mismo. Sobre ellos recaerá la ira del gobierno y sus palmeros mediáticos, así como de una gran proporción de ciudadanos si no se protegen preventivamente. Tendrán que defenderse desde ya con argumentos, cifras y datos como los que aporta el artículo que os propongo a continuación como lectura recomendada:

    LOS SINDICATOS OBJETIVO PRIORITARIO DEL PP

    Solo quería hacer este breve reflexión. Más vale que el PSOE y los sindicatos estén trabajando al menos tanto como Rajoy, o pasará lo habitual, que se nos adelantarán, nos partirán la cara y encima serán los buenos de esta película. A ver si aprendemos de una vez.

    miércoles, 23 de noviembre de 2011

    ELECCIONES GENERALES, PSOE Y PSRM



    Quiero empezar felicitando al Partido Popular por su victoria electoral. La democracia ha hablado y los españoles han decidido dar su confianza a Mariano Rajoy para presidir el gobierno de la nación. Nada que objetar al respecto. El hasta ahora partido en el gobierno se ha llevado el peor resultado de su historia, un batacazo que ha sorprendido incluso a los más pesimistas. 110 diputados es una cifra contundente, que lleva implícita un mensaje todavía más contundente: "así no". Rubalcaba, el mejor parlamentario que ha conocido este país, planteó una campaña de bajo perfíl, aburrida, y de escaso valor. No utilizó todas sus capacidades y argumentos para desmontar a Mariano Rajoy, y no supo alejarse de los errores del Zapaterismo. Bien es cierto que lo tenía realmente difícil. Como aventuré hace unos meses, Alfredo dejó de ser un candidato solvente el 22-M, tras el batacazo electoral en las autonómicas y municipales. Quizá lo fuera hace un año, pero en aquel momento dejó de ser una buena opción. Escribía por entonces -sin ánimo de ser ventajista- sobre las encuestas que vaticinaban una aplastante victoria al PP en las municipales:

    "En clave nacional, de confirmarse tales resultados, habría dos posibles consecuencias. La primera, la posibilidad de un adelanto electoral a otoño, resultante de la debacle del partido de gobierno en las elecciones y la posible beligerencia de las fuerzas nacionalistas, que sustentan al gobierno, en el escenario post electoral. La segunda, Rubalcaba y Chacón, miembros del gobierno, empezarían a no resultar candidatos solventes con aspiraciones a la victoria."[...]"Caer estrepitosamente como pronostica el CIS pasaría por buscar y relanzar a un candidato rupturista, renovador y alejado del "Zapaterismo". Salvar los muebles, mantener los gobiernos de Extremadura y Castilla La Mancha, daría posibilidades a Rubalcaba para la batalla con Rajoy. Los resultados de las autónomicas y municipales no son extrapolables a las generales pero generan una tendencia casi definitiva en la coyuntura de crísis actual."

    Está claro que los socialistas no entendieron el mensaje que les lanzó la ciudadanía el 22-M. Algunos esperábamos un cambio aun cuando los candidatos fuesen los mismos pero éste no llegó. El recrudecimiento de la crísis hizo el resto. Pero hay problemas internos importantes que explican lo abultada que ha sido la derrota. El PSOE es un partido que lleva años oxidado, alejado del sentir de la calle, de sus verdaderas preocupaciones y problemas, y con una organización donde la militancia pierde peso a marchas forzadas. Hay una desconexión total hacia dentro y hacia fuera. En algún momento el PSOE dejó de llamarse PSOE para pulular por la escena política como el "Partido Zapaterista", personalizado y arraigado hasta las trancas en la figura de su secretario general. Basta mirar el primer gobierno de Zapatero y el último para concluir que el presidente empezó contando con buenos escuderos y terminó rodeándose de mediocres. En la primera legislatura teníamos a ministros como López Aguilar, Jordi Sevilla, Pedro Solbes, Maria Teresa Fernández de La Vega, y salvo algunas excepciones, formaban un equipo bastante solvente. Cuando la cosa se ponía fea, el presidente se desprendía de alguno de sus mejores escuderos -que le advertían y contradecían con buen criterio- y se rodeaba de Pepiños, Leires y Bibianas, que con todos mis respetos, dejaban mucho que desear. El "Zapaterismo", como aquel "Aznarismo" que se zampó el centrismo de su primera legislatura, dejó hace mucho tiempo de ser un movimiento fresco y renovador para convertirse en un movimiento de culto al amo y señor, de trepas interesados en medrar dentro del poder. Donde la crítica interna o los debates pasaban a convertirse en movimientos sospechosos que merecían ser aplastados, en vez de ser convenientemente aprovechados.

    Si es bueno y sano reconocer y recordar los grandes logros de los gobiernos socialistas de Zapatero (en este blog siempre me he empeñado en ponerlos en valor), no podemos obviar los grandes errores cometidos, porque los 110 escaños no son casualidad o un mero accidente, y por lo tanto hay que tomar decisiones potentes sin prisa pero sin pausa, de gran calado. Ya tocarán los homenajes cuando el tiempo y las circunstancias dejen paso a un clima más propicio para observar con cierta distancia todo lo bueno que se consiguió. Pero ahora toca un Congreso Ordinario donde seguramente tengamos que prestar más atención a lo que hemos hecho mal. Y se han hecho mal muchas cosas, casi desde el comienzo de la andadura del gobierno socialista. En especial, la pésima política de comunicación, la desconexión con la calle y la militancia, la inacción en la respuesta de los ataques del Partido Popular, la ausencia de una historia-relato de la crísis, y la falta de liderazgo y seriedad de algunos dirigentes socialistas, que han vendido más frivolidad que confianza, cuando ésta, era más necesaria que nunca. No quiero ahondar más en detalles, os remito a mis últimos artículos (y a otros más antiguos), donde he analizado los errores del PSOE, y las fallas de su organización, de su discurso, de su política de comunicación, entre otras.

    Solo quiero añadir un par de apuntes. Sobre el PSOE. Me parece insistir y persistir en el error, no haber entendido nada el simple hecho de plantear que Rubalcaba pueda ser el secretario general. Ni él, ni Carme Chacón, ni nadie que se haya codeado en cercanía con Zapatero puede representarnos con solvencia en el futuro. Tomemos ejemplo de Rajoy, quién durante 8 años tuvo que cargar con la sombra de Aznar, hasta que una crísis sistémica salvadora tapó todas sus vergüenzas. Rubalcaba gracias por tu sacrificio pero no gracias. Sobre el PSRM (vale para PSPV o PSM). Idem de lo mismo. Pero en este caso, la situación es de emergencia total. Hay que cambiar discursos y estrategias, pero oído esto en algunos dirigentes suena a excusa para ganar tiempo y medrar. Seguramente perdamos buenos políticos pero en esta coyuntura si el PSRM quiere sobrevivir debe innovar. Innovar implica primero limpiar lo oxidado, y eso solo es posible de dos maneras: con la generosidad de los primeros espadas, que voluntariamente se apartarían; o mediante la convulsión e insurrección de la militancia. Los que mandan y dirigen esta organización pueden decidir el camino para que se produzca una catarsis. Para empezar, medio centenar de dimisiones. De arriba a abajo. Hay que auditar hasta al que está en la recepción de Princesa. Quitarle poder de decisión a las agrupaciones que juegan en los congresos como sanguijuelas en busca de cuotas de poder. Apartar a los grandes medradores históricos. Solo cuando se haya hecho esto se podrá hablar de proyecto. Entonces algunos, los más válidos o voluntariosos, se podrán acercar a la sede a aportar y la militancia se movilizará.

