Twitter @Peperufo

    Sigueme en Twitter

    domingo, 11 de mayo de 2014

    DEBATE EN TWITTER CON ELENA VALENCIANO Y MILITANTES DEL PSOE

     

    Una pequeña anécdota me empuja a retomar este blog. Me sucedió hace escasas horas en la red social twitter y me apetecía mucho compartirlo con vosotros porque parece un tema trascendental que refleja muy bien el tono electoral del PSOE como organizacion, un partido que como sabéis quiero y respeto. Esta tarde me surgió un acalorado debate con la candidata a las elecciones europeas y vicesecretaria general del PSOE Elena Valenciano, al que se sumaron ilustres militantes del partido -algunos muy conocidos por su actividad en las redes-, algún periodista que otro e incluso algún diputado (diputada) del grupo Parlamentario Socialista. El objeto de esa discusión ha sido mi insistencia -quienes me seguís la conocéis- de que el propio secretario general del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba salga a la palestra pública para desmentir en primera persona que él o alguien en la dirección del partido se esté planteando un futuro pacto de gobierno (Gran Coalición) con el Partido Popular, como se viene rumoreando en prensa y en algunos mentideros político-financieros desde hace algunas semanas. Rumor alimentado -soy consciente- por satélites de IU, del PP e incluso del propio PSOE. Os quiero relatar lo que ha pasado, la postura que he defendido y la argumentación que he sostenido en dicho debate por ser muy significativo y representativo de las deficiencias "políticas" y "organizativas" del PSOE, carencias que vengo denunciando desde hace muchos años en este blog.

    Tras leer en prensa que hasta el mismísimo Arias Cañete utiliza en campaña el asunto de una eventual "Gran Coalición PP-PSOE", he vuelto a pedir -exigir- desde mi cuenta de Twitter que el secretario general del PSOE salga a la palestra pública a desmentir de una vez por todas esos insistentes rumores sobre futuros acuerdos de gobierno con el partido que preside Mariano Rajoy. Basta ya. Qué tema tan cansino y tan dañino. ¿Nadie va a parar esto de una vez en mi partido? Estaba cabreado. Me fastidian esas cosas. Ipsofacto una querida, respetada e importante militante sale a interpelarme quitándole importancia al asunto y diciendome que "Elena Valenciano el otro día ya dijo en La Ser que no habría tal pacto" y que "eso era suficiente". A lo que respondo que en absoluto me parece suficiente. Y ahí empieza todo. Inmediatamente se suman al debate militantes que tratan de explicarme algo que ya sé -que es una estrategia electoral del PP y de IU- pero les respondo que estamos hablando de cómo parar esa campaña de difamación y no de otra cosa. No se trata de alimentarnos entre nosotros sobre las causas o los orígenes sino que se trata de poner remedio a una información que puede confundir a muchos potenciales votantes socialistas. En definitiva que no me interesa hacer prosa descriptiva (que si son malos en el PP, que sin son peores, que vaya mentirosos) sino que me preocupa que ese mensaje termine calando definitivamente en nuestra gente.

    Es cierto que PP y IU utilizan esa información políticamente, vale. Que el tema se menciona en cierta prensa conservadora para hacer daño a los socialistas, vale. Pero esta última semana la cosa ha ido a  más. Ya no es cosa de cuatro locos y de Marhuenda. Se ha filtrado y publicado la misma información (ampliada) en medios progresistas con cierta credibilidad como diario.es y más recientemente con un detallado editorial en infolibre.es de la mano de su director Jesús Maraña que cita como fuentes a destacados diputados del grupo parlamentario socialista. El asunto no es baladí. Maraña es fiable, al menos para mí. No estamos hablando de que los lectores de La Razón reciben el mensaje de una posible Gran Coalición, no, es que se está publicando en medios a los que acceden votantes socialistas, antiguos votantes socialistas indecisos, y personas que no han decidido todavía su voto pero tienen una mentalidad de progreso, y que, por lo tanto, pueden ser persuadidos en el sentido de rechazar y descartar a un partido que "podría" darle la mano al PP de Mariano Rajoy en un futuro gobierno de coalición "a la alemana".

    Tiene mala leche la cosa. Así que a mí me parece importante tomarse este asunto en serio y no considerarlo una "chorrada" como me respondía un militante ("¿por qué tiene que perder Rubalcaba un segundo en esta chorrada?"). Estas cosas cuestan votos y por eso Cañete, Cayo Lara y hasta Toni Cantó utilizan el tema. Si no tuviera impacto o no pudiera tenerlo, no lo utilizarían. La táctica -y en eso estamos todos de acuerdo- es desmovilizar a los votantes socialistas. Por lo tanto, ¿no debería cuidar este partido la respuesta a este tipo de informaciones? ¿No debería este partido cuidar a su electorado, protegerlo en la medida de lo posible de mensajes contaminantes que puedan precipitar esa temida desmovilización? ¿No deberíamos salir al paso de todo aquello que haga daño a las expectativas electorales del partido? Yo creo decididamente que sí. Y que hay que hacerlo sin excusas tipo "no sirve de nada" o "seguirán diciendo que..". Hay que responder porque no responder es casi siempre peor. Y en este caso, claramente contraproducente mantener el silencio. El silencio del secretario general alimenta las sospechas.

    Vuelvo a twitter, a la anécdota. Estábamos en un pre-debate con militantes del PSOE. Todavía no había aparecido Elena Valenciano. Yo explicaba que las informaciones apuntaban a que Rubalcaba era uno de los valedores de la Gran Coalición por ser un "hombre de Estado". Yo no lo creo, me parece un disparate, pero Zapatero, Gónzalez y Bono entre otros habían dejado de aquella manera una puerta abierta a una Gran Coalición ("sería deseable..al menos en temas de Estado...etc"). No es descabellado que haya malpensados o desinformados que puedan creer en esa posibilidad. Hay gente dentro del partido que lo cree. Por su amistad con Cebrián (PRISA) o por lo que sea. Que repito que no, que no lo creo. Pero como es NO, pues nadie mejor que él para aclararlo. (...) Sigue el debate en twitter. Me insisten en que "está clarísimo, ya lo aclaró Valenciano". ¿Clarísimo? Saco a relucir la pésima política de comunicación del partido, la que evitó que en 2008 el PSOE sacara mayoría absoluta, la que ocasionó que el castigo en 2011 (lógico) fuese más que desmesurado. Este partido no sabe defenderse. Ni sus medidas, ni sus ideas, ni sus planteamientos. El PP siempre le come la tostada. Con más apoyos mediáticos y con menos. Da igual. Este partido se arruga. No otorga importancia al marketing político, a la psicología social y de masas, a la manera de lograr mensajes políticos persuasivos. Nada nuevo en quienes me leéis, lo llevo denunciando cuánto, ¿8-9 años? Por eso abrí este blog en 2005, para dar argumentos a nuestros simpatizantes, cansado de que el PP nos diese palos y nuestra gente no tuviese herramientas para defenderse en una conversación de cafetería o en discusión familiar. Esos son los verdaderos debates y no los televisados.El cuerpo a cuerpo en la calle.

    Sigo con el tema en cuestión. Que si es suficiente el desmentido de Valenciano, que si no, a todo esto llega la aludida, llega Elena Valenciano, que se suma a la conversación. Me dice que ella ya dijo el otro día que no, que no habría pacto con el PP. Le respondo lo mismo que a los demás, que quien tiene que salir a estas alturas al paso es el secretario general y líder de los socialistas, Rubalcaba. Que él es la máxima autoridad del partido. Que a ella la pueden cuestionar y hasta ningunear pero a él no, que al menos les sería más difícil. Que estos rumores podrían confundir y persuadir a muchos potenciales votantes que están pensando en volver a confiar en el PSOE. Que tenemos que responder -las veces que haga falta- a los infundios del PP. Que el asuntito de "PPSOE" desmoviliza. Que nuestros rivales políticos no pararían de acusarnos hasta que nuestro número 1 en una declaración pública y contundente negase cualquier posibilidad de gran Coalición con el PP. A lo que me responde "es que yo no te sirvo?". "No, no me sirves". "Eso es táctica electoral del PP" añade. Ya Elena pero, porque sea táctica electoral, ¿no hay que darle importancia y dar debida respuesta? Vaya al menos le he sacado un titular, me digo. Algo es algo. Ha costado.



    La cosa sigue. Salen militantes que me repiten como loros que Valenciano ya lo dejó claro, aunque ellos mismos reconocen que hasta esta discusión no se habían enterado de la rotundidad de sus palabras.Y le explico -os explico- por qué no me vale Valenciano como cortafuegos de este tema. No me vale porque ella no tiene suficiente peso político y visibilidad social para desmentir una información que golpea la línea de flotación de todo un partido. No es reconocible ni es ampliamente conocida en la población. No es la cara del partido aunque ahora luzca en los carteles electorales. Tampoco me tranquiliza que destacados militantes banalicen el tema diciéndome que "todo el mundo sabe que es una táctica del PP". "Oye", les digo, ¿os créeis que todo el mundo tiene la cultura política que tenemos nosotros? ¿créeis que todos nuestros potenciales votantes tienen la información a mano para refutar inmediatamente en sus cabezas una información así? Conozco y todos conocemos personas a las que es fácil engañar y confundir. Porque son mayores, porque no se interesan por la política en el día a día, o porque no tienen un nivel cultural o medios para acceder a una información plural y variable. La mayoría de los electores tiene acceso a la política a través de 5 minutos de informativos mientras comen o el rato de ojear un periódico mientras almuerzan en el bar. No más. La mayoría de la gente no puede o no sabe estar todo el día conectado a las redes informándose. Es un error muy habitual en este partido pensar que los demás tienen el nivel de conocimientos políticos que tenemos nosotros. El "si yo lo sé, los demás también deben saberlo". Pero la calle es otra historia amigos.

    Hay que desmentir las falsedades. Y muchas veces es tan importante desmentirlas a tiempo como hacerlo de manera adecuada. Valenciano no puede desmentir una información tan vital como ésta, sobre un Rubalcaba que a escondidas negocia un futuro gobierno de salvación con Rajoy. Sobre todo cuando Rubalcaba da 3 ruedas de prensa al día y al menos podría dedicar 10 segundos en decir "IMPOSIBLE, ESO NO OCURRIRÁ, ES UNA FALSEDAD". Como he dicho Valenciano no es adecuada para desmentir esa información porque el impacto mediático que va a generar es próximo a cero. Todo el mundo sabe quien es Rubalcaba, pero, ¿Valenciano? Mi abuela no sabe quien es Valenciano. Ni mi primo de 20 años. Ni mi vecino con el que salgo a hacer deporte por las noches. Pero todos saben quien es Rubalcaba. Capta la atención. Es el líder. Una declaración de uno no es como de la otro. No es lo mismo. De primero de Psicología Social. Cuando dicen "PPSOE" están poniendo en duda toda la política de un partido -y cuando hablan de posible Gran Coalición lo hacen- así que éste es un tema vital para el partido. Y como éste otros. Y es por lo tanto la responsabilidad del líder -y no de subordinados- salir al quite. Solo si sale él se cerrará el tema. Y los hechos me dan la razón. Elena Valenciano lo hizo hace 3 días -llega dos meses tarde pero bueno- y no se ha enterado nadie. Una declaración de ella no va a abrir un titular ni una portada. Rubalcaba sí. Al menos es posible que sí.

