Twitter @Peperufo

    Sigueme en Twitter

    jueves, 15 de junio de 2006

    REFLEXIÓN DE CARA A LAS ELECCIONES AUTONÓMICAS DE 2007 EN LA REGIÓN DE MURCIA.
















    La Región de Murcia se encuentra a las puertas de una nueva convocatoria electoral que se presenta, salvo sorpresa, como una oportunidad indiscutible para que los murcianos se pronuncien y elijan quienes deben comandar los destinos de esta bella tierra de sol durante los próximos 4 años. Desde 1995 preside la Comunidad Autónoma el Partido Popular de la mano de Ramón Luis Valcárcel, quien en 2007 cumplirá 12 años al mando de la nave murciana.

    Es hora pues de hacer un recuento y un profundo análisis de lo que ha supuesto para los murcianos estos años de gobierno popular para así, poder dilucidar con certeza si merece o no la pena apostar por cuarta vez consecutiva por el modelo de desarrollo del presidente Valcárcel o si esta Región, como apuntan muchos expertos y los cada vez más incipientes movimientos ciudadanos, requiere urgentemente un cambio de modelo por lo insostenible, depredador y desigual que es el actual y cuyos efectos colaterales están suponiendo un estado generalizado de corrupción urbanística por un lado y por otro una merma de los niveles de bienestar de los murcianos en los principales índices de desarrollo económico, social, cultural y político en nuestra Región.

    El ciudadano debe sopesar a quien le entregará su voto y el por qué del mismo, al margen claro está de razones ideológicas y de afinidad política igualmente válidas. Se hace pues indispensable que los murcianos manejen algunos datos y algunas informaciones que pueden serles útiles a la hora de otorgar su confianza a una opción u otra. Se trata pues de evitar, salvando las distancias, situaciones disparatadas como la ocurrida en Marbella, un pueblo que legislatura tras legislatura daba su confianza a quien no la merecía y a quien depredaba el patrocinio público de los marbellíes para regocijo de una pandilla de chorizos de guante blanco que sustentaban los favores de los gobernantes que dirigieron el pueblo durante más de una década ante la pasividad y ceguera de los habitantes del mismo.

    La madurez democrática de una sociedad se mide por el grado de información y participación de los ciudadanos en los asuntos públicos y por el grado de pluralismo y distribución del poder entre las diversas instancias políticas, económicas, sociales y culturales. Si tenemos en cuenta estos dos criterios, la Región de Murcia tiene un notable déficit democrático. Esto puede explicarse parcialmente por la larga dictadura franquista y la escasa tradición de la democracia en España, pero otras regiones españolas han sido capaces de recuperar el tiempo perdido y aproximarse rápidamente a las democracias más avanzadas de Europa.

    En cambio, la Región de Murcia no sólo se ha mantenido comparativamente atrasada sino que incluso ha retrocedido en los últimos años, también en lo que se refiere al funcionamiento democrático de sus instituciones. Y esto se ha debido, sobre todo, a una falta de pluralismo y a un exceso de concentración de todos los poderes. Es por ello que el que los ciudadanos tengan acceso a una información crítica, veraz y contrastada se hace tan imprescindible.

    Si echamos un vistazo por encima a los datos macroeconómicos de la Región de Murcia durante los años del gobierno Valcárcel podríamos llegar a la errónea conclusión de que el bienestar de los murcianos ha crecido considerablemente. Murcia una de las regiones que lidera el crecimiento por PIB, la que más ha crecido en los últimos 5 años de toda España. La realidad es que pese a contar con una de las tasas de crecimiento económico más altas de España, , sigue ocupando el furgón de cola en la mayor parte de los indicadores de desarrollo humano: empleo, educación, sanidad, servicios sociales, cultura, vivienda, urbanismo sostenible, transportes públicos, energías renovables, protección del patrimonio natural y cultural, pluralismo político e informativo, participación ciudadana, etc.

    ¿Conocen los murcianos la importancia de estos indicadores? ¿Son conscientes de lo que supone el modelo de crecimiento desarrollado desde el gobierno regional del PP? ¿Saben cuales son las consecuencias del mismo? ¿Es justo, es sostenible, es beneficioso? ¿Beneficia a una mayoría de murcianos o solo a una minoría pudiente? Trataremos de responder algunas de estas preguntas.