    Una crísis representa un punto crítico, donde te puedes crecer o te puedes hundir. El PSOE y el PSRM se juegan los 8 próximos años en dos o tres meses. Hago un llamamiento a esa generosidad que el partido necesita. Renovación profunda. Vayan pensando en abrir el partido a la sociedad. Tomen ejemplo del PS francés, que abrió sus primarias al público en general. Hágase algo similar, en la medida de lo posible. Hay que recuperar la calle, y hay que implicar a los simpatizantes porque la militancia ya no da más de sí. Mayor peso a esa militancia resistente y menos mesas de camilla. La estructura no aguanta más. Si falláis, algunos nos tendremos que mudar a otro edificio. En el caso del PSRM, hay un enorme riesgo de ruptura. Si alguien se empeña un fagocitar la organización para que nada cambie que no descarte quedarse solo en el barco, con la federación en propiedad como si fuese una sociedad limitada. Un partido socialdemócrata regional alternativo emergerá de cualquier manera y los despeñará para los restos, ya sin remedio. Por eso, mejor el camino fácil, el más cabal y honrado. Dimisión inmediata de la ejecutiva del PSRM. Por favor. Ya. Necesitamos un gesto de dignidad para creer que las cosas esta vez cambiarán.

    PD: Servidor habla como simpatizante socialista y en ejercicio de su libertad de expresión, sin ánimo de ofender a nadie. Si lo he hecho pido sinceramente disculpas a quien se pudiera molestar por mis opiniones.


    lunes, 14 de noviembre de 2011

    DEL "ERROR COMPARTIDO" A LA "ESTAFA SINGULAR": DE "ZAPATERO" A "MARIANO RAJOY"


    "Por el pleno empleo" o "la economía española ha jugado esta legislatura en la Champions League" fueron algunas de las citas de Zapatero más empleadas por la oposición política para desgastar al gobierno socialista. Todos recordamos esas palabras, palabras que se repiten como chascarrillos en todas las tertulias políticas sin contestación. En efecto, Zapatero dijo lo que dijo pero con el tiempo se ha ido diluyendo una matización importante: el contexto en el que se dijeron esas palabras. Como desde las filas socialistas nunca se apuntilló que esas palabras respondían a un contexto, se dió vía libre para que la derecha las usará "sin contexto", intemporalmente. Ciertamente estas afirmaciones -descontextualizadas- pueden representar una metedura de pata, sobre todo si pensamos en nuestras circunstancias actuales, o las de hace un año, dos o incluso tres. Pero si nos atenemos al contexto de aquel momento, año 2007 y principio de 2008, la metedura de pata -que se ha agrandado hasta límites insospechados- no representó más que la manifestación de una convicción nacida de un error colectivo y global en el mundo. Nadie, ningún organismo o institución, ningún gobierno, ningún partido de la oposición, vió "la que se avecinaba". Todos anticiparon una relantización de la economía -esto incluso se defendió que era positivo- pero nadie atisbó que el capitalismo sufriría el mayor colapso desde el crack de 1929.

    Es justo y sensato contextualizar las palabras de Zapatero para evitar que un error sorbeviva y se multiplique en el tiempo como un "error fatal". Hay que atajar las exageraciones. Por ejemplo nunca discutió eso de que Rubalcaba era "ministro del GAL" cuando con los datos es fácil desmontar que no es cierto, y ahora el candidato socialista es conocido como tal para un buen número de ciudadanos. Pero volvamos al tema. Cuando el presidente hablaba en estos términos -insisto finales de 2007 y principios de 2008- la economía española crecía al 4%, la tasa de paro estaba en un mínimo histórico (7,0%) y el superavit de las cuentas españolas alcanzaba cifras sin precedentes. Y aunque en Estados Unidos las hipotecas subprime empezaban a dar la cara diversos organismos internacionales avalaban el optimismo de Zapatero dismunuyendo el impacto de la crísis y su riesgo de contagio tildándola de mero "enfriamiento" o "desaceleración". Sí, antes que Zapatero, multitud de organismos internacionales y líderes mundiales (como Bush) utilizaron la famosa expresión "leve desaceleración". Recordemos algunas previsiones para 2008 nacidas de los informes de los más prestigiosos economistas del mundo, entre ellos el presidente del FMI el señor Rodrigo Rato:

    OCDE: 2,7% de crecimiento para España en 2008 (24/05/2007)

    La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha constatado una importante aceleración del crecimiento económico en España que se viene produciendo desde finales de 2006. Por ello en su último informe semestral –publicado ayer– ha decidido revisar al alza sus previsiones para 2007. Sin embargo, ante los indicios de ralentización en el sector de la vivienda, ha reducido sus expectativas para 2008 hasta el 2,7%, alertando que el sector de la construcción se ralentizará por el enfriamiento inmobiliario.

    FMI: 3,4% de crecimiento para España en 2008 (25/07/2007)


    Collyns explicó que el FMI aún prevé una ralentización en España, especialmente en el sector inmobiliario, pero menor que lo anticipado. Para 2008, el organismo mantuvo inalterada la previsión de crecimiento que adelantó en abril, en el 3,4%. "Ciertamente no esperamos una crisis en España, pero el déficit por cuenta corriente es muy amplio" y es producto de la gran demanda interna, explicó Collyns.

    FUNCAS: 2,8% de crecimiento para España en 2008 (22/11/2007)

    La economía española crecerá un 3,8% este año y experimentará una desaceleración de un punto el próximo año, hasta registrar una tasa del 2,8%, según las últimas previsiones de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas).

    Unión Europea: 3% de crecimiento para España en 2008 (17/10/2007)

    Todas las variables de las previsiones otoñales de la Comisión Europea presentan un sesgo negativo, pero el comisario europeo de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, prefirió darles una lectura cargada de optimismo y voluntarismo. 'Nuestro escenario central es que los efectos de las turbulencias financieras tenderán a disiparse', apostó el viernes Almunia durante la presentación de sus previsiones. Y el comisario confía en que, 'gracias al fuerte crecimiento de la economía mundial y a unos sólidos indicadores económicos, los efectos negativos deberán poderse limitar'.