    ¿Cómo se para entonces esta cadena de mentiras de la que se aprovechan electoralmente PP, IU y UPyD a costa del PSOE? Así: "Como secretario general del PSOE puedo garantizar que no habrá una Gran Coalición entre PP y PSOE. Es algo imposible. Es algo que no sucederá. Trabajamos unica y exclusivamente por un gobierno de progreso para presidir el país. El Partido Popular es incompatible con un gobierno de progreso. Es por ello que quiero poner fín personalmente a cualquier tipo de especulación en este sentido." TEMA CERRADO. Que los Marhuenda de la vida quieran estirar un poco el tema, puede ser, lo dudo, pero sin mecha, no durará más de un día. Que los de IU sieguirán con su matraca de PPSOE, puede, pero les podremos tapar la boca. Nuestros votantes recibirán un mensaje claro y nítido de su líder. Inequívoco. Potenciales votantes no se verán persuadidos. Y todos tendremos a mano la poderosa herramienta para nuestros debates cotidianos en los que podremos decir "nuestro líder, nuestro secretario general lo dejó bien claro". Esto se llama CUIDAR A NUESTROS VOTANTES. Esto es comunicar de forma efectiva.

    PD:  Una aclaración-reflexión. Respeto que alguien tenga una opinión contrapuesta a la mía. Por supuesto, faltaría más. Pero me entristece por habitual toparme con gente que se niega a razonar (de manera muy evidente) y que automáticamente se arroga la posición de defensor-palmero a ultranza del político o persona de turno, al que busca agradar o congraciarse por la razón que sea. Lo del ejército de palmeros de Valenciano ha sido triste. Me han llegado a decir que soy de la Verdadera Izquierda o que estoy contribuyendo con el PP. Solo por defender con vehemencia algo que creo muy razonable y que busca ayudar al partido. Le he dicho a Valenciano que está muy bien decir que "quieren pisar la calle", pero que no se nota. Que pisan demasiada moqueta y que cuando bajan a la calle tienen alrededor tal coro de pelotas adulándoles que no escuchan a la gente. Un buen amigo, como un buen colaborador, no se pasa el día pasándote la mano. También te pone las pilas y te dice "no, mal". Los políticos no son dioses. No me refiero a nadie en concreto, es una reflexión que mantengo desde hace muchos años. Soy así, todavía me sorprendo cuando alrededor de un líder político pululan decenas de autómatas dispuestos a defenderlo sin la más mínima autocrítica. Seguramente llegarán lejos, pero no muy lejos.

    ÚLTIMA HORA: finalmente el tiempo me he dado la razón. Unas horitas más y el asunto terminó de explotarle en la cara al PSOE con las declaraciones de Felipe Gónzalez en el programa de Ana Pastor. Entre eso y el pollo que monté en twitter por la tarde, quedó patente que Elena Valenciano no era la persona adecuada para acabar con este rumor. Ha tenido que salir el secretario general a desmentirlo todo. Lo que llevo pidiendo 3 meses. Tarde y mal. Pero al fín y al cabo, lo hace. Lo siento por ese ejército de palmeros que exclamaban que con Valenciano era suficiente. Espero por el bien de todos que no seáis nunca dirigentes de este partido porque lo váis a hundir todavía más. Ni sentido común tenéis. Hasta otra.

    lunes, 25 de junio de 2012

    TODAS LAS MENTIRAS DEL PP EN 6 MESES



    ¿Qué más hace falta para exigir la dimisión en pleno de un gobierno tan mentiroso e incompetente?

    viernes, 25 de mayo de 2012

    CARTA AL SEÑOR RUBALCABA


    Señor Rubalcaba,

    No hay nada que negociar con el Partido  Popular. Absolutamente nada. Están todavía muy presentes, en carne viva, los últimos 4 años de oposición, repletos de deslealtades, zancadillas e insultos. Son muy recientes y todavía nos queman las regresivas medidas que han adoptado a velocidad de crucero en tan solo 5 meses de gobierno, no solo en materia económica, también dilapidando libertades, derechos y logros políticos por los que los socialistas nos partimos literalmente la cara durante décadas. Avances que nos llevaron a la vanguardia del progreso en el mundo. No olvide jamás donde estamos, quienes somos y quienes son ellos; ojalá ésta consideración que le hago le pese en cada palabra, en cada decisión, en cada movimiento político que adopte. Sitúese. En pocos meses el Partido Popular se ha cargado 8 años de leyes y medidas de progreso. Ésa es la mejor prueba de la verdadera voluntad de consenso que tiene el señor Rajoy, señor Rubalcaba. Rajoy, Santamaría, Mato, Wert, Pastor, Gallardón, etc. Con esta gente se quiere sentar usted a negociar y pactar, ¿qué exactamente señor Rubalcaba?

    Necesitamos más que nunca un PSOE coherente, sólido, contundente, que rezume indignación por los cuatros costados, que sea férreo en la defensa de sus principios; sin embargo nos encontramos con un partido timorato, a medio gas, desconectado y además empeñado en mantener la mano tendida a aquellos que mientras la desprecian, aplastan sin contemplación los avances sociales que tanto nos ha costado conseguir. Usted quiere negociar y consensuar con quienes han aprobado una reforma laboral que deja en la cuneta, literalmente, a la clase trabajadora de este país. Usted quiere negociar con quien guillotina la sanidad y la educación públicas. Usted quiere negociar con quienes ponen en cuestión la Ley de Dependencia. Hay un largo etcétera, la lista desgraciadamente la tenemos todos muy presente. Pero usted se empeña en tender puentes con quienes solo saben bombardear puentes. ¿Por qué señor Rubalcaba? Esta candidez se podría esperar de un novato pero no en un político experimentado como usted.

    ¿Será el sentido de Estado? ¿Qué Estado señor Rubalcaba? Se lo están cargando.Y se lo van a cargar en un paseo militar como la alternativa que ustedes deberían representar siga relamiéndose las heridas y pasándole la mano al Partido Popular. España no necesita que usted la salve. Le dieron el timón a otro con mayoría absoluta. Usted bastante tiene con recomponer a un partido hecho añicos, con recuperar la credibilidad que los socialistas han perdido. Felicidades, es usted un gran hombre de Estado. Felicidades, está siendo responsable. Pero a costa de desdibujar a su partido y de difuminarse como oposición. ¿Que no somos como ellos? ¿Acaso no lo sabíamos ya? ¿Acaso a estas alturas tenemos que demostrar algo? Mire señor Rubalcaba, ni los españoles le agradecerán el gesto de consenso ni sus votantes, y entre ellos millones de desencantados, esperan esta oposición de usted.

    El neoliberalismo está destrozando y mercadeando con el Estado del Bienestar español, por tierra, mar y aire. Desde Madrid, desde Génova 13, desde las comunidades autónomas, y desde Berlín. La gente está sufriendo penurias y la indignación no encuentra una voz con la que identificarse, por eso miles de personas tienen que echarse en la calle pidiendo auxilio, desorganizados, desorientados, porque se sienten solos, desamparados y usted todavía no ha aprendido a escucharlos, oye pero no escucha. Le miran a usted pero usted no les mira porque está empeñado en salvar el país de la quiebra, pero su oportunidad ya pasó, está en la oposición. ¿No se ha enterado todavía? Señor Rubalcaba, ¿usted aprendió algo de la derrota del 20 de noviembre? Si hubiera aprendido algo no se habría presentado al Congreso de Sevilla, pero eso es agua pasada. Ahora le toca responder y reaccionar. Sin excusas. Sin congresos ni humos para dentro de unos meses. Ya. Ahora.

    Necesitamos un cambio de ritmo. ¿Qué hemos hecho para merecer esta oposición de guante blanco? Entérese, los votantes y simpatizantes socialistas no quieren ninguna mano tendida ni ningún pacto de Estado con un partido como el Partido Popular. Millones de desencantados con su proyecto no esperan otra cosa que la ruptura total y manifiesta con quienes amenazan nuestros derechos ciudadanos. Usted está llevando a cabo una oposición traicionera y vergonzosa. Sus portavoces levantan la voz pero como el que no quiere hacer mucho ruido y tiene mala conciencia. Si alguien tiene mala conciencia, que deje paso a quien la tenga limpia. Porque la carga pesada del pasado se refleja en la escasa contundencia que demuestran en los asuntos vitales pero también en aquellos que sin serlo tanto, representan la prueba del algodón para quienes dejaron de confiar en este proyecto. Hay muchos ejemplos.

    ¿Qué tiene que decir el PSOE del asunto del presidente del CGPJ Carlos Dívar? ¿No va a pedir su dimisión? ¿Y la de MAFO, gobernador del Banco de España? No pasa nada por decir "nos equivocamos", es lo que están esperando los ciudadanos. ¿Y de Bankia, algo que decir más allá de exclamar "qué vergüenza" mientras se pasa la mano al ministro y se promete apoyo al gobierno? ¿Por qué no se empieza por exigir responsabilidades a los consejeros socialistas en las cajas de ahorros? ¿Por qué no apoya la creación de una comisión de investigación? ¿Cuándo van a pedir perdón por el indulto al banquero corrupto? ¿Y cuando van a levantar la voz contra los privilegios de Iglesia? ¿Y cuando...? Son muchas preguntas abiertas. Las respuestas deberían salir con naturalidad pero la única contestación es el silencio, la omisión o la oposición tibia. Señor Rubalcaba le dolerá lo que está pasando, seguramente más que a nadie, pero no se nota. No se ve en vuestros gestos, en vuestras palabras, en vuestros actos. Estamos perdiendo la esperanza, observando impasibles como el PP arrasa con todo. Vemos tibieza y encima nos quiere arrodillar negociando con gente impresentable.

    Señor Rubalcaba. Estamos en la oposición y hay margen para rectificar y reordenar nuestras ideas. A estas alturas ya tenemos que saber que con el neoliberalismo no se negocia. Se le combate y se le derrota. Con el nacional-catolicismo no se negocia. Se le combate y se le derrota. Sentarse a hablar con quienes han pasado el rodillo durante cuatro meses despreciándolo a usted y al partido que representa es una humillación innecesaria y una bofetada para muchos simpatizantes y militantes. Saque el orgullo. Sea duro como una roca. Plántese ante los abusos. Niéguese a negociar una coma sin que antes retiren las leyes a negociar. Demuestre fortaleza. Muestre una postura radical contra los recortes. No puede decir NO a los recortes y al mismo tiempo SÍ a negociarlos. Sobre todo cuando usted sabe y todos sabemos que no hay margen de negociación. No señor Rubalcaba, no hay nada que negociar ni gota de aire que dar al neoliberalismo salvaje. Los españoles no le van a agradecer los gestos de responsabilidad pero sus votantes sin embargo se lo echarán en cara otra vez.