    La primera pregunta que se debe hacer el ciudadano es: si es cierto que la Región ha liderado las tasas de crecimiento económico.. y al mismo tiempo nuestra sanidad, nuestro sistema educativo, nuestra riqueza natural y cultural y nuestros niveles de bienestar han empeorado considerablemente, ¿dónde ha ido a parar toda esa riqueza generada? Si para comprarme un piso tengo que hacer el triple de esfuerzo que hace 10 años, si sigo cobrando lo mismo que hace 10 años (o menos), si cada vez me cuesta más llegar a fin de mes a pesar de la bonanza económica, si los hospitales están saturados y tienen listas de espera desesperantes, si los centros escolares apenas reciben recursos de las consejerías y si no encuentro plazas para escolarizar a mis niños pequeños porque no se han ofertado en cantidad suficiente desde la administración regional, ¿entonces todo ese crecimiento económico ejemplar que nos vende el gobierno regional dónde se ha metido?

    Es una pregunta muy larga, lo sé, pero intenten pensar la respuesta durante unos segundos. Alguien habrá tenido que notar ese crecimiento, vamos digo yo, pero los murcianos de apié, de la calle, seguro que no. Intenten sustraer las coyunturas económicas, no comparen la situación con la crisis económica mundial que padecimos en los años 93-94 y que afectó por igual a España y el resto de Europa (a pesar de esto, verán que la mayoría de indicadores de desarrollo humano estaban más altos entonces que ahora).

    La cosa es bien sencilla: se han enriquecido unos pocos a costa de la inmensa mayoría de murcianos, depredando el territorio y el patrimonio de todos, especulando con el suelo y anestesiando la sociedad con un triste nacionalismo hidráulico, todo ello con la complicidad y a veces el asociacionismo descarado con altos cargos del PP. Que pregunten por Polaris, esos si que han notado el crecimiento económico, seguramente sus socios Sánchez Carrillo y el hermano del presidente Valcárcel algo sepan al respecto y también tengan motivos para estar contentos; a lo mejor los militantes del PP de Orihuela que ganaron el concurso del Parking de San Esteban a dedo o el alcalde de San Javier que concede obra pública a sociedades en las cuales él es socio también conocen ese crecimiento económico espectacular que se nos vende. Y nosotros permitiéndolo, desorientados por una mentira llamada “trasvase del Ebro”, esto es lo verdaderamente triste.

    Hablemos claro y pongamos los puntos sobre las íes, la Región de Murcia bajo el gobierno Valcárcel ha conseguido los siguientes hitos mientras crecíamos por encima de la media nacional:

    -Los sueldos más bajos de toda España, 240 euros menos de media respecto a la media nacional, es decir, 40.000 pesetas menos. Los murcianos están en el furgón de cola en cuanto al nivel de renta por habitante. Los ciudadanos más débiles, y en particular los pensionistas, no sólo no se han visto beneficiados del crecimiento económico, sino que paradójicamente han empobrecido. Los datos de la Fundación de Cajas de Ahorros (FUNCAS), avalan lo que desde el Partido Socialista, organizaciones sociales y ámbitos académicos se venía manifestando en cuanto al deterioro de las rentas del trabajo, prueba de lo cual es que Murcia tenga la segunda renta familiar más baja del conjunto del país, con el agravante de una caída de 4 puntos en los últimos nueve años: de 79,50 en 2004 a 83,53 en 1995. Nos alejamos de la convergencia con España, sigue cayendo la productividad y por primera vez desde nuestra incorporación a la Unión Europea en el año 2004 han descendido las exportaciones.

    -Una tasa de temporalidad en el empleo de las más altas de todo España, muy por encima de la media nacional superando el 40% de los contratadosen la Región. 4 de cada 10 puestos de trabajo en esta Región son temporales y precarios. Los colectivos especialmente afectados, los jóvenes y las mujeres: la temporalidad sigue siendo del 90 % en los contratos de los jóvenes, y del 84 % en los de las mujeres.

    -Los murcianos soportamos un índice de IPC de los más altos de toda España, muy por encima de la media nacional, siendo una comunidad altamente inflacionista, con la consiguiente presión sobre la cesta de la compra de los murcianos y las economías domésticas. Más del 60% de los murcianos manifiestan tener verdadera dificultad para llegar a fin de mes y el 63,12% no puede dedicar dinero al ahorro.