    Ciertamente cuando las previsiones de todos los organismos internacionales hablaban de una orquilla de crecimiento de entre 2,7% y el 3,4%, uno tiende a pensar que con la tasa de paro más baja de la historia democrática de este país (7,9%) se podía aspirar, con esas tasas de crecimiento, a lograr el pleno empleo (el pleno empleo es una tasa de paro técnica del 5%). El FMI se equivocó; la OCDE se equivocó; Funcas se equivocó, la UE se equivocó. Y ciertamente Zapatero se equivocó. Rajoy también se equivocó porque prometió pleno empleo (2,2 millones de puestos de trabajo) y en el cuadro económico con el que se presentó a las elecciones de 2008 estimaba crecimientos de la economía española por encima del 3% hasta 2012. Este año según Rajoy estaríamos casi creciendo al 4%. Ciertamente Zapatero será recordado por amplificar un error compartido mundialmente y hasta por el líder de la oposición. Es su error es innegable pero no podemos juzgarlo como el origen del error o aquel que propagó el error. No fue un engaño. Fue un error. Un error que es compartido.


    El hundimiento del sistema financiero mundial, la restricción del crédito y el estallido de la burbuja inmobiliaria hicieron aterrizar las previsiones de todos los economistas. Un problema sistémico, global y complejo que el PP de Rajoy simplificó en que "hay paro por culpa del gobierno". Los populares vendieron reiteradamente que ellos tenían las receta para crear empleo y que sabían como hacerlo. Se postulaban como los salvadores del país no ya cuando los organismos hablaban de "ligera desaceleración" y "crecimiento por encima del 2,7%" sino que lo hacían a pesar de augurios de recesión y shock financiero. El PP parecía ser el único partido del mundo, y Rajoy el único líder mundial, capaz de crear empleo con la economía en recesión. Y así, si Zapatero se equivocó en 2007 y tuvo excesos verbales, Rajoy en 2009, 2010 y 2011 fue más allá. Prometió algo que con el tiempo veremos si puede conseguir.

    Rajoy alardea de que él reduciría a "más de la mitad" la tasa de paro (11/12/2010)


    El presidente del PP, Mariano Rajoy, se ha comprometido a que si gana las elecciones en 2012 reducirá "a más de la mitad" la tasa de desempleo del país "como ya lo hizo el PP en 1996. Supimos hacerlo entonces y volveremos a hacerlo ahora"


    Rajoy promete reducir la cifra de paro por europapress

    González Pons: "Aspiramos a crear 3,5 millones de empleos" (07/09/2011)

    El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, ha señalado hoy que si su partido gana las elecciones del 20-N "aspiran a crear 3,5 millones de empleos". En rueda de prensa en la sede del partido, Pons ha destacado que "la prioridad del PP es la creación del empleo, el resto de temas son todos secundarios". "El PP es especialista en resolver crisis económicas y súper especializado en crear puestos de trabajo", ha añadido. "El PSOE será bueno en lo suyo, pero lo nuestro es crear puestos de trabajo



    Rajoy prometió reducir la tasa de paro a la mitad en 4 años. Esto es, en el año 2015 nuestra tasa de paro debe rondar el 11%. Compromiso firme. Gónzalez Pons habló de crear 3,5 millones de puestos de trabajo en una legislatura. Después matizó que era una aspiración. Ciertamente lo es, tanto o más que la aspiración de lograr en pleno empleo en 2008. Con la diferencia contextual que antes ha matizado claro. Y así, el PP se erige como el partido que tiene la varita mágica para crear empleo. ¿Cómo lo creará? No se sabe. Pero así lo venden:



    Zapatero ha pagado muy caro sus excesos verbales. Rajoy usó una vara de medir demasiado exigente y será la que se le aplique con sus promesas y palabras. El PP está vendiendo que sabe como crear empleo -mucho empleo- y como solucionar la crísis. La hemerotecas estarán ahí. Si en 3-4 meses la situación no empieza a mejorar netamente y además se aplican durísimos recortes toda la miel ganada se la comerán los osos de Covadonga.

    Estaremos expectantes. Porque hasta en el PP tiemblan ante las enormes expectativas que ha generado su partido. ¿Y si se demuestra el timo? ¿Y si con el PP se sigue destruyendo empleo? ¿Y si llegamos con Rajoy a los 6 millones de parados? ¿Y si se tocan prestaciones por desempleo o se aniquila la negociación colectiva, sin resultados? Un enorme tsunami se tragará al PP. Cameron llegó con fuerza y en pocos meses se desinfló. Si el PSOE se renueva y si los medios progresistas (incluyendo blogs) hacen su trabajo de oposición, el PP lo puede pasar muy mal. Ojalá Rajoy tenga razón y solo con el cambio de muñeco la economía mejore y se cree empleo. Ojalá por nosotros, independientemente de nuestras simpatías, y ojalá por él. Más le vale que "esto" mejore notablemente y no existirá sobre la tierra un lugar donde esconder su cabeza. Lo de la mala herencia aguanta el tipo 3 meses, no da para mucho más. La gente le exigirá empleo, "qué hay de lo mío". El propio Aznar ha dicho que Rajoy no debe tener ni 100 días de gracia, que debe actuar ya.

    Suerte Mariano. Ah, y hasta el 20-N hasta el rabo todo es toro. Aquí quedan grabadas a fuego las promesas del PP de Rajoy. En 3, 6, 9, 12 meses iremos pasando revista a ver si Merlín se ha personificado en Rajoy o si Rajoy ha sido un vulgar timador. De momento es bueno recordar la diferencia entre un error -compartido- y una estafa singular -por confirmar-, 100 días señor Rajoy y ni uno más.

    PD: Recordatorio. El paro no empezó a bajar con el gobierno de Jose María Aznar. Empezó a bajar y la economía a crecer con el gobierno de Felipe Gónzalez, gracias al programa reformista de Pedro Solbes. Vean en qué año empieza a bajar el paro. 1996 es año con presupuesto socialista, por cierto.

    martes, 8 de noviembre de 2011

    DEBATE NULO: RUBALCABA GANA A LOS PUNTOS PERO NO LOGRA EROSIONAR A RAJOY


    Valga por delante que tengo en enorme consideración a Alfredo Pérez Rubalcaba. Que lo estimo como el mejor parlamentario que ha conocido este país y uno de los mejores políticos de nuestra historia reciente. Valga por delante que para mí representa la mejor opción para España, que el 20-N votaré por él, y que mi corazón y mis ánimos están de su lado. Ayer, en el debate, sin embargo, quedé profundamente decepcionado. Quedé decepcionado porque la enorme superioridad de Rubalcaba sobre Rajoy no se materializó. Sin duda las encuestas pesaban como una losa y el embite era harto complicado. Pero Alfredo Pérez Rubalcaba -a mi modo de ver- encaró el debate con una escasa preparación técnica y con hilos argumentales muy pobres. El candidato socialista fue más solvente que Rajoy pero esa solvencia seguramente no se ha trasladado a los ciudadanos. Siendo el debate uno de los pocos cartuchos que tenía Rubalcaba para doblegar al candidato del PP cuesta entender que fuese al encuentro de Rajoy tan poco preparado.