    Mire lo que le ha pasado al PASOK griego, aprenda de aquello. No vaya de salvapatrias. El mejor favor que puede hacer usted a este país es recomponer al Partido Socialista Obrero Español, volver a dignificarlo cara a la oponión pública. Mal comienzo representa para ese cambio necesario el verle negociar migajas de recortes con Rajoy. Con esa estrategia de pacto con el PP solo puede obtener un resultado: que le engañen y que le utilicen como parapeto a sus políticas. Saldrá escaldado. Recuerde quienes son. Recuérdelo por favor.



    viernes, 20 de abril de 2012

    LA TRAMPA DEL "DESPILFARRO PÚBLICO"



    El debate ideológico surgido durante esta crísis económica tiene un claro vencedor, el neoliberalismo económico, aquel que curiosamente parecía enmendado y hasta herido de muerte. No lo afirmo como consecuencia de unos resultados electores tan esclarecedores como evidentes, con un Partido Popular aupado a una histórica mayoría absoluta. No a pesar del oasis de andaluz, sorpresa mayúscula con la que casi nadie contaba y que no puede ocultar una realidad incontestable que se refleja en las encuestas y en la calle misma: la sociedad española ha interiorizado por completo los clichés económicos de la derecha española. Los conservadores españoles, por extensión de la tésis que defienden las instituciones europeas, han logrado acomplejarnos de tal manera que el dogma del "despilfarro" de nuestra clase política ni se cuestiona. "Hemos gastado más de lo que podíamos y ahora hay que recortar". La fórmula aplicada con intencionalidad política sustituye ese "hemos" por "Zapatero", no descubro nada, es algo que sabéis y notáis en el día a día. Pero seamos "todos" o solo "un gobierno derrochador", la idea-fuerza del despilfarro, de un "estado del bienestar que no nos podemos permitir", se impone, y todos asentimos resignados. "Pues tienen razón". Esto sucede porque confundimos lo público con lo privado. Churros con merinas. Peras con manzanas. Nos falta mucha información, un relato más fiable de lo que nos ha pasado y por qué estamos donde estamos. Hay que aclararlo de una vez por todas y que no quede sombra de duda.

    El primer paso para que la socialdemocracia española levante la cabeza es precisamente negar la mayor de la tesis del "derroche público generalizado". No es cierto que hayamos vivido en un despilfarro generalizado en las instituciones públicas. La derecha ha logrado que expliquemos nuestro déficit público unicamente desde la perspectiva del gasto. Se utilizan ejemplos que el pueblo llano entiende y asume pero que pecan de reduccionistas, como comparar un Estado con una economía doméstica. Se impone la visión banal de que el déficit se genera unicamente por un exceso de gasto público; casi nadie pone el acento en el hecho incontestbale de que también se puede generar déficit por el desplome de los ingresos públicos. Ésto es precisamente lo que ha sucedido en mayor medida que una elevación descomunal de gasto público. Si acudimos a la fórmula del equilibrio o desequilibrio presupuestario (EP= Ingresos - Gastos) podemos aclarar mejor -y desmontar- ese estigma que nos dice que el gobierno anterior despilfarró dinero público a mansalva y de ahí todos nuestros problemas actuales. ¿Qué es lo que ha pasado realmente? Hasta 2008 España disfrutó de superavit presupuestario y presumíamos de tener las cuentas públicas más saneadas de Europa. ¿Qué pasó de 2008 a 2009? ¿Se gastó mucho más de un año a otro? No, el incremento no fue significativo ni explica semejante desfase presupuestario. ¿Entonces? Muy sencillo: estalló la burbuja inmobiliaria. Sus consecuencias explican el enorme déficit.

    Esa burbuja inmobiliaria que pinchó hizo que los ingresos que nutrían las arcas públicas de nuestras administraciones se desplomaran (IVA, IRPF, IBI, plusvalía, etc) mientras que los llamados estabilizadores autómaticos que se contabilizan como gasto (por ejemplo el derecho a cobrar paro) se dispararon consecuencia del aumento del desempleo. Esa bajada brutal de ingresos por el pinchazo inmobiliario sumada a la subida de los gastos del Estado en prestaciones por desempleo y otras ayudas públicas para combatir la crísis explican que pasáramos de superavit presupuestario a déficit. ¿Y qué dice la derecha de esto? Que ese déficit solo se debe al gasto público. Que fue por el Plan E (cita estrella). ¿Y qué responde el PSOE? Nada. Y así nos va. Basta con recordar y matizar algunas cuestiones al respecto. La primera es que el Plan E nació con el consenso y el apoyo de sindicatos y empresarios, repito, también de los empresarios, principalmente de Pymes y autónomos. Que el PP no votó en contra de dicho plan en el Congreso y que muy al contrario, los ayuntamientos populares fueron los primeros en "poner la mano". Que fueron los ayuntamientos quienes decidieron en qué gastar el dinero, no el gobierno central. Que algunos apostaron por cambiar aceras y otros por crear equipamientos deportivos o sanitarios. Y que con todo, se salvaron miles de empresas y se mantuvo el empleo a miles de trabajadores, autónomos y pequeños empresarios. Sí, toda obra pública es empleo temporal. Pero generó derecho a paro a miles de españoles a los que se les había agotado.

    Pero hay una cifra rotunda, absoluta, sobre el Plan E para los ayuntamientos, que nadie menciona, ni siquiera el propio PSOE. Ese supuesto despilfarro de dinero público apenas nos costó 0,5 puntos de déficit en 2009 y 0,3 puntos en 2010 (5000 y 3000 millones de euros). En 2009 cuando el déficit alcanza el 11% el Plan E de obra pública apenas explica un 0,5%. Casi lo que va a costar rescatar a la CAM. La explicación del despilfarro no se sostiene porque lo único que explica el déficit galopante es el desplome de los ingresos y el aumento de gastos automáticos y nuevos derechos como la ayuda a los desempleados sin prestación generados para reducir el impacto de la crísis en las clases menos favorecidas. Antes, durante y después del desplome inmobiliario seguimos siendo junto a Grecia y Portugal el país que menos gasto público tiene en Europa. ¿Qué hubo excesos desde lo público? Algunos, desde luego, pero puntuales, y la mayoría de los que se ven a toro pasado. Hoy no se haría el aeropuerto de Castellón, ni otras tantas cosas que, siendo innecesarias en una coyuntura como la actual, presupuestariamente no explican un déficit por encima del 11%, y, en cualquier caso, entonemos el "mea culpa" porque esas cobras fueron refrendadas por los ciudadanos cuando fueron preguntados en las urnas. ¿O nos hemos olvidado?

    Por lo tanto, es importante centrar el debate. No señores de la derecha, no señora Merkel, aquí no tenemos un problema de exceso de gasto público, muy al contrario, nuestra deuda pública es la más baja de Europa. Nuestro problema es de deuda privada, la contraída por particulares y empresas con la banca al calor de la burbuja inmobiliaria. Sería bueno recordar, como cura de humildad, que las administraciones públicas, siendo francamente mejorables, han gestionado su dinero 3 veces mejor que los particulares y empresarios de este país. La deuda pública no llega al 80% y la privada supera el 230%. El Estado por lo tanto tiene margen de maniobra para tirar de un sector privado que, sobreendeudado, está gripado. Por desgracia dependemos del "ok" de Europa. De la financiación de las instituciones europeas y del apoyo que recibamos del BCE.

    España debe digerir los excesos de la burbuja, y lo puede hacer por las malas (recetas de Merkel, la letra con sangre entra) o razonablemente, con plazos de reducción del déficit más sostenibles, con el desarrollo de eurobonos que permitan que el reino de España se financie a un interés asumible, y con inversión pública para reactivar la actividad económica. Este es el debate y no otro. Ahí el PSOE no está dando batalla. Rubalcaba prometió liderar la socialdemocracia europea pero no le escuchamos levantar la voz contra Merkel. Solo Hollande parece atreverse a poner los puntos sobre las "íes" a la canciller. Esa oposición timorata revestida de "sentido de estado" está diluyendo al PSOE. Es consecuencia de un grave error estratégico que he venido denunciando: los socialistas se pegaron un tiro en el pie eligiendo a Pérez Rubalcaba en Sevilla. Si seguimos por ese camino no tardaremos en ver a pensionistas defendiendo el medicamentazo o a profesores universitarios apoyando las subidas en las tasas universitarias. Los ciudadanos no visualizan una alternativa al PP. No ven al PSOE como algo diferenciado, como una opción distinta. Queda la resignación. La resignación del PSOE que se contagia y se extiende por toda España. Esa oposición responsable no solo no ayuda a España sino que debilita la única salida razonable que tiene la economía de nuestro país: la alternativa de una verdadera política socialdemócrata.

    PD: quiero darle 100 días al nuevo secretario general del PSRM antes de escribir mis primeras impresiones. Que se asienten y se acoplen, sin prisa pero sin pausa. De momento su visibilidad es nula y muchos empezamos a ponernos nerviosos. Como en Madrid andan todavía "ko" esperemos que aquí se pongan las pilas pronto. Ya habrá tiempo de comentar la primeros pasos públicos. Los estoy esperando. Solo deseo que tengan tino y acierto. Nos conviene a todos.

    PD2: sigo pensando que fue un error gastar prematuramente el cartucho de la huelga general. Las manifestaciones tuvieron una aceptación razonable pero no alcanzaron una fuerza suficiente como para convulsionar al gobierno. Yo hubiera esperado, la bola de la indignación conforme pasan las semanas se hace más grande.

    PD3: perdonad la tardanza en aparecer por aquí. Un abrazo :)

    viernes, 9 de marzo de 2012

    LOS SINDICATOS SE EQUIVOCAN CONVOCANDO UNA HUELGA GENERAL


    Sigue la izquierda española empeñada en dar oxígeno al gobierno de Mariano Rajoy. Si el PSOE dió la espalda a los ciudadanos progresistas de este país en el 38º Congreso de Sevilla, ahora UGT y CC.OO se hacen el "harakiri" convocando una huelga general improcedente en el contexto de una durísima coyuntura económica y social como la actual. A imagen y semejanza de los socialistas, los sindicatos no entienden los nuevos tiempos, el "nuevo campo de juego" donde tienen que librar sus batallas. Si a estas alturas los sindicatos no han interiorizado ya que la fórmula de una huelga general no funciona, es que la izquierda está más noqueada de lo que pensaba y advertía en anteriores artículos. Solo basta reconocer que el Partido Popular está encantado con la huelga del día 29: tendrán munición para enterrar a los sindicatos, y de rebote al PSOE, al que harán corresponsable del fracaso. Las encuestas nos dicen que la ciudadanía tampoco está a favor de esta convocatoria. ¿Qué señales necesitan nuestros sindicatos para renovarse y entender la nueva realidad social de este país?

    La convocatoria no es conveniente y además es precipitada. La sociedad española no apoya que en estos momentos se paralice el país, y los sindicatos no se pueden permitir imágenes de piquetes tratando de boicotear el derecho al trabajo. Se mire como se mire la huelga no es una decisión inteligente; en esta coyuntura de crísis hay que aprender a presionar con inteligencia, no con fuerza bruta. Es preferible y mucho más inteligente organizar una recogida de firmas a lo largo del país en contra de la reforma laboral; mesas informativas en todas las ciudades, en centros de trabajo, centros comerciales, grandes avenidas, incluso centros de formación profesional e institutos. Manifestaciones puntuales, concentraciones en lugares estratégicos, una web donde se denuncien casos de personas y colectivos afectados por la reforma laboral, etc. Hay formas bastante más inteligentes y elegantes de presionar y convencer, que montar una huelga general que no tiene la simpatía de los ciudadanos. Ni siquiera la fecha elegida es adecuada. ¿Por qué antes del día 30 y no después para aprovechar el descontento ciudadano por los recortes de los PGE? ¿Por qué ahora que se acaba de aprobar la reforma laboral y no dentro de unos meses cuando los perniciosos efectos de la reforma sean visibles a todos?