    -La productividad ha crecido en la Región de Murcia solamente, y de forma acumulada, un 3,6%, en el período 1995-2003, cuando en el conjunto del Estado lo ha hecho a una tasa del 4,06%, y todo ello, a pesar de que la productividad en España durante ese período, ha crecido por debajo de la media europea.

    -Una tasa de abandono escolar que supera el 30% y es la más alta de toda España. La tasa de jóvenes murcianos que abandonan el sistema educativo sin cursar estudios de Bachillerato o Formación Profesional se sitúa entre las más altas de España, solo superada por Baleares y nada menos que 13 puntos por encima de la media nacional. Estos datos son una evidencia clara del fracaso de la política educativa del Partido Popular que tras diez años de gobierno en nuestra Región, ha bajado significativamente el nivel de cualificación de nuestros jóvenes; con un importante incremento entre los de edades comprendidas en torno a los 18 y 24 años, cuya única cualificación profesional son los estudios mínimos obligatorios, lo que repercutirá para que en un futuro puedan optar a puestos de trabajo bien remunerados.

    En estos años, ante el incremento del número de alumnos y la falta de construcción de nuevos centros, se han ido desmantelando poco a poco un buen número de bibliotecas para ocupar esos espacios con aulas, hasta el punto de que muchos centros carecen actualmente de ellas.

    -Un brutal encarecimiento de la vivienda debido a una política que permite y da mano ancha a todo tipo de especulación del suelo para el enriquecimiento de unos pocos a costa de que los jóvenes tengan que pasarse 40 años pagando hipoteca. La Región de Murcia ha sido donde más se ha incrementado el precio de la vivienda libre por encima de Comunidades como la de Madrid, duplicándose el precio de la vivienda, además las viviendas protegidas terminadas que son las viviendas a las que los jóvenes y familias de rentas medio bajas pueden acceder se ha reducido en un 46,7%. siendo la segunda Comunidad en la que más se ha reducido la construcción de VPO.

    Murcia está a la cola en la construcción de viviendas de protección oficial. En los últimos cuatro años, el PP ha reducido en un 55% la inversión en vivienda pública, pasando de la construcción en el año 2001 de 3.029 viviendas protegidas, a 1.598 en el 2004, lo que dice mucho de la sensibilidad de nuestros gobernantes regionales hacia los que menos tienen. El anterior Plan de Vivienda 2002-2005 fue un fracaso, ya que el Gobierno de Valcárcel sólo ha sido capaz de cumplir poco más del 50% de la vivienda de nueva construcción, este incumplimiento sumado a los incumplimientos del Plan de Vivienda 1998-2001 han hecho que alrededor de 12.000 familias no hayan podido acceder a una vivienda protegida.

    En resumen desde 1998, los precios de la vivienda han subido cinco veces más que los salarios. Por eso, hoy día, los españoles tienen que hacer un enorme esfuerzo económico para adquirir una vivienda; un esfuerzo superior al que tenían que hacer cuando el PP llegó al poder. El modelo de desarrollo del Partido Popular es insostenible, tiene los pies de barro, pues hace recaer en el desarrollo inmobiliario gran parte de nuestro crecimiento económico, pese a que este es un sector frágil, que a poco que estornude dañará gravemente la economía regional. Por tanto, es un error no impulsar sectores y alternativas más sostenibles, rentables y de mayor calidad y estabilidad como son la educación, la investigación y un sector turístico sostenible y de calidad.

    -El sistema sanitario murciano es un auténtico caos, con servicios de urgencias masificados, con enfermos hacinados por los pasillos y una atención deficiente y altamente desorganizada en nuestros hospitales y centros de salud. La mala gestión y el pésimo modelo de financiación instaurado por el gobierno del señor Aznar ha provocado como resultado que por ejemplo la Comunidad Autónoma de Murcia sea la que menos médicos de atención primaria tiene por cada 1.000 habitantes. La realidad es que en el año 2006 disponemos de igual número de camas que en el año 1995, cuando nuestra población ha aumentado en varios centenares de miles de ciudadanos, y que a su vez, en los últimos años no se ha mejorado la gestión de nuestros centros sanitarios lo que se está traduciendo en una mayor saturación, esperas y colapsos tanto a nivel hospitalario como en atención primaria de salud.