    Para empezar Rubalcaba no fue capaz de tirar abajo el discurso sobre el empleo de Rajoy. No era difícil hacerlo. Dejó que el principal hilo conductor del candidato popular -se conocía cual iba a ser de antemano- fluyera sin encontrar réplica: "nosotros vamos a crear empleo". "Y con el empleo se crea actividad, se consume y se pagan impuestos, con esos impuestos se financia la sanidad, la educación..." dijo Rajoy, en un relato puede que ·simplón" pero ameno y comprensible para los ciudadanos. Cualquier español medio entendió este discurso como algo real y razonable, y se afianzó porque Rubalcaba no lo debatió, empeñado en sacarle un compromiso a Rajoy con una batería de preguntas que se hicieron demasiado repetitivas. El error colosal de Rubalcaba fue usar un lenguaje muy técnico, demasiado complejo, y la escasa utilización de datos que apoyaran sus argumentos. Algunas partes de su discurso no se entendieron precisamente porque hay conceptos que los ciudadanos no comprenden o no relacionan automáticamente con el empleo y el crecimiento económico. Rubalcaba ayer no fue todo lo pedagogo que viene siendo en campaña. Y sin embargo ese no fue el peor lastre. Rubalcaba no respondió a la principal duda que pesaba sobre él: "¿por qué no aplicó usted estas recetas en el gobierno del cual usted fue vicepresidente?". Los ciudadanos esperaban esa reflexión. Con el ejemplo del barco y la tormenta" hubiese bastado.

    Cuesta mucho entender que Rubalcaba no pusiese sobre la mesa con mayor enfasis las numerosas contradicciones de Rajoy, en el debate y en su trayectoria política durante estos años.

    Cuando Rajoy habló de austeridad y de leyes para adelgazar la administración pública. Cuesta mucho entender que Rubalcaba no respondiese con:

    - La descomunal deuda de la ciudad de Madrid que supera sumadas a las del resto de grandes ciudades del país, y cuyo alcalde figura en la lista de Rajoy. Gallardón ha dejado endeudados hasta las cejas a los madrileños para los próximos 50 años. "¿Ese es su ejemplo de austeridad señor Rajoy?"
    - El descomunal déficit de la comunitat valenciana, líder en deuda por habitante, gobernada por el Partido Popular, donde miles de proveedores llevan 2 años sin cobrar. "Ese es su ejemplo de austeridad y buen gobierno señor Rajoy?"
    - Las ingentes cantidades de dinero público que la comunidad de Madrid despilfarra en publicidad institucional (y se da un dato en cifras absolutas, y se traslada a pesetas)
    - Los miles de pequeños empresarios y Pymes que no cobran de las administraciones gobernadas por el Partido Popular, por ejemplo el caso de la región de Murcia. (y se da algún ejemplo concreto de alguna empresa concreta) "¿Esas son las ayudas a las Pymes que promete el Partido Popular?"
    - Etc

    Cuando Rajoy habló de que el gobierno "ha gastado todo, ha despilfarrado", podía haber recordado:

    - Que todas las medidas de gasto (estímulo) y de apoyo al sistema bancario fueron apoyadas por el Partido Popular. En la mayoría de los casos con voto positivo, y en las menos con la abstención. "¿Por qué si eran tan negativas las apoyó?"
    - Que incluso en algunos casos el PP pedía ir mucho más allá: mayores ayudas al alquiler, mayores ayudas a la maternidad, mayores ayudas a los ayuntamientos, más financiación para las comunidades autónomas. "Señor Rajoy usted exigió gastar más". (Algún ejemplo)
    - Que el gasto público nos sacó de las recesión y sin embargo la austeridad nos lleva de cabeza al estancamiento. Si los ciudadanos no pueden consumir ni comprar a las empresas tendría que hacerlo el Estado con algún plan de estímulo. (Y se pone el ejemplo de política exitosa el Plan Renove del automóvil)
    - Que el PP apoyó los rescates bancarios, tanto que en su programa va mucho más allá (esto sí lo dijo pero con un lenguaje técnico: "activos tóxicos", eso nadie lo entiende). El PP está diciendo que va a comprar con dinero público los pufos inmobiliarios de los bancos (dicho clara y rotundamente).
    - Etc

    Cuando el PP habla de confianza, y de que el cambio puede generarla, podía haber recordado:

    - Que en Portugal y Reino Unido se produjo ese cambio y la economía se deterioró todavía más
    - Que la situación ha cambiado en muchas comunidades que ahora gobierna el PP y los datos son netamente peores que antes
    - Que el Partido Popular no ha generado confianza en sus comunidades autónomas y ayuntamientos, que lleva gobernando más de 20 años en algunos casos
    - Que en Galicia Feijóo ganó en 2009 prometiendo 40.000 puestos de trabajo y no solo los ha creado, es que los ha destruído
    - Que en definitiva la experiencia demuestra que los cambios no son siempre a mejor sino que pueden ser a peor (y los ciudadanos deberían tenerlo también en cuenta)
    - Que ninguna reforma laboral va a funcionar sin crecimiento económico (por eso hay que darle una oportunidad a la aprobada por el gobierno socialista)
    - Que el problema es de modelo productivo y por eso las tasas de paro son diferentes en el norte y en el sur, con la misma legislación laboral
    - Etc

    Cuando el PP habla de crear empleo, podía haber puntualizado:

    - Que no se puede crear empleo solamente ahorrando, porque al final lo que se terminan ahorrando son puestos de trabajo en el sector público, y añadiría ("Yo si fuera funcionario o trabajador público no estaría tranquilo con un gobierno presidido por usted")
    - Que en las comunidades gobernadas por el PP miles de interinos y trabajadores del sector público están siendo despedidos
    - Que el plan estrella para los autónomos de Rajoy está en vigor desde hace 3 años en la comunitat valenciana y ha creado la cifra de 297 nuevos autónomos (sí, en 3 años)
    - Que bajar impuestos no es posible sino es a costa de hacer grandes recortes que estrangularán más el consumo (y eso no conviene a las pequeñas empresas y autónomos)
    - Que sin embargo el PP donde gobierna sube impuestos autonómicos y municipales en algunos casos un 200% (y se ponen algunos ejemplos, Madrid, Valencia, Málaga...)
    - Un largo etc

    Se me ocurren muchos más datos para poner en un aprieto a Rajoy. Se trataba de tirar abajo la imagen de solvencia del Partido Popular. Se trata de abrir los ojos a muchos esperanzados en el cambio. Se trataba de desnaturalizar esa milonga de que son el partido del empleo. El debate se trataba basicamente de eso. No se trabajó. No se estudió. No se atendió. Fue un error.