    En conclusión. Los sindicatos se equivocan con la convocatoria de una huelga general. No han aprendido nada de fracasos anteriores. Ya no funcionan los métodos de presión sindical de siglos pasados.

    jueves, 1 de marzo de 2012

    DOS ARTÍCULOS PARA QUE LA SOCIALDEMOCRACIA REFLEXIONE


    Quiero compartir con vosotros dos artículos que he conocido recientemente, y que me han impresionado por su lucidez y claridad a la hora de abordar problemas como la crísis económica en el mundo globalizado, el paro que crece exponencialmente en occidente y las reducciones salariales que castigan a las clases medias. Creo que ambos artículos dan en el clavo respecto al futuro que nos espera, y representan una pista muy interesante para tratar de responder desde un planteamiento socialdemócrata a estos retos. Porque son retos que tenemos ya aquí, delante de nuestras narices.

    El primer artículo es una entrevista a Nancy Fraser, filósofa y profesora de La Nueva Escuela de Investigación Social, se titula: "Low cost: usted paga menos, y pronto le pagarán menos". Ni una sola de sus palabras tiene desperdicio. El título en sí mismo es una sacudida a nuestras mentes.

    El segundo artículo es un trabajo excepcional de Fernando Herráiz Sánchez para el periódico económico on-line de "La Carta de la Bolsa". El título también anticipa una argumentación magníficamente desarrollada y apoyada con datos minuciosos y concretos: "¡Es la tecnología, estúpido!". Como el anterior, el artículo nos abre los ojos sobre las nuevas realidades económicas y sociales emergentes. Una nueva sacudida.

    Dos grandes sacudidas, dos grandes estímulos intelectuales, dos grandes artículos. Me ha parecido interesante que los conozcáis, y me parece igualmente oportuno que la socialdemocracia y los socialdemócratas empecemos a trabajar sobre algunas de estas premisas. El mundo está cambiando a marchas forzadas y nos estamos viendo superados por los acontecimientos. Es la hora de reflexionar. Sin prisa pero sin pausa. Pero para reflexionar, es importante reconocer la gravedad de nuestra realidad. Y creo que lo que describen estos dos artículos radiografían perfectamente los nuevos tiempos que nos ha tocado vivir.

    A pensar, que de momento, es gratis.

    miércoles, 29 de febrero de 2012

    DIAGNÓSTICO: DEPRESIÓN MAYOR EN LA IZQUIERDA SOCIAL ESPAÑOLA



    Acabo de llegar de la manifestación convocada por los sindicatos en protesta por la reforma laboral (29/02/2012) y no me he resistido a compartir algunas impresiones con vosotros. Es cierto que la asistencia ha sido aceptable en términos numéricos pero me ha sorprendido que el ambiente entre la multitud ha sido frío, muy frío, bastante desangelado. Parecíamos como ese equipo amateur que sale al campo a jugar contra todo un Barça o Madrid, sin alma, esperando que corra el tiempo y que el arbitro pite el final del partido. La manifestación se asemejaba a una procesión de semana santa y por momentos quienes portaban pancartas y carteles parecían cargar con cirilos y cruces, deambulando casi en silencio, con desorden, sin una mueca de fuerza y convicción en sus rostros. Y es que la izquierda española, en todos sus ámbitos, está desorientada, y en shock. Permanece bloqueada principalmente porque sus líderes naturales, los sindicatos y el PSOE, han decidido meter la cabeza en el agujero. Aún despues de congresos y reuniones varias, pululan noqueados y sin respuestas ante la nueva coyuntura social y económica que se nos presenta. Unos y otros apuestan por las mismas recetas, los mismos proyectos, las mismas estructuras, los mismos líderes, para responder a una realidad significativamente distinta. La izquierda responde a las ansias de renovación de su electorado no renovándose y eso logicamente hace mella en la moral de una tropa que no confía en su fuero interno aunque trata de insuflarse ánimos hacia fuera, muy artificialmente, y sin éxito. Como dije, hay que tener más moral que el Alcoyano para creer en el PSOE de Rubalcaba, y en la resurrección de los sindicatos. Y nos hacen falta, mucha falta, unos y otros.

    Es muy significativo advertir como mientras esa derecha rancia y neoliberal se quita la careta, desnuda todas sus miserias y nos devuelve en dos meses a principios de los años 80, la izquierda no remonta el ánimo, ni se agita, todo lo contrario, profundiza en su depresión. No es esperable que las encuestas reflejen aun desgaste alguno en el gobierno, no pido imposibles. Me preocupa el tono, el músculo de la oposición política y social cuando apenas hemos empezado a sentir las curvas y "el cacharro" ya no parece aguantar dos meneos más. La reforma laboral representa la mayor patada a los derechos laborales de los trabajadores de este país en toda nuestra historia democrática y de por sí, siendo una calamidad objetiva, debería representar un estímulo notable para impulsar una nueva y verdadera respuesta progresista a la crísis. Es un buen punto de anclaje para un nuevo proyecto, desde luego. Muy pocos partidos en la oposición tienen la "bendición" de recibir un gobierno cuyas primeras medidas sean subir impuestos, sangrar a las clases medias, y cargarse el Estado del Bienestar. Y vienen más medidas impopulares, de ese tipo que son capaces de cargarse la progresión y la imagen de un ejecutivo en menos que canta un gallo.

    Pero las cosas no son tan sencillas, sobre todo cuando esa izquierda se empeña en el inmovilismo, y en la oposición de sillón, de guante blanco. Rubalcaba, el de los 110 diputados, el de los rescates a la banca, y el que no se atrevió a poner en marcha una reforma fiscal progresista o a atajar los desorbitados sueldos de los banqueros, es la viva imagen de lo que representa "tirar la toalla" durante 4 años. Pero es que no puede hacer mucho más. No sería creíble que hiciera lo que no se atrevió a hacer cuando practicamente era el presidente del gobierno en la sombra. Todavía tenemos que sufrir, de vez en cuando, la humillante sensación de que el PP nos parte la cara en algunos consejos de ministros, aunque sea con esa calderilla populista que se utiliza para amortiguar la dureza de otras medidas. El PSOE pudo apostar por una cara menos desgastada y por un proyecto más abierto y valiente, pero no lo hizo. Y lo está pagando y lo pagará. Porque una derrota como la del 20-N debería haber agitado profundamente la estructura caduca de un partido como el socialista. Era la ocasión perfecta para aprovechar el impulso que representaba la decepción de los millones de progresistas que dieron la espalda al partido, la excusa para enmendar de cabo a rabo el proyecto socialdemócrata y hacerlo más parecido y fiel a lo que esperan de nosotros los votantes socialistas.

    Sin embargo hoy tenemos un partido en el que solo los más fieles se ven reflejados. Yo mismo me miro en el espejo del PSOE post congresual y no me veo; no veo nada, solo atisbo el reflejo de un fracaso colectivo que los socialistas se han empeñado en revivir. "No a la elección abierta del secretario general", pues muy bien, allí se queden ustedes con sus chiringuitos, hasta que no les quede nada. No han comprendido nada. Mientras tanto disfrutamos de una pintoresca "no-imagen", la de la ausencia del secretario general de los socialistas en las manifestaciones contra los mayores recortes en los derechos laborales de nuestra historia reciente. Pablo Iglesias estaría orgulloso, muy orgulloso de él. Luego sacamos las estampitas y repetimos la frasecita de Pablo, y como si nos hubiesen confesado y perdonado los pecados. El líder de ese PSOE renovado y renovador no está ni se le espera. Manda a dar la cara a su número 2, o al 4, o al número 10, y con eso basta. Él está donde estaba antes del 20-N, en la oposición útil, dando sermones de responsabilidad y sentido de estado, desde su despacho y el escaño, donde él cree que debe estar, pero dando la espalda a la nueva realidad social, que es la calle.

    Por otro lado tenemos a unos sindicatos cuya imagen social no llegaría a igualar los 110 diputados de Rubalcaba, que ya es decir, pero ni con esas hacen un amago de renovación. Si el PSOE está fuera de servicio, los sindicatos dejaron de estarlo hace unos años. En parte por errores propios, en parte por el "buen trabajo" de la derecha económica y social española, empeñada en destrozar su imagen e influencia. Los sindicatos están empezando a darse cuenta de que ya no tienen capacidad de movilización y lo que es peor, precisamente de influencia. Su trabajo encomiable en el día a día en defensa de los trabajadores ha sido eclipsado por sus defectos estructurales y por las infamias vertidas en su contra. Tan hundidos están que tienen miedo de tomar cualquier decisión por evidente que sea y titubean hasta con el slogan de una puñetera pancarta. Por momentos incluso da la sensación de que el Partido Popular no teme una huelga general, sino que la desea, porque jugaría a su favor cara a la opinión pública. Los sindicatos deberían renovar a sus líderes, muy desgastados, para empezar a reconstruirse de arriba a abajo, y de abajo a arriba, bidireccionalmente. Poner a punto su caduca forma de organización. Sus métodos de presión e influencia. Deben purgar los excesos en sus filas, que también los tienen. Aclarar publicamente sus cuentas, dotar de mayor transparencia sus movimientos, en definitiva, deben abrir sus ventanas para que entre aire fresco, si es que quieren recuperar la confianza de la ciudadanía.

    Los millones de afectados por la reforma laboral todavía no perciben la gravedad de lo que les puede acontecer en cualquier momento. Un despido más barato, una bajada de sueldo, una nueva función, un nuevo horario, un traslado forzoso. Pero más pronto que tarde conocerán esas consecuencias y su rabia y frustración se desatarán. No solo se desorientarán, si no que desesperarán. El problema es que aunque pensarán en castigar a Rajoy, no tienen a donde agarrarse, una alternativa viable en la que poder creer y aferrarse con esperanza. Tienen a Rubalcaba, a Candido Mendez, y a Toxo. Sin duda tres buenos "profesionales" de lo suyo, cuyo trabajo y mérito puede que sea incuestionable para muchos, pero desde luego, convendremos que no son las personas más adecuadas para impulsar el cambio de ritmo que se requiere en la izquierda española mientras el PP exhibe su mayoría absoluta y controla todas las administraciones del Estado. Si sumamos a Cayo Lara la postal es de broma si a su vez reconocemos que la base social que ha abandonado en las urnas a la izquierda es basicamente esa juventud desnortada que ha perdido la fe en la política. Con razón muchos empiezan a caer en los cantos de sirena de los "magenta". Es lo único que les queda ya por "probar".

    Con un PSOE empecinado en arrugarse, con unos sindicatos desactivados, y con una derecha campando por todo el país, parece que la única esperanza es que un grupo de jóvenes prenda la chispa de algo. Ese algo puede significar violencia, disturbios, heridos y hasta muertos. Esos chicos tendrán que agitarse de la única forma que conocen ya que sus representantes naturales en la izquierda se desentienden formalmente de sus inquietudes adoptando una postura cómoda, conservadora, de responsabilidad social. Si esta posición ayudara en algo, bienvenida sería, pero no evitará el cabreo de la gente, lo acrecentará. Esa pobre gente no tiene un líder que grite contra los ajustes, ni que clame contra Merkel, ni que sea capaz de unirse a ellos en una puñetera manifestación. Nadie que les lidere pacificamente, y que les ofrezca una salida política a sus frustraciones, una voz en el parlamento. Nadie que arriesgue. Nadie que levante la voz. Nadie que quiera romper el circulo económico y social que la tecnoestructura europea nos ha impuesto. Zapatero no tuvo margen, pero en la oposición lo tenemos y no lo podemos desaprovechar. Cuatro años por delante dan mucho de sí pero es importante empezar con buen pie. Por eso no valen soluciones intermedias. No vale con presentar dentro de dos años a Patxi o a fulanita; el secretario general del PSOE debe dar la talla desde el principio, estar a las duras y a las maduras, y su líder y candidato no puede pretender llegar cuando solo queden las cenizas para recoger el premio. Por eso no sirve de nada que os cuente lo pésimo que es el gobierno del PP, lo reaccionarios que son, el daño que van a hacer a nuestro país. Solo hay que leer las noticias y te das cuenta. No podemos cambiar sus ideas y sus modales. Pero podemos cambiar las nuestras y solo eso hará la diferencia a nuestro favor.

    Hay un triunviriato (PSOE - UGT -CCOO /Rubalcaba - Méndez - Toxo) que deprime más si cabe a la izquierda española. Un partido y unos sindicatos que no logran conectar con la calle, con los parados, con los pequeños empresarios, con los trabajadores de este país. Mientras que no se reconozca esta realidad y la consiguiente necesidad de renovación y cambio en estas organizaciones no habrá reacción ni recuperación electoral, y el PP seguirá cosechando mayorías por la indefensión aprendida de un electorado decepcionado. Si no se gira ahora, "cuando hay que plantar para después recoger", no servirán de nada las promesas de cambio ni los volantazos a mitad de camino. Diréis que las organizaciones han decidido. Yo pido que los derrotados y los que no pudieron presentarse a los congresos, sigan hablando. Que no batallen con sus secretarios generales pero que batallen con el PP. Los progresistas españoles necesitamos atisbar un líder, o una líder, una esperanza en el horizonte. Que alguien levante la voz y diga algo diferente, valiente, atrevido, estimulante, por lo que merezca la pena salir a la calle emocionados a luchar. Que alguien plantee un discurso alternativo, aunque sea a titulo personal, aunque sea en representación de una corriente interna.

    No nos pleguemos a la mediocridad del "más de lo mismo" ni nos resignemos con una sola voz por disciplina. El cambio no termina con un congreso cerrado en falso, y absolutamente decepcionante en sus conclusiones y resultados. Queremos seguir escuchando a Chacón, a Antonio Quero, y a cualquier líder socialdemócrata que pueda granarse una pizca de credibilidad. En el partido y en los sindicatos. Esas voces discordantes deben hablar. Convulsionar. Dirán que se daña al partido, al sindicato, a la organización. Será la señal de que hay que apretar más porque se resisten a abandonar el barco los que hace muchos años debieron dejarlo. Pero esas voces nos les atacarán a ellos ni al partido, solo les dejarán en evidencia. El objetivo es el PP. Es recuperar el gobierno y proseguir con la modernización económica y social del país. Reconozcámoslo. Los ciudadanos ya no escuchan a estas organizaciones en sus actuales condiciones, con sus actuales estatutos, con sus actuales líderes. Que emerjan otros. No serán zancadillas, serán las semillas de la victoria. Nos estamos jugando nuestro futuro y el de nuestros hijos. Mucha gente está sufriendo y está al límite. No podemos conformarnos con esta oposición de pacotilla que desmerece a sus bases, a sus militantes, y a todos los electores que esperan de ellos mucho más de los que se les ofrece.

    sábado, 11 de febrero de 2012

    TRADUCCIÓN DE LA REFORMA LABORAL DEL PARTIDO POPULAR



    (Click sobre las tablas para ampliar su tamaño)













    Es importante conocer en profundidad la reforma laboral aprobada por el PP porque es extremadamente grave, sin duda, la mayor agresión jamás cometida contra la clase trabajadora. Esta es su traducción gracias a laborospain. Sería importante que proximamente alguien pueda elaborar una tabla en la se compare la última reforma laboral del PSOE y ésta del PP. Cunde en la calle la sensación de que son similares, pero no es así. Ahora con perspectiva podremos ver que la reforma aprobada por Zapatero era mucho más equilibrada y sensata de lo muchos pensaron. Solo hay que ver que la CEOE está exultante y satisfecha, es la reforma que ellos hubiera redactado. Con la de Zapatero no dijeron lo mismo.

    Seguiré ampliando.

    PD: Rajoy nos receta directamente Despidifrén:

    miércoles, 8 de febrero de 2012

    UNA REFLEXIÓN TRASCENDENTE



    Una rápida reflexión sobre el próximo Congreso del PSRM. Pongámonos en una hipótesis ideal, casi idílica. Imaginemos que los socialistas murcianos elijen un candidato que convence e ilusiona a la militancia. Con buenas dotes de comunicación y un equipo potente a su lado. No pensemos en nombres, imaginemos que saldrá ese candidato ideal que cubrirá nuestros deseos políticos más intimos.

    ¿Créeis que con todo, y a pesar de todo, el PSRM seguiría sin crecer, o se relanzaría? Pensadlo bien porque incluso acertando, no parece claro.

    La situación socio-económica de nuestra región es muy muy complicada. Y la ausencia de pluralidad informativa hace casi imposible que sobreviva otra opción política que no sea el PP.

    El "quién" lo decidirán los delegados para el Congreso, y ahí no podemos hacer nada nosotros (los no militantes). Es muy importante acertar pero me preocupa casi tanto o más el "día después".

    Este puede ser un debate interesante, espero vuestras ideas como siempre.

    lunes, 6 de febrero de 2012

    EL 38º CONGRESO DEL PSOE DA LA ESPALDA A LOS MILITANTES Y SIMPATIZANTES SOCIALISTAS


    Después del 38º Congreso del PSOE mis sensaciones no pueden ser peores. Me gustaría deciros otra cosa, escribir y compartir con vosotros que el pasado fin de semana se optó por el camino correcto, que se tomaron las decisiones adecuadas para que este partido recupere gran parte del apoyo electoral que ha perdido. Honestamente no puedo expresarme en esos términos ni puedo engañaros ni engañarme a mí mismo. Dudaba si publicar o no este artículo. Podría omitir mi opinión. Podría callarme y “hacer piña”. Pero no sería yo, y en realidad, no sería leal ni conmigo ni con el partido. Y menos aun con vosotros, mis lectores. Por eso tengo que decir, aunque me duela, que el Congreso Socialista no pasa la prueba del algodón. Que los delegados se han equivocado, bajo mi punto de vista, en la elección del secretario general. Que despreciaron a millones de simpatizantes y militantes socialistas boicoteando y errando en la votación más trascendente que se debatía en esa cónclave para el futuro del partido. Que la ejecutiva es continuista y poco integradora a pesar del valor innegable de algunos de sus integrantes. Creo, honesta y sinceramente, que el PSOE ha dado un paso en falso. O dos. Que sale del Congreso más debilitado que fortalecido. Y que estas decisiones, a mi modo de ver equivocadas, las pagaremos donde más nos duele: perdiendo apoyos en la calle y en las urnas. En este artículo pretendo argumentaros por qué pienso de esta manera.

    La mayoría de los 957 delegados reunidos en el Congreso finalmente apostaron -aunque ajustadamente- por el proyecto de Alfredo Pérez Rubalcaba, el cabeza de cartel y candidato que cosechó el peor resultado electoral de los socialistas en 30 años; de aquello apenas hace dos meses. Su elección es en sí un mensaje demoledor para los 4 millones de desencantados que dejaron de apoyar el proyecto socialista español en las pasadas elecciones. Es puro sentido común reconocer que -a poco que seamos honestos con nosotros mismos- los votantes y ex votantes socialistas no esperaban esta respuesta del Congreso socialista, sino otra bien distinta. Puede resultar irónico y hasta cruel si lo pensamos fríamente, pero el hecho es que los delegados han retratado fielmente el estado actual del partido. La respuesta socialista -así se titulaba la reunión- es decirle a millones de progresistas que sí, que han captado el mensaje y que por eso les ofrecen el mismo líder y el mismo plantel que se les dispensó el 20-N. Que tienen que creer en nosotros porque sí: en las mismas caras, en los mismos líderes, en los mismos dirigentes que generaron precisamente su desconfianza. Como si los Laboristas británicos hubiesen reelegido a Gordon Brown. Sé que el análisis de la derrota es más complejo y que es injusto personalizar. Pero nadie puso una pistola en la sien de nadie para que se presentara y asumiera la carga de una derrota "cantada". Ahora la carga está ahí -unos la llevan más que otros- y pesa demasiado en algunos líderes para impulsar el partido: es el caso de Rubalcaba.

    La sensación generalizada de frustración que percibo por el resultado del Congreso responde básicamente a la convicción de que no hay razón para pensar que lo que no funcionó entonces -insisto, hace tan solo dos meses- pueda funcionar ahora o en el futuro. Habrá quien diga que Rajoy perdió dos veces y luego ganó. Pero ni sus derrotas tuvieron la magnitud de la debacle sufrida por el PSOE en las pasadas elecciones ni los votantes socialistas se pueden equiparar a los votantes del Partido Popular. Ellos podrían presentar como candidato a un hombre de paja o a una fregona con sombrero y sacarían los mismos 10 millones de votos. Nosotros para bien o para mal nos movemos en otros parámetros. Necesitamos un estímulo, una ilusión, una reacción, tanto en las formas como en el fondo. Aunque ese cambio al principio sea débil, inconcluso. Es frustrante para muchos, entre los que me incluyo, ver cómo aquellos que representaron el pasado fin de semana al partido apuestaron por la fría figura del buen gestor, cuando lo que necesita esta organziación es remover emocionalmente a las bases del partido. Rubalcaba ya era un buen gestor y un brillante parlamentario el 20 de noviembre, y el resultado fue desolador. Lo que los ciudadanos nos demandaban era otro perfil, otra "posición".

    Pero en el 38 Congreso hubo “respuestas” mucho más dolorosas que la elección de un secretario general pública y socialmente amortizado. Es muy significativo que no se haya atendido la demanda más importante y crucial que se exigía dentro y fuera del partido: que el secretario general fuese elegido directamente por la militancia, "un militante, un voto". Ese nuevo PSOE, renovado y joven ha respondido, sin embargo, que NO. Que naranjas de la china. Tengo la impresión de que los delegados pensaron -en general- más en sus intereses, en su futuro, que en el de su partido. Muchos tenemos la convicción de que así ha sido. Al final parece que pesó y mucho el vértigo que suponía una candidata que defendía que los secretarios generales pudieran ser elegidos directamente por toda la militancia, incluso por un núcleo de simpatizantes, fuera del control previo de los cargos orgánicos y la influencia de las ejecutivas y los caciques del partido. Se ha optado por el "statu quo", pues muy bien. Pero no es esa la fragancia de cambio que necesitaba el PSOE, es el mismo olor a naftalina de una estructura oxidada, que se mantiene enrocada y encantada de conocerse. A partir de este gesto -en realidad "no gesto"- no puede ser creíble ninguna promesa de cambio en una organización y una ejecutiva que no se quiere adaptar a las nuevas realidades sociales del momento. Lo tenían “a huevo” y ni con esas han acertado.