    Fue especialmente significativo que Rajoy saliera indemne del apartado de políticas sociales. Echó en cara a Rubalcaba todos los recortes del gobierno Zapatero. Ahí se podía haber defendido el candidato mucho mejor, diciendo y respondiendo:

    - Que prefirieron reducir un 5% el sueldo a los funcionarios que despedir a empleados públicos como se hace en las comunidades del Partido Popular
    - Que Rajoy alabó el Plan Cameron que tiró a la calle de golpe a medio millón de funcionarios ("¿cuántos echaría a usted aquí? seguro que tampoco lo va a decir")
    - Que las pensiones han subido tanto con el PSOE que al PP le debería dar verguenza hablar del tema (esto se tocó, ciertamente)
    - Que gracias a esas medidas España sigue siendo hoy solvente y no está rescatada como Irlanda, que siempre fue un modelo a imitar para el Partido Popular
    - Que sin embargo no se han lesionado derechos: ni los alumnos, ni los pacientes, ni los dependientes han sufrido recortes por parte del gobierno central
    - Que el PP aplica enormes recortes sociales en sus comunidades (dando algunos ejemplos)
    - Que el PP bloquea la Ley de la Dependencia y otras leyes sociales en el TC
    - Que la sanidad andaluza o extremeña es mejor valorada que la madrileña o valenciana (hay informes del asociaciones de profesionales de la salud que se pueden mencionar)
    - Etc

    Por último, faltó algún guiño a los indignados. Se habló someramente de listas abiertas. Sin embargo me sorprendió que no sacara a relucir su reforma electoral. Ni medidas para controlar que sus señorías atesoren sueldos. Ni mecanismos para la participación ciudadana en la política. Ni una mención al problema de los deshaucios. ¿Problemas de tiempo? Seguramente, pero si alguien sabe ser conciso ese hombre es Rubalcaba.

    Para terminar yo hubiese hecho una reflexión en dos sentidos:

    - Que el Partido Popular no representa ningún cambio político porque gobierna la mayor parte de las administraciones públicas del país y sus resultados y políticas están ahí y se pueden ver. (mensaje al centro político)
    - Que los votantes progresistas, incluso los desencantados-indignados, se pregunten si es conveniente, sobre todo viendo lo que hacen los populares en sus respectivos feudos, que la derecha más antisocial y retrógrada de Europa aglutine todo el poder político del país, una vez ya controla la practica totalidad de los ayuntamientos y comunidades autónomas (mensaje a la izquierda política)

    No quiero extenderme más porque hay tal caudal de argumentos para contrarrestar a Rajoy que no entiendo cómo Rubalcaba y sus asesores no llevaron mejor preparado el debate. Tan solo he querido poner sobre la mesa algunos ejemplos consciente de que no todos se podían desarrollar pero sí, al menos, algunos representativos. Rubalcaba ganó el debate pero Rajoy no lo perdió. Por lo tanto, tablas. El Partido Popular está un poco más cerca de la mayoría absoluta. Me entristece. Esperemos que Rubalcaba pueda afianzarse en lo que queda de campaña. A empujar que ya queda poco.

    viernes, 4 de noviembre de 2011

    EL DISCURSO QUE EXPLICA LA MAYORÍA ABSOLUTA DEL PP, EN UN MINUTO



    Este taxista murciano resume muy bien lo que una mayoría de españoles piensan y sienten acerca de la cita electoral del 20-N. Por un lado su discurso -bastante generalizado- demuestra la escasa información -sesgada, parcial e incorrecta- que tiene el ciudadano medio, consecuencia del buen trabajo mediático del PP. Por otro lado se demuestra que Rubalcaba y el PSOE de Zapatero han pinchado hueso en su política de comunicación y siguen sin prestar atención a las ideas-fuerza que golpean sus expectativas electorales.

    Ilustrativo, no porque se exprese en esos términos un taxista (colectivo conservador por excelencia) sino porque esas mismas expresiones las escuchas en curritos, parados y pensionistas. Parece que el relato de la crísis económica de la derecha ha vencido y ha cundido en la població;, el de la izquierda, o no se ha explicado, o se ha explicado mal, o no existe. Rubalcaba aun tiene 15 días para al menos hacerse entender en una parte de su electorado que duda y se inclina por darle la espalda. La mayoría absoluta del PP está cada vez más cerca.

    miércoles, 2 de noviembre de 2011

    CRÓNICA DE UNA ESTAFA ELECTORAL: EL TRASVASE DEL EBRO Y EL "AGUA PARA TODOS"



    La historia de la "batalla del agua" escribe un nuevo capítulo. La traición se ha consumado: el programa electoral del PP abandona la idea de acometer un trasvase del Ebro. Como muchos veníamos advirtiendo, el lema "Agua Para Todos" no era más que una quimera para engañar y embobar a la ciudadanía de la región de Murcia y la Comunitat Valenciana, con un doble objetivo: inflar y cebar la incipiente burbuja inmobiliaria -los llamados "modelo Polaris World" y"modelo Marina D´Or- y aniquilar políticamente a la oposición, principalmente al PSOE, quién en el año 2004 derogaba un polémico PHN que incluía un trasvase del Ebro que no contaba con el consenso imprescindible de la cuenta cedente (era inviable socialmente), ni con el apoyo de la comunidad científica (inviable medio ambientalmente), ni siquiera con el apoyo financiero de la Unión Europea (inviable económicamente). En su lugar los socialistas desarrollaron el "Plan Agua", basado principalmente en la desalación, la depuración y la reutilización de caudales de agua, la llamada "nueva cultura del agua" que hacía del "ahorro" una de sus banderas. Los murcianos y los valencianos recibieron una importante inversión del Estado para la construcción de estas infraestructuras gracias a las cuales, y pese al boicot del Partido Popular -aún mantienen bloqueada la desaladora de Torrevieja que tiene que aportar más de 80hm/m3- éstas regiones no sufrieron cortes de agua en medio de la peor sequía que se recuerda en muchos años (2005-2009), a diferencia de lo ocurrido en el año 2003 con el gobierno del Partido Popular.

    Los socialistas entendieron que ningún trasvase era realizable si no contaba con el apoyo de la cuenca cedente. El Tajo-Segura, una explotación consolidada, estaba siendo cuestionado ya en el año 2003, incluso desde amplios sectores del Partido Popular. Pocos años después conocimos en boca de Esperanza Aguirre que el objetivo del PNH de Aznar era abrir un trasvase del Ebro para cerrar el acueducto Tajo-Segura, cuyos caudales servirían a la Comunidad de Madrid, que reclamaba su prioridad como cuenca cedente. Ante la creciente protesta de Aragón y Cataluña, el levantamiento de miles de ciudadanos de las ciudades y pueblos ribereños del Ebro, y las fundadas sospechas de que el trasvase fuera inviable económicamente, los socialistas apostaron ya en 2001 por dotar de una estable independencia hídrica a las regiones del Levante español, como la mejor estrategia para asegurar su supervivencia en épocas de sequía. De todas formas -como defendían los críticos- en los años de gran sequía, el PHN de Aznar establecía que no se podría enviar agua del Ebro, cuyo delta y caudal estaban en claro retroceso por ser -como el Segura- un río mediterráneo, dado a crecidas pero también a meses de enorme sequía estival.