    Una cosa ha quedado clara y la parte positiva es que el personal se ha retratado. Podemos concluir que a los delegados “Rubalcabistas” les gusta el sistema actual, que se sienten más cómodos y protegidos donde fluyen con naturalidad las mesas de camilla. Que me perdonen los descarriados por esta generalización, pero es lo que defendía su candidato. El secretario general seguirá siendo elegido por delegados ungidos en esos chiringuitos de intereses y poder llamados "agrupaciones locales", previo escaneo de las ejecutivas regionales. Es un filtro inaceptable aunque se nos quiera vender que las urnas son libres y que todos están invitados a participar. En algunas agrupaciones, en algunas localidades, en algunas zonas, es incómodo ejercer libremente el voto por muy secreto que sea. Era justo abrir esa espita, era necesario. Ahora que no nos vendan la moto del cambio. Solo por ese gesto de desprecio a los militantes y simpatizantes el 38º Congreso se podría tirar directamente a la basura. Han dado la espalda, mayoritariamente, a una militancia numerosa, deseosa de una democratización más intensa en su organización. Pero mucho más grave es que han dado la espalda a esos 11 millones de españoles que potencialmente simpatizan o pueden simpatizar con el partido socialista. Este desaire se notará en futuros comicios y hasta en las encuestas.

    Si el candidato no ilusiona ni aporta un avance significativo que refuerce las posibilidades del partido, la ejecutiva elegida tampoco representa adecuadamente el resultado de una votación tan ajustada. Sea por decisión del ganador o de la perdedora, la composición de la ejecutiva denota que el partido sale más roto y desunido de lo que entró el viernes por la tarde. Los que están prefieren rodearse de los suyos, desconfiando de sus compañeros-rivales; y los que no están no quieren acercarse porque no parecen dar un duro por los que se quedan. Y así, Rubalcaba, un parlamentario de 60 años, a quien 4 millones de desencantados dijeron "no" hace apenas dos meses - por la crisis, por la mala herencia, pero también porque no le creyeron cuando quiso enmendarse a sí mismo- , el mismo Rubalcaba que se opone a una decidida apertura del partido a la sociedad…resulta que ese perfil se vende y se va a vender a partir de ahora como una renovación, como el nuevo impulso del socialismo español. A dos meses de unas elecciones andaluzas que pintan mal, muy mal.

    Hay otro análisis significativo. El éxito o el fracaso del Congreso se pueden medir analizando la reacción del resto de fuerzas políticas. Me consta que en Génova respiran con alivio porque entienden que el nuevo secretario general está quemado y amortizado cara a la opinión pública. Temían más la incógnita y la ilusión de renovación que representaba Chacón a pesar de su menor cintura política y experiencia: Chacón y quienes la acompañaban iban a ser mucho más beligerantes y podían conectar mejor con una calle que está a punto de incendiarse. En CIU también se frotan las manos porque saben que Rubalcaba perdió el 20-N gran parte de su "punch", y de rebote, se congratulan por el fracaso de una líder catalana que, aunque derrotaron, temen y respetan. IU y UPyD por su parte parecen encantados y reconocen en privado que el PSOE ha apostado por meter la cabeza en el agujero y que serán los grandes beneficiados. Todo esto es muy sintomático. Está el arco parlamentario tan complacido y aliviado con los resultados del Congreso socialista que han recibido con exquisita deportividad al nuevo secretario general. Si le temieran, las críticas habrían sido feroces desde el primer minuto.

    A partir de esta apreciación, surge el debate de si el PSOE ha perdido más apoyo por el centro o por la izquierda. Ciertamente comparto que el PSOE ha perdido el poder por una importante fuga de votos por el centro, y que ésta se explica por la crisis económica. Solo se recuperará ese nicho tratando con cariño a las clases medias, y como he subrayado reiteradamente, con un discurso cercano a los autónomos y las Pymes, que en realidad, tienen tanto de empresarios como de trabajadores. Sin embargo ese resurgimiento debe iniciarse recuperando prioritariamente el terreno perdido por la izquierda, porque es la base social del partido, su fuerza. Solo cuando tengamos cubierto ese flanco, podremos conquistar el centro, que vendrá servido en bandeja por el descontento que generará el Partido Popular entre las clases medias con sus respuestas a la crisis. Lo que puede suceder con la apuesta de Rubalcaba -ni frío ni calor- es que a nuestra izquierda siga comiéndonos terreno una IU que se agitará en la calle con los sindicatos, y por el centro una UPyD que alcanzará insospechados límites de populismo, con los consiguientes réditos electorales.

    ¿Pero acaso la otra opción era preferible? Carmen Chacón era una opción francamente mejorable no cabe duda -me hubiese gustado que Antonio Quero hubiese llegado al Congreso- pero al menos representaba una opción de cambio efectivo, con mayor recorrido, y con mayores posibilidades de prosperar. Solo su imagen generaba un impulso, un cierto "rollo" de cambio, de avance. Carmen Chacón apostaba por una regeneración de mayor calado –ella sí defendía atender la principal demanda congresual-, con una mejor conexión con los movimientos sociales y los sindicatos, la esperanza de una reconexión con la juventud y una decidida apuesta por una renovación profunda en lo económico que iba un paso más allá respecto a las propuestas de Rubalcaba. Su discurso fue excelente –recomiendo su lectura- pero se eclipsó por usar un tono desagradable, gritón, que no casaba bien con la profundidad de sus palabras. Y es que el PSOE, como defendía su candidatura, no necesita cambios tranquilos, necesita cambios decididos, urgentes, tanto en las formas como en los contenidos. Cuando has perdido 4 millones de votantes y tienes 110 diputados no hay cambio tranquilo que valga. Recordemos el último “cambio tranquilo”, fue Joaquín Almunia. No salió bien. José Bono también era el cambio "tranquilo" y "seguro" frente al renovador Zapatero. Como sucede actualmente con Chacón, hubo quien dijo en su momento que Zapatero era frívolo, inexperto y hasta bobo. Menos mal que se eligió la opción arriesgada (el frivolo de Zp). Y es que medias tintas no valen para el electorado socialista. Tampoco soluciones de transición.

    En los simpatizantes –votantes en definitiva- no pesa solo "el que" o "el cómo" sino "el quien". Siempre he pensado que el cambio en las ideas nace o perece en quien las defiende, desde ese mismo momento. Lo primero que el receptor percibe no es el contenido del mensaje sino el continente; "el quién" es en realidad la primera palabra de ese mensaje y surge sin necesidad de abrir la boca. El votante se mueve esencialmente por sensaciones, primeras impresiones, simpatías, por una conexión emocional con el candidato. Son pocos los que por tiempo o formación profundizan en la magnitud de las propuestas, la mayoría se sienten abrumados por los programas electorales. Por eso siempre se dice que basta un buen candidato -que conecte emocionalmente con sus electores potenciales- con 2 o 3 buenas propuestas para ganar unas elecciones; con 2-3 ideas fuerza, no más. Por eso era imprescindible renovar las caras en el Congreso -no todas claro, pero sí los primeros espadas- para hacer creíbles los cambios en los discursos. Nadie se creerá esas promesas de renovación, o las nuevas ideas-fuerza, por profundas que sean, si las defienden aquellos que hace dos meses defendían otras distintas desde la primera línea: el ciudadano solo verá en ello una incongruencia fatal. ¿Quién se va a creer a Pérez Rubalcaba hoy si no se lo creyeron hace pocas semanas? Las menciones del secretario general electo a revisar el Concordato con la Iglesia son el ejemplo de que los experimentos con gaseosa no funcionan. ¿Por qué no llevó la propuesta en su programa electoral hace dos meses cuando tuvo la oportunidad?

    Lo siento pero los socialistas no salen del Congreso con la sensación de que "se está en el camino" para volver a Moncloa, o que se ha conseguido una renovación convincente. La ilusión brilla por su ausencia. Solo hay que mirar los cientos de foros y comentarios en la red, previo descarte de los “trolls”, para ver como el militante de base y el simpatizante se siente decepcionado, casi desinteresado por el resultado. Y si bien Chacón no generaba entusiasmo, sí generaba una expectativa, una ilusión, una chispa que podía prender. Porque se necesita "creer antes de ver" para movilizar. ¿Cómo creer en un candidato que cosechó semejante derrota, una derrota que todavía tenemos muy fresca en la memoria? ¿Cómo creer en un partido que se enroca para protegerse de un caudal de potenciales militantes y simpatizantes deseosos de aportar? ¿Cómo motivarse con una apuesta inmovilista y perdedora cuando la derecha está campando a sus anchas? Hay que tener más moral que el Alcoyano.

    En conclusión. Respeto el voto de los delegados. Creo que es legítimo, y nos guste más o menos es el que es y hay que aceptarlo. Hay que felicitar a Rubalcaba, y a todo su equipo, y desearle mucha suerte. Siempre será una opción mejor que la que representa Rajoy, mucho mejor. Pero tengo mi opinion. Si el objetivo es descabalgar al Partido Popular creo que no se ha apostado por un caballo ganador. En ese sentido para mí el Congreso ha sido profundamente decepcionante. Si los apoyos de Rubalcaba ganan, además, los congresos regionales, la apuesta inmovilista se extenderá a esas federaciones. En el horizonte el cónclave del PSRM, que no anticipa precisamente ningún movimiento ilusionante. De la misma manera que Rubalcaba a estas alturas puede cantar misa o prometer la luna sin ningún resultado, ningún cambio de discurso será creíble en un PSRM liderado por una cara "conocida", sea un barón del partido, un diputado o diputada currante, o un patrocinado por acuerdo de las familias cainitas. Y es que aburren y me aburren las promesas de cambio en proyectos e ideas cuando no vienen acompañadas de cambios en las personas y los equipos, consecuencia de la necesaria generosidad de quienes estaban en primera línea, liderando las anteriores ideas, las que se pretenden enmendar y modular para responder a una nueva realidad y a los nuevos tiempos en el partido.

    Esas promesas que se quedan a "medio camino" no me las creo y menos se las va a creer alguno de los 4 millones de desencantados. Queda mucho PSOE por hacer.

    PD: como siempre pido disculpas anticipadas por quien se pueda sentir ofendido por algunas generalizaciones que a veces, para expresar algunas ideas, se ponen encima de la mesa para hacer entender mejor un mensaje. Soy consciente de que incluso dentro de un mismo grupo homogeneo de opinión hay matices. Lo siento.

    miércoles, 11 de enero de 2012

    ¿SOLVENCIA O ILUSIÓN?


    Muy brevemente. Me preguntan: ¿Rubalcaba o Chacón? En su momento dije que ninguno de los dos representaba una opción "ideal" para el partido: sigo pensando básicamente lo mismo. Sin embargo parece que no tendremos un tercer candidato en liza, como sería deseable. Ese ansiado mirlo blanco que los militantes esperábamos no aparece y por lo tanto la elección se resume en dos nombres, entre Alfredo y Carmen. No hay más pescado para vender. Habrá que trabajar con esta hipótesis.

    Alfredo Pérez Rubalcaba es un político experimentado, con carisma y certera capacidad de comunicación. Esto nadie lo duda. Sin embargo después de la abultada derrota electoral es un candidato amortizado. Diría que su imagen está más que chamuscada cara a la opinión pública, incluso entre una mayoría de votantes socialistas. Representa "lo viejo", la mano derecha del Zapaterismo, la cara de la derrota más humillante de nuestra historia. Hizo una campaña electoral mediocre en la que apartó inexplicablemente su oratoria brillante y su acidez política para dedicarse a sermonearnos como un maestro de escuela, exhibiendo un "fair play" que sus rivales nunca practicaron y por eso su discurso perdió naturalidad y eficacia. Alfredo dejó de ser ese Rubalcaba mordaz y brillante en el mismo momento en que fue elegido candidato a la presidencia del gobierno. Claro y conciso: el tiempo de Rubalcaba ha pasado. Bajo mi punto de vista, ni debería presentarse a la secretaría general, lógicamente está en su derecho y lo ha hecho. Tiene mucho que aportar en la tribuna pero no tiene las características idóneas para liderar la reconstrucción de la organización. Ofrece una imagen de desgaste físico y político que no conviene al partido. Gracias Alfredo pero una vez diluída tu fuerza, tu "punch", eclipsada tu brillantez por la decepción de la derrota, ya solo representas los vicios colectivos del pasado en el partido, la mano derecha de los grandes errores del gobierno anterior, la falta de credibilidad, el "por qué ahora sí y antes no" que tanto daño te hizo en campaña. No puede liderar una nueva era en el partido quien soporta tan pesadas cargas.

    Carmen Chacón es una política con cierta experiencia, poco carismática y con una oratoria a perfeccionar. Estaba sentada en el consejo de ministros -como Rubalcaba- pero siempre con una función concreta en ministerios con escaso peso en las decisiones económicas más importantes. Su coartada puede ser ésa. Que se opusiera o no a ciertas decisiones polémicas del gobierno Zapatero quedará en el secreto de las deliberaciones del consejo de ministros. Pero tiene la oportunidad de enmendar las medidas neoliberales en el desglose de su discurso político. Tiene además la ventaja de ser en el fondo una gran desconocida. Mientras a Rubalcaba lo conocemos demasiado, en ella surge la expectativa de que en cualquier momento pueda "explotar" como una gran líder. Tiene el beneplácito de la duda porque representa un enigma, y ésta es su gran ventaja. También cuenta a su favor la simpatía del sector joven del partido que ve en ella un relevo generacional necesario, así como el apoyo de importantes federaciones, entre ellas el PSC. Se ha rodeado de un buen equipo, y su mano derecha era para mí uno de los dos grandes candidatos del partido, el alcalde de Soria (el otro es Guillermo Fernández Vara). Que tenga detrás a Borrell y a López Aguilar es un punto a favor. ¿Estará a la altura? Yo todavía no la veo dando grandes réplicas a Rajoy. Pero esa capacidad la puede ganar con algo de práctica. Tiene mucho que mejorar pero también mucho margen de mejora.

    En definitiva. Rubalcaba es un candidato con la palabra "perdedor" marcada en la frente. Creo que es un recuerdo que los simpatizantes socialistas quieren borrar lo antes posible. No su figura, sino su candidatura a las elecciones, y la última etapa del gobierno socialista. Quedará el más magnífico orador y político que ha pasado por el Congreso, no queremos acordarnos de nada más. Chacón es una candidata con la palabra "incógnita" marcada en la frente. Es como si el simpatizante en su fuero interno reconociese que Rubalcaba no funcionará porque no ha funcionado (ha tenido su oportunidad) pero Carmen puede funcionar (no ha tenido su oportunidad); esa es la incógnita que juega a su favor. El ser una total desconocida -a pesar de sus años en la arena política- subraya sus potencialidades frente a sus debilidades. Tendrá que tomar distancia de las últimas decisiones del consejo de ministros. Si lo hace con elegancia, puede tener su oportunidad. El carisma y la oratoria supongo que las irá sumando conforme avance su proyecto. O no, pero ahí está la duda. Por eso Carmen, al contrario que Alfredo, ilusiona, al menos a una parte del electorado que ha perdido la esperanza en el partido.

    Concluyendo. Rubalcaba representa la solvencia. Chacón representa la ilusión. ¿Qué necesita en estos momentos un partido moralmente desmoronado y que acaba de sufrir la peor derrota de su historia? Habrá partidarios de que ahora toca solvencia, otros dirán que ilusión. En mi fuero interno sé que Rubalcaba no va a funcionar. Con Chacón tengo dudas. Esas dudas dan ventaja en mis preferencias por Carmen Chacón aunque sea una opción que tampoco me apasione. A los puntos, y no por K.O técnico, le daría la oportunidad de liderar el partido al equipo de Carmen Chacón.

    jueves, 5 de enero de 2012

    ANTES Y DESPUES



    Importante conocer que el 70% del desvío en los objetivos de déficit corresponde a las comunidades autónomas, la practica totalidad de ellas gobernadas por el Partido Popular. Algunas de ellas gestionadas por los populares desde hace cuatro o cinco legislaturas, con el especial protagonismo de la "casi" quebrada Comunitat Valenciana y su hermana pequeña Región de Murcia.

    PD: Igual que Zapatero tuvo su foto electoral en el slogan "Por el Pleno Empleo" Rajoy ya tiene su propio retrato para la posteridad:



    Feliz año nuevo a tod@s

    martes, 13 de diciembre de 2011

    PSRM: EMPEZAR DE CERO O DESAPARECER



    Esta vez no valdrán medias tintas. Esta vez no servirán acuerdos o pactos de última hora. Tampoco los retoques estéticos en la correspondiente mesa de camilla o el "aquí paz y luego gloria" para que nada cambie sustancialmente. No bastará con un candidato de consenso, pactado por las familias del partido. No será suficiente con modificar superficialmente un programa electoral de mínimos. Esta vez no será suficiente el típico cambio de chapa y pintura en el próximo Congreso Extraordinario del PSRM: hay que cambiar el motor del partido sin mayor dilación; y la chapa y la pintura después, también, y sin perder un segundo de reloj. Los tiempos de las pequeñeces, de los apaños, de la política "en petit comité" han pasado. Los jueguecitos de poder entre barones, agrupaciones y familias también. Porque el PSRM-PSOE se juega su porvenir, su propia existencia: ¿empezar de cero o desaparecer definitivamente? Esa es la pregunta crucial que tendrá respuesta en muy pocos meses. Esto quiere decir que en pocos meses podremos aventurar si el PSRM tiene recorrido o ha llegado al final de su camino.

    Suena la campana del destino, la que nos convoca a la última reunión para decidir si somos o si dejamos de ser. La militancia se teme lo peor dados los antecendentes. Pero si la ejecutiva socialista y los grandes líderes del partido no entienden que esta vez con los gestos y las buenas intenciones de siempre el partido no se salvará de la autodestrucción, entonces entraremos irremediablemente en un gravísimo punto de no retorno, donde el PSRM quedará para los anales de la historia como un partido residual y marginal que tristemente terminará desapareciendo, sumido en el olvido más absoluto para los murcianos. Esta organización, esta vez sí, está en ese punto de inflexión definitivo que anticipa como nunca su propia supervivencia o su propia desaparición. Lo sé. Se ha advertido muchas veces (como el cuento "que viene el lobo") pero esta vez es definitiva, es la hora de la verdad. Por lo tanto sería bastante desolador que los líderes del partido encararan este Congreso Extraordinario como todos los anteriores: vendiéndonos en un primer momento buenas intenciones y grandes cambios, y terminando como siempre, repartiéndose el pastel entre los mismos y cambiándose si acaso de silla. No, esta vez no porque ya no quedará tiempo, ni otra oportunidad, ni paciencia, señores dirigentes del PSRM-PSOE. La militancia y los simpatizantes no volverán a perdonar que se repita el macabro juego de los últimos 20 años.

    Hay un diagnóstico claro, compartido por una mayoría aplastante. El PSRM necesita resetearse, empezar de cero. Se ha dicho y prometido tantas veces que cansa volver a repetirlo, pero estamos ante el momento más crucial de la historia de esta organización: entre "el punto y aparte" y "el punto final". La estructura caduca del partido sin embargo parece no entender esta encrucijada, y se defiende, pensando que está en juego solo su supervivencia y no la de toda la organización. Los cantos de sirena de los que advierten a las primeras de cambio de fricciones y riesgos de ruptura para a continuación recomendarnos un "cambio tranquilo" no saben que se está jugando el devenir de las siglas que representan. Aquellos que defienden que "tampoco hay que cambiarlo todo", lo que soterradamente nos están diciendo es "que no se van", que "no podemos prescindir de ellos" o "de sus padrinos", en cristiano, que quieren seguir mandando, dirigiendo. El partido les importa, en el fondo, un bledo. Por eso no hay cambio tranquilo posible si persisten con esa actitud esa decena de dirigentes que todos conocemos. Ya no queda una gota de paciencia y esa historia del cambio tranquilo no la compran los militantes y los simpatizantes del PSRM, ya no. Eso nos hace dudar si es deseable un cambio ordenado porque claro está, los cambios ordenados en los congresos anteriores sabemos cómo terminaron, en ningún cambio. La catarsis debe producirse por lo tanto sin dilación y debe ser explosiva, radical. Como un cáncer que es extirpado sin miramientos. ¿Quién manejará el bisturí? Es la hora de darle voz los militantes. Y de escuchar a los simpatizantes. No hay más remedio que ese.

    Habrá quien dirá que estamos en una organización democrática y que se puede hablar y debatir de todo a través de los cauces establecidos. ¡Hablad en las agrupaciones o callad! Algunos se sienten muy cómodos y muy protegidos en las agrupaciones; mientras que otros -la mayoría- ni aparecen porque se encuentran incómodos y desprotegidos, todo lo contrario. Las agrupaciones son el cáncer de esta organización. Dejaron hace mucho tiempo de ser un cauce democrático y verdaderamente libre por la presión que ejercen sus secretarios generales y los intereses creados alrededor de ellos. Dejaron de ser un hogar cálido para los socialistas con carnet y sin carnet. Se han convertido en pequeños cotos feudales, con algunas excepciones, que las hay. Demasiadas agrupaciones, demasiados intereses creados, demasiados reinos dentro del reino. También trendrán que renovarse o morir porque al ciudadano ya no le basta con oir el "tenemos las puertas abiertas" o "pase que le escuchamos". No basta porque los que se acercan ven que esas agrupaciones son los tentáculos del poder de cada familia, barón o cacique de turno, y que al final se trata de mantener un "statu quo" de contrapoderes donde hay empujones por ver quien pesa más o menos, donde se medran rencores pasados, presentes y futuros, ya sea porque la agrupación se siente maltratada al no estar representada con la justicia que merece en algún órgano de dirección o porque no lo pueda estar en el futuro. Si no teníamos bastante con cuatro familias en el partido, tenemos decenas de pequeñas familias, que se miran de reojo las unas a las otras, sin nexo de unión, como forma de organización.