    Los políticos del Partido Popular de Valencia y Murcia, la zona cero de la burbuja inmobiliaria, entendieron que la derogación del Ebro podia ser eficazmente utilizada para desgastar -y casi aniquilar socialmente- a una oposición política que empezaba a ser incómoda para sus intereses políticos y económicos. Los grandes embajadores del pelotazo urbanístico se vieron amenazados por unos partidos en la oposición que empezaban a destapar casos de corrupción y negocios opacos en los que presuntamente participaban altos cargos del PP en conexión con importantes empresarios y constructores. La derogación del trasvase del Ebro fue la excusa perfecta para trasladar la atención de los ciudades de los desmanes urbanísticos al Palacio de la Moncloa. Se demonizó la derogación del trasvase, y utilizando fondos públicos -como denunció infructuosamente la oposición- se pagaron importantes campañas en la televisión, la prensa y la radio para denunciar el castigo que los socialistas daban a la región de Murcia. Se convocaban manifestaciones ruidosas de protesta frente a la delegación del gobierno y la Confederación Hidrográfica de Segura, se recibía a gritos y empujones a los ministros del gobierno socialista, y se tildaba de anti-murcianos a los socialistas, como "los perros de su amo", que anteponían sus intereses particulares a los de la región de Murcia. Así, se fueron gestando mayores y crecientes mayorías absolutas del Partido Popular en Levante, y el retroceso sin límite de los socialistas hasta su casi extinción.

    Basta recordar un poco esta historia y es necesario refrescar nuestra memoria para entender qué nos ha pasado. Podríamos retroceder un poco más en el tiempo para entender la utilización partidista de una desgracia estructural de nuestra tierra -la sequía- que nos azota cada pocos años. Resumió perfectamente los antecedentes de la batalla del "Agua Para Todos" Juan Ramón Calero, ex-líder del PP murciano antes del desembarco de Valcárcel, alguien poco sospechoso de simpatizar con los ideales socialistas:




    La realidad es que el PP de Aznar -como bien dice Calero- echó abajo el que seguramente representó el mejor proyecto para acabar con la sequía estructural de la cuenca mediterránea, el famoso "Plan Borrell" (ministro socialista de Obras Públicas) que abogaba por la intereconexión de todas cuencas y ríos del país. Los socialistas por entonces no utilizaron políticamente el bloqueo del Partido Popular en el senado ni emprendieron una campaña de criminalización del adversario como años después harían los correligionarios de Valcárcel, Zaplana y Camps. Pocos años después de bloquear "el Plan Borrell" Aznar prometía en la plaza de toros de Murcia "agua a cambio de votos". Poco dió de sí la promesa. En 8 años lo máximo que hizo su gobierno fue poner cuatro piedras en territorio "amigo", y dejar en manos de la UE la financiación de parte del proyecto, financiación que se cuestionó en diversos informes internos que aconsejaban la negativa al proyecto por insostenible económica y medio ambientalmente. Pero los populares habían encontrado la piedra angular ideal sobre la que cimentar un discurso victimista, basado en culpar al gobierno de Zapatero de todos los males y retrasos que la región de Murcia sufría, aunque muchos de ellos se explicaran por decisiones del anterior gobierno -el de Aznar- y de acuerdos que había firmado el propio Valcárcel -como el del AVE- y que perjudicaban a nuestra comunidad en favor de otras.

    Las intenciones del PP, como he dicho anteriormente, cristalizaron en feroces campañas que removían las visceras de murcianos y valencianos. Algunos ejemplos bastan para reconocer el cinismo y la maldad de los populares, auténticas canalladas mediáticas que adquieren mayor trascendencia ahora que conocemos que el señor Rajoy no hará el trasvase del Ebro, y que eso del "Agua para Todos" ya no interesa, una vez el Levante español está convenienemente aborregado y votará a ciegas al PP, y cuando se han recuperado bastiones como Aragón o Castilla La Mancha. Observad hasta qué punto llegaban los dirigentes del PP para "comerle el tarro" a la gente y hasta qué punto pusieron en peligro la convivencia en estas regiones. Lo más grave, la cantidad de dinero público -con nuestros impuestos- que utilizaron para tal fín:



    ¿Por dónde se pasa ahora Rajoy la solidaridad, el apoyo y el compañerismo? ¿Partido Popular comprometido con qué?



    ¿Cómo suena la sinfonía de Rajoy "no al trasvase del Ebro"? ¿Es Rajoy injusto e insolidario?



    ¿Por qué Rajoy va a tirar al mar el agua que necesitan la región de Murcia y la comunidad valenciana? ¿No era ese su discurso?



    El premio que recibimos como agradecimiento a haber votado masivamente al PP es una enorme peineta de Rajoy a los murcianos y valencianos. Podría ser el nuevo spot del PP.



    El PP niega ahora el sentido común que defendía hace muy pocos años. Claro como el agua el "por qué ese cambio".



    A ver cómo Rajoy explica a estas criaturas que las mejores ideas, las más sencillas, han desembocado en un cubo de la basura.

    Tanta indecencia no fue en vano. Las consecuencias logicamente no se hicieron esperar:

    Narbona insultada, increpada y casi agredida en su visita a Murcia



    Los resultados en la ciudadanía: irracionalidad, odio y rabia.

    «Narbona nos robó el agua. Este martes, día 10 de octubre, viene a Lorca. ¿Vas a dejar que se ría de ti?. ¿Recíbela como se merece! Frente al Ayuntamiento a las 12.30»

    Así intentaba calentar el ambiente el PP según denunció el PSOE de Lorca.



    Reventando la visita de Zapatero a Lorca.

    Miguel Ángel Cámara, alcalde del Murcia, politizando una manifestación apoyada por todas las fuerzas políticas murcianas.


    Felicitación de las fiestas del gobierno de Murcia a los gobiernos de Aragón y Cataluña

    La esperanza -y la obsesión- de millones de levantinos (almerienses, murcianos, alicantinos, valencianos, castellonenses) cristalizó en un nacionalismo hidráulico de enormes proporciones. Oponerse al trasvase del Ebro o cuestionar la política del PP se convertiría desde entonces en un peligro público en estas regiones, donde un rodillo político y social -bien tejido en las campañas pagadas con dinero público y dinero que provenía de la construcción- acabó por finiquitar a la oposición política. Como en el caso de Narbona o Zapatero, los socialistas tenían que salir escoltados por la Policía Nacional de sus reuniones, muy a pesar de que el gobierno socialista invirtió en infraestructuras de agua más de 1000 millones de euros en la región de Murcia, garantizando de por vida los abastecimientos para la población y la industria. Hasta ese momento la región de Murcia había recibido muchas promesas y poco dinero. Por una vez tenía dinero encima de la mesa. Sin embargo Murcia y Valencia se levantaban en armas envilecidos por sus gobiernos regionales contra el presidente que mejor les trataba presupuestariamente:


    Y presentaban a Rajoy como la garantía de un gobierno que defendería los intereses de todos:



    La gran esperanza era Rajoy. Valcárcel y Camps, Camps y Valcárcel, estiraban el chicle, acusando a los socialistas de traidores. Día sí día también, declaraciones públicas, editoriales en la prensa subvencionada, artículos de personalidades públicas regionales, el machaque contra los socialistas se hizo insoportable. Especialmente duro y maleducado fue Ruiz Vivo, portavoz del PP murciano, quien dedicaba semana sí semana también duros descalificativos a Cristina Narbona, Pedro Saura y Zapatero. Artículos como "Cristina Desalada" o "Zetapé, Saura y maracas de machín" son claros ejemplos del duro lenguaje que se utilizaba en aquellos años contra los socialistas, rozando lo demandable y lo machista, y sobrepasando el buen gusto y la mínima educación exigible a un cargo público. En esta película de buenos-malos Rajoy fue pintado como un superhéroe y desde entonces, fue visto como el gran salvador de la región de Murcia y la Comunitat Valenciana. Curioso. Hasta tal punto llegaron las campañas de manipulación masiva que los murcianos eran los únicos españoles que aprobaban al líder de la oposición cuando hasta en su propio partido lo cuestionaban. La marea nacionalista que se estableció se resumía en las palabras de la ex-consejera de la región de Murcia, que llegó a decir en prensa que "o se era murciano o se era socialista, las dos cosas eran incompatibles".

    Rajoy era la salvación de la región y el fervor casi superaba el que los murcianos profesaban por su líder y presidente, Ramón Luís Valcárcel. Así, la campaña continuó para apuntalar los éxitos políticos y afianzar las mayorías absolutas del PP. Valcárcel y Rajoy, Rajoy y Valcárcel, seguían vendiendo su burra, a pesar de las denuncias de engaño y estafa de los socialistas.

    Llegaron las elecciones de 2007:





    Era la época en la que en prensa se vendían imágenes de campos secos, con árboles arrancados por la enorme sequía, y por culpa de los socialistas. Años después se conoció que esos árboles se arrancaron para urbanizar el terreno con chalets y adosados como los de la siguiente foto, en la que según denunciaron los ecologistas, podemos observar como se riegan campos de golf con agua de pozo, apta para el riego de cultivos:


    Llegaron las elecciones de 2008 y aunque algunos datos ya apuntaban al fín de "Agua para Todos", el PP mantuvo el tipo, y el engaño. Este mismo señor que prometía, hoy dice que del Ebro ni hablar, y del Tajo ya veremos:


    El Partido Popular cosechó mayorías absolutas crecientes y parecía no tocar techo mientras los socialistas no encontraban su suelo. Las elecciones de 2011 fueron otro gran éxito electoral del PP, que ya había rentabilizado un victimismo estratégico (Agua-Ave-financiación) que se hacía todavía más fuerte con la llegada de la crísis económica. Valcárcel y Camps, que hasta hace poco se ponían las medallas del crecimiento económico y de la espectacular creación de empleo, endosaban los malos datos de sus respectivas comunidades a Zapatero. A pesar de contar con la mayor parte de las competencias en diversas materias -economía, empleo, industria, ordenación del territorio, urbanismo, medio ambiente, comercio, etc- las comunidades autónomas del PP descargaron en el sospechoso Zapatero las propias responsabilidades. Si ese victimismo-nacionalismo había funcionado con el agua y los levantinos les creían a pies juntillas, ¿por qué no endosar también toda la culpa del desastre de la crísis inmobiliaria?

    Entonces llegó la pre-campaña de las elecciones anticipadas de 2011, las generales, donde Rajoy, que había prometido el chocolate del loro, "Agua Para Todos", tenía todas las papeletas para salir vencedor. Llegaba la hora de mojarse de verdad. Sucede que las elecciones autonómicas y municipales de mayo cambiaron el mapa: el PP gobernaba en Aragón y Castilla La Mancha, dos comunidades donde los populares en la oposición llevaban años renunciando a las tesis trasvasistas al ser dos cuencas cedentes. La firme oposición de la secretaria general del PP y nueva presidenta de CLM Dolores De Cospedal al Tajo-Segura era conocida. Luisa Fernanda Rudí, nueva presidenta de Aragón, se oponía tajantemente al trasvase del Ebro. Rajoy pactaba con el PAR - un partido nacionalista y antitrasvasista- ir juntos en las listas a las elecciones generales. El nuevo presidente de Extemadura, Monago, también del PP, echaba abajo la posibilidad de un trasvase del Tajo-Medio que su antedecesor, el socialista Vara, mantenía abierta. Si a ello sumamos el apoyo de Rajoy en 2007 al estatuto de Aragón que garantizaba una reserva de agua para esa comunidad de 6500 hm/m3, cualquier ciudadano informado podía entender lo que en definitiva ha terminado pasando: las tésis trasvasistas habían desaparecido del PP como lo hicieron en 1993-96 porque habían conseguido sus objetivos políticos, los votos que necesitaba para gobernar.

    La región de Murcia y la comunitat Valenciana han sido victimas de un enorme engaño. De una operación de marketing político-financiera que ha cambiado su percepción de la realidad económica y social en estas comunidades. Se crearon artificialmente necesidades en la población como si beber agua estuviese en peligro y unos perfidos señores se enpeñaran en hacernos sufrir "porque sí", negándonos el agua que el Ebro tiraba al mar. En estos momentos nada ha cambiado: el Ebro sigue tirando el agua al mar (desembocando, lo natural) y nadie en el PP habla de solidaridad, de injusticias y de maltratos. Ninguna campaña. Ni siquiera -ahora que ven que Rajoy ganará las elecciones- se escuchan discursos reivindicativos, no solo en temas como el agua, sino en otros como infraestructuras o financiación. Las mentiras, tienen las patitas muy cortas, aunque esta vez, gracias a una poderosa maquinaria mediática, el engaño ha durado más de lo previsto. La prensa apesebrada y financiada, y algunas plumas regionales, han contribuído, no sabemos si a cambio de algo o por amor al arte, a crear un clima visceral de odio irracional hacia los socialistas y amor freudiano que roza lo enfermizo hacia el PP. Se mantiene todavía.