    Luego viene el debate del líder y el de las ideas. ¿Qué esperan los murcianos de nosotros? Una disculpa pública para empezar. Seguida de una reprobación pública -constricción- de nuestros errores en los últimos 20 años. Después, y solo después, el reconocimiento y puesta en valor de nuestros aciertos históricos. Los ciudadanos deben conocer que muchos de los logros sociales que disfrutan nacieron en el PSRM. ¿Y qué más? Sobre todo y ante todo esperan de nosotros la demostración palpable e irrefutable -con hechos- de que hemos tomado nota. Ésta es la parte difícil y radical del asunto, claro. No serían creíbles, ni las disculpas, ni la constricción de nuestros errores, ni el reconocimiento de nuestros valores, si no cambiamos radicalmente de líderes y de gestores. Radicalmente significa radicalmente. No debe quedar en primera línea ni uno de los líderes de los últimos 20 años. Y ni uno es, ni uno: cero. La excusa de que no podemos desaprovechar la experiencia y el conocimiento de muchos de los líderes que han estado en primera línea es simplemente eso, una burda excusa: que se cree un órgano externo consultivo-asesor que los aglutine, y punto. Porque asesorar no es dirigir ni pilotar, y seguramente esos políticos experimentados sean grandes asesores pero han demostrado sobradamente ser dirigentes y pilotos más que mediocres, dañinos para el partido. Cambio radical en el fondo pero también en las formas. Un líder nuevo y un equipo a su alrededor nuevo, radicalmente nuevos. Una ejecutiva nueva y un grupo de asesores nuevo, radicalmente nuevos. Una forma de presentarnos a la sociedad radicalmente nueva. Que ningún murciano pueda decir "son los mismos" o "este está otra vez ahí".

    La situación es crítica y preocupante. Sé que muchos han escrito largo y tendido sobre qué hacer. Después de cada derrota electoral solemos llenar la prensa y los blogs de artículos dando nuestras opiniones, y nuestros remedios. Seguramente seamos injustos en nuestras apreciaciones, pero estamos en un país donde hay 46 millones de seleccionadores de fútbol, y con la política no iba a ser menos. Me parece bien aportar, aunque sea fuera de las agrupaciones, y aunque no se sea militante, toda opinión es bienvenida, aunque "ojito". En muchos casos esas opiniones son un desahogo sincero, se nota que duele la derrota, que se sienten los colores hasta el fondo de las siglas: se escribe con ganas de aportar algo, de ser útil, de participar sin otro interés que ese, participar. En otros casos se advierte un claro afán de notoriedad, una promoción personal aprovechando la convulsión del partido. Habrá que llevar cuidado para diferenciar a los unos de los otros porque hay quien ve en la debilidad interna la oportunidad de emerger o resurgir. Una cosa debe quedar clara para no engañarnos. No hay mesías, ni ideas mágicas, ni milagros. Hay trabajo que hacer, el que se debería haber hecho hace muchos años, el que no se ha hecho por confiar demasiado en nuestro propio desempeño, que está claramente quebrado, viciado, equivocado. No es que fallen las ideas, es que fallan "los pensadores".

    Alfonso Guerra dijo en los inicios de la época dorada del socialismo español: "A este país no lo va a conocer ni la madre que lo parió". Yo os digo que "al PSRM después del Congreso no lo debe conocer ni la madre que lo parió". Os doy una pista nítida del éxito o del fracaso del resultado de ese congreso. Si en la calle la gente se pregunta "¿quién es ese?" es que hemos acertado con el líder. Si en la calle la gente exclama "ya era hora" es que hemos acertado con el mensaje y con lo que los murcianos esperan de nosotros. Si las preguntas y las respuestas en la calle son otras, las de siempre, atención porque los ciudadanos tienen escogido su resguardo, una nueva novia/novio a la que abrazarse: UPyD. Sí amigos y amigas, si el PSRM que salga del Congreso "lo conoce hasta la madre que nos parió a todos", mal asunto, será su fín como fuerza influyente en esta región y el relevo lo tomarán los chicos y chicas color magenta. Ya están ahí, cerquita, llamando a la puerta. En los municipios surgirán nuevas escisiones, como en Librilla, por cierto, con notable éxito. No tardarán esas escisiones en proyectar un partido regional que aglutine los enormes graneros de descontento que se van a generar, y que nacerán en nosotros (si nos volvemos a equivocar), y en la inevitable debacle que sufrirá el Partido Popular. Estamos pues en el temido "todo o nada". El "ser o no ser". El "ahora o nunca". Esta vez sí.

    Queridos amigos y amigas. La comunidad autónoma está a un paso de la suspensión de pagos. Os lo diré más claro, la CARM está peor que el PSRM, aún peor, que ya es decir, y eso es un drama enorme. Es cuestión de tiempo que la situación económica alcance un nivel insoportable que va a erosionar a velocidad de vértigo al Partido Popular en España y a Valcárcel en la región de Murcia. La austeridad forzosa y la incompetencia del gobierno regional nos llevan a un camino de difícil retorno, que dejará estancada a nuestra comunidad autónoma aún cuando el país consiga levantar el vuelo. La situación es mucho peor de lo que nos cuentan y hasta los empresarios más afines claman en privado contra la inoperancia del consejo de gobierno regional. La región está rota, su tejido productivo, su turismo, su agricultura, su comercio. Tan grave es la situación que Valcárcel partirá en el próximo tren europeo, dejando atrás no solo una región desmoronada en sus excesos, sino un partido roto y dividido por las luchas internas que me consta, ya se están produciendo. La oposición tendrá entonces un papel crucial. La gente mirará, buscará un líder, una esperanza, una solución. ¿Estará allí el PSRM, visible, esta vez, para todos los ciudadanos?

    Os diré cual es mi percepción. No soy optimista. Conozco algunos movimientos que no me gustan, los de siempre, nada que no sepáis o intuyáis. Los barones se resisten a perder su poder e influencia, organizan sus jugadas maestras, mueven sus peones, y contaminan a buenos candidatos, que algunos hay, promocionándolos y dirigiéndolos sibilinamente a su antojo. Conspiran en cafeterías aunque nos venden que son reuniones para hablar de fútbol, toros y otros asuntos mundanales. La ejecutiva actual no es de fiar, no porque la formen malas personas, todo lo contrario, sino porque nadie confía en ella, y esto crea tirantez y rencor en los más aperturistas, que temen de nuevo el rodillo de su influencia. Los militantes en paralelo y a la desesperada, y todavía con escasa organización, se reunen para ver qué se puede hacer. Temen, como yo, como muchos, moviéndose con mayor o menor acierto, que este sea el final para el PSRM. Pero habrá que dar un paso más. Yo miraría más allá de la militancia. Habrá que preguntar a los simpatizantes sin carnet. Ellos llevan en sus ojos la pena de su propia intuición, esa intuición que les dice que el PSRM no tiene remedio. ¿No es triste esto, lo suficientemente conmovedor para que ese mensaje desesperado llegue a quien tiene que llegar?

    Quiero hacer un llamamiento a Princesa. A todas las viejas glorias del partido. Al grupo parlamentario. A los grandes secretarios generales de las innumerables agrupaciones de esta organización. A quienes buscan solo su interés personal, o el de los suyos, y tambien a quienes no lo buscan pero están marchitos a los ojos de los ciudadanos. Me dirijo incluso a aquellos que aun con el peso de los años y de largas trayectorias se encuentran con fuerzas para recoger el testigo. A todos os digo: por favor, dejadlo ya. Dejad en paz a este partido si de verdad lo queréis. Iros ya a vuestras casas, a vuestros negocios, a vuestros puestos de trabajo, ya habéis habitado esta casa bastante. No sois imprescindibles, no sois el partido, el partido es mucho más que vosotros y mucho más que vuestros egos. Confiad en los jóvenes, en los menos jóvenes, en los renovadores, en los que buscan un cambio valiente aunque sea casi utópico en el partido. Si se equivocan en los inicios, ¿acaso no os habéis equivocado vosotros durante 20 años, con toda vuestra experiencia, conocimiento y galones? Tenéis que iros. Ya. Y cuando os hayáis ido, seguro que os volverán a llamar. Porque los nuevos que llegarán a llenar el hueco que dejáis necesitarán vuestra experiencia. Porque en la profundidad de vuestros vicios adquiridos, hay grandes valores, buenas ideas, y mejores consejos. Desde la distancia es donde podéis ayudar, como un padre que deja a su hijo salir fuera de los límites de su protección. El partido tiene que crecer desde abajo. Pero para eso tenéis que abrir la mano, tenéis que estar fuera. Porque si no, ¿sabéis que va a pasar? De nuevo las guerras internas. Y una escisión en el horizonte que dará paso a la desaparición del partido, y con el del partido, también la vuestra. A veces llego a pensar que esto incluso lo deseáis antes que ver un partido que crece sin vuestra mano.

    Nadie está por encima del partido. Nadie es imprescindible en el partido. Nadie es el salvador del partido. El partido es de sus militantes, de sus simpatizantes y de sus votantes. Ellos no llenan las agrupaciones porque no confían en vosotros, les habéis fallado. Pero hablan en las urnas, y esa voz es inapelable. Hablan desde la lejanía, donde pueden, como pueden y como saben, pero es imposible no oirles, no prestarles atención. Dad un paso atrás. Mejor dos, o tres, no sea que volváis a tener la tentación de avanzar. Gracias pero vuestro tiempo pasó. Tened un gesto de dignidad, de amor por vuestro partido. Dimitid de los cargos no institucionales. Para empezar, la ejecutiva debe dimitir en pleno. Este partido necesita un cambio radical o desaparecerá. Y para anclar con fuerza esas ansias de cambio nada como un gesto de dignidad para devolvernos la confianza y la autoestima, para hacernos creer que esta vez el cambio será posible, de verdad, que no lo tutelaréis, que no lo bloquearéis, que no saldremos otra vez decepcionados con nosotros mismos. Apartaos, de una vez, y que una gestora pilote el Congreso. Se lo debéis a los militantes, a los votantes que aun en el peor momento han ido a las urnas a echar la papeleta con el puño y la rosa, con vuestro nombre. Aun con pinzas en la nariz lo han hecho por las ideas que representáis, no por vosotros. De vosotros ya solo esperan eso, un gesto de dignidad, que os apartéis. Solo saliendo lo viejo entrará lo nuevo. Porque necesitamos empezar de cero. Ya.

    PD: Ésta es una opinión personal, la de un simple simpatizante socialista, que siente los colores, que los ama, que sufre cuando ve como se pisotean esas siglas (P.S.R.M) y que quiere lo mejor para su región. Y lo mejor para mi región es un gobierno socialista. Quiero pedir disculpas a quien se pueda sentir ofendido por mis palabras. Asumo que algunas generalizaciones pueden ser injustas. Pero estamos en un punto en el que más vale pasarse que no llegar. Nos la estamos jugando de verdad.

    Un abrazo socialista.