    Rajoy no va a hacer el trasvase del Ebro. No porque no vaya en su programa electoral, que no va. Sino porque no le interesa hacerlo. Porque no puede hacerlo, porque como entonces, sigue siendo irrealizable. Porque se encontraría con los mismos problemas que en 2004, con una faraónica obra, inmensamente cara, inviable económica, social y medio ambientalmente, que desvertebraría el país, y enfrentaría -más todavía- a diversas regiones, todas en manos del Partido Popular. En resumen: Rajoy y Valcárcel toman por tontos a los murcianos. Fabra a los valencianos. Saben que se han trabajado tan bien y tan a fondo a los ciudadanos de estas regiones que les votarán a ciegas, mientras que en Aragón y Castilla La Mancha el trabajo está por empezar. El Tajo-Segura también está en peligro, ahora con el Partido Popular. El final de esta historia se resume de forma muy distinta a la historia que los murcianos tienen su cabecita. Los socialistas, con todos sus errores, tenían razón. De la misma manera que advirtieron que se estaba gestando una burbuja de enormes proporciones en la región de Murcia y que ésta explotaría dejando un reguero de paro y misería, los socialistas murcianos y valencianos advirtieron que la milonga del "Agua Para Todos" era una enorme mentira, cuyo único objetivo era granarse el apoyo de la ciudadanía en favor de sus intereses urbanísticos y especulativos, y de rebote, aniquilar a los adversarios políticos.

    La triste realidad es que han engañado a los murcianos pero los murcianos aún confían, no se han dado cuenta. La crísis que todo lo tapa mantiene el paraguas de la vergüenza, el que todavía proteje al PP. Pero antes o después caerá. La oposición política en estas comunidades se debe rearmar, renovar y emerger con una nueva vitalidad. Los murcianos y los valencianos merecen conocer la verdad. Una verdad que paso a paso, poco a poco, se irá abriendo camino. Preparémonos para una batería de excusas porque pretenderán justificar el engaño y revestirlo de moralidad. Ese tiempo pronto llegará. Ni trasvase, ni AVE por Cieza, ni financiación, ni autovía del bancal. Rajoy ni siquiera ha sido capaz de apoyar el Corredor Mediterráneo. El Partido Popular se tendrá que explicar y enfrente tiene que tener un líder y un proyecto alternativo. Por eso es tan necesario recordar y refrescar la verdadera historia del Agua, lo que ha venido pasando en estas regiones, y lo que se ha pretendido con tanto enfrentamiento político y verbal. Espero haber contribuído a esta pequeña "memoria histórica".



    ¿Tiene sentido mantener estas pancartas o representan una burla a los murcianos?

    "La verdad os hará libres" Juan 8:32

    martes, 11 de octubre de 2011

    "RAJOY PACTA LISTAS CONJUNTAS CON UN PARTIDO NACIONALISTA Y ANTITRASVASISTA"


    Os dejo el artículo de Antonio J. García Conesa, portavoz del grupo socalista en Fuente Álamo, sin duda la cabeza mejor amueblada del socialismo murciano. Análisis crítico y documentado sobre el recurrente tema del "trasvase del Ebro" y el abandono del proyecto por parte del Partido Popular de Mariano Rajoy.

    Rajoy pacta listas conjuntas con un partido nacionalista y antitrasvasista

    "
    El diario La Verdad nos hablaba ayer del libro La tribu del agua, una historia sin final. La odisea del trasvase Tajo-Segura, del periodista Manuel Buitrago. Según la reseña, la obra «condensa los últimos siete años más intensos de la guerra del agua» y «ofrece claves y cuenta aspectos inéditos de la larga lista de protagonistas, así como la trastienda donde se tomaban algunas decisiones». Y dentro de esa trastienda nos recuerda «el pago que exigió Esquerra Republicana por apoyar a Zapatero»: la derogación del trasvase del Ebro. Eso es lo que ha quedado y lo que quedará en la memoria política de una mayoría de murcianos.

    Pero hace bien Buitrago en calificar su libro como «una historia sin final». Porque las cosas en este asunto no son tan sencillas.

    Hoy hace una semana que Rajoy fue a Zaragoza para firmar con el Partido Aragonés un acuerdo para llevar candidaturas conjuntas en las próximas elecciones generales. Eso significa que PP y PAR irán juntos y revueltos en la misma papeleta, para sumar así sus votos en las tres provincias aragonesas. Sorprende, sin embargo, que el españolísimo Partido Popular celebre este tipo de pactos con un partido que ha llegado a definirse como nacionalista (de hecho, en 1990 eliminaron de su nombre la expresión ‘Regionalista’) y que resulta ser radicalmente contrario al trasvase del Ebro.

    Esta oposición del PAR al trasvase no es de ayer. Está en el origen mismo de esta formación política, que tuvo su germen en la Candidatura Aragonesa Independiente de Centro, de 1977, y que movilizó «un incipiente regionalismo aragonés de derechas, fundado, sobre todo, en la defensa del Ebro y en contra de cualquier trasvase. Ello le granjeó un amplio apoyo de las mancomunidades de regantes zaragozanas, claves en una comunidad fundamentalmente agrícola como Aragón» (O. Barberà, A. Barrio y J. Rodríguez. Papers 92, UAB, 2009). De hecho, sacó más votos que la AP de Fraga en aquellas primeras elecciones democráticas.

    El PAR nunca olvidó su origen y su principal razón de ser. Basta con ver el siguiente titular del ABC de Sevilla, de agosto de 2002, referido a unas declaraciones de su presidente, José Ángel Biel:

    Año y medio después, en enero de 2004, el propio Biel dejaba bien claro en un artículo que «trasvasar el agua del Ebro a otras zonas más ricas es una enorme injusticia y una hipoteca inmensa sobre nuestro futuro y el de nuestros hijos. Somos el único partido que siempre ha dicho no al trasvase».

    Y en la web del PAR pueden encontrarse noticias como esta: «Ana Cristina Fraile comenzó [una charla sobre gestión del agua] recordando que el Partido Aragonés nació ya con un objetivo claro de parar cualquier intento de trasvase del Ebro por parte de Gobierno central, lo cual se ha convertido en una seña de identidad del partido.»

    El idilio PP-PAR no ha empezado con este acuerdo de listas conjuntas. Después de las elecciones autonómicas, que el PP ganó en Aragón sin mayoría absoluta, ya llegaron a un arreglo para convertir a Luisa Fernanda Rudi en presidenta de la comunidad a cambio de dar cerrojazo al trasvase en el programa del Partido Popular. La noticia en El Heraldo de Aragón, el 17 de junio, se presentaba así:

    Y Luisa Fernanda Rudi lo dejaba bien claro ya antes de su investidura: «el PP no va a reactivar el trasvase del Ebro».

    Pues sí, por increíble que parezca, Mariano Rajoy también paga sus apoyos a los nacionalistas. A estos del PAR y a cualesquiera otros que pueda necesitar mañana. ¿Recuerdan cuando en el año 2000 el ministro Arias Cañete fue cazado por un micrófono en Jumilla hablando del trasvase del Ebro?: «Salir, sale por cojones. Porque pasan dos cosas: que tenemos mayoría y hemos perdido en Aragón». Pues eso. Ha pasado el tiempo, han cambiado las cosas y Aragón, ahora, bien vale un trasvase."

    Se puede decir más alto pero no más claro.