    Gerentes de hospitales, como el del Morales Meseguer, Carlos Arenas, reconocen en una circular remitida al director General Económico y de Prestaciones al Servicio Murciano de Salud, que no disponen de medios económicos para dar la suficiente cobertura sanitaria en el Servicio Murciano de Salud. Concretamente, el documento recoge que el presupuesto disponible para auto concertación, es de 35.000 euros, cuando los cálculos apuntan que son necesarios 140.000 euros al mes para poder seguir prestando la asistencia y cumplir los objetivos de demora quirúrgica, de consultas y de exploraciones, es decir, para reducir las listas de espera.

    El Gobierno Regional no analizó las necesidades hospitalarias ni contabilizó los recursos humanos a la hora de asumir las trasferencias de la Sanidad pública. Esta falta de previsión y la mala gestión de los responsables en materia sanitaria son las causantes de una deuda acumulada de 250 millones de euros en los últimos tres años y medio. De hecho, Murcia es la comunidad autónoma con la mayor desviación negativa en gastos farmacéuticos, con un 10%, mientras que otras comunidades, como Andalucía, han alcanzado una subida del 4%. A este respecto aporto algunos datos:

    -La Región de Murcia es la cuarta comunidad por la cola de las diecisiete comunidades autónomas con mas habitantes por médico de Atención Primaria con 2.255 habitantes / médico de primaria, cuando la media de España está en 1.838.

    -Somos la última comunidad de España en número de enfermeras/os por habitante, con 378 enfermeras / 100.000 habitantes, cuando la media está en 500.

    -Otro factor como es el objetivo de demora cero, es decir, que nadie que solicite cita para ser atendido tenga que esperar en Atención Primaria, tampoco se cumple. Aproximadamente el 40-45% de los centros de salud, en periodos normales, es decir fuera de vacaciones, tienen que esperar entre uno y cuatro días para conseguir cita.

    -El número real de pacientes que un médico de Familia atiende en la consulta está en torno a 50-52, cuando la media española, que ya es el doble que en Europa, es de 45 pacientes por consulta.

    -El tiempo medio que dedica un médico de Atención Primaria a un paciente está en torno a los 4-5 minutos, si bien, el objetivo mínimo está en torno a 10 minutos. En este sentido hay que recordar que existe una plataforma que lleva tal nombre, y “es uno de los objetivos reclamados por las sociedades de médicos de familia y de Atención Primaria”.

    Durante los años de gobierno del Partido Popular, concretamente entre 1995 y 2003, se produjo una desinversión y una congelación del gasto público en sanidad y se pasó de un 5,6 de Producto Interior Bruto a un 5,4; alejándonos de la convergencia de la Europa de los 15. La parte más dañada de esa congelación fue la Atención Primaria. Murcia tiene el deshonroso honor de ser la primera comunidad autónoma en gasto farmacéutico.

    -Los gobiernos de Valcárcel han desarrollado una clara apuesta por la educación concertada-privada en detrimento de la educación pública, que ha sufrido un trasvase de inversión hacia la primera en claro perjuicio del interés general de los murcianos. “Quien quiera una buena educación que se la pague” ha sido la máxima de los gobiernos del PP tanto en Madrid como en Murcia: el sistema público se encuentra con aulas masificadas, malas infraestructuras, plantillas de profesorado mermadas, una insuficiente inversión y una mala gestión y planificación por parte de la administración regional que ha derivado en una incipiente falta de medios, de escuelas y de centros educativos.

    Mientras esta Región adolece de un numero suficiente de plazas para niños de 0-3 años y miles de alumnos estudian hacinados en sus aulas se regala suelo público a una universidad privada. Este año más 700 niños de entre 0 y 3 años no han podido disponer en todo el municipio de una plaza en las guarderías públicas. El resultado de todo este desbarajuste ha sido el ya mencionado: una tasa de abandono escolar que supera el 30% y es la más alta de toda España y un deficit de calidad en el sistema educativo murciano por la merma de recursos.

    - Murcia tiene el honor de ser una de las regiones con las pensiones más bajas de todo el país y con una gasto social menor en políticas de ayuda a los ancianos, minusválidos y colectivos desfavorecidos. La Senadora popular, Fernández Delgado, reconoció públicamente que tras 8 años de Gobierno del PP sigue habiendo carencias en la sociedad española en temas como atención a mayores, a personas dependientes y discapacitadas para la conciliación de vida personal y laboral. Los pensionistas murcianos sólo cobran las subidas de pensiones que hace la Seguridad Social para toda España porque el gobierno Valcárcel rechaza dotar a la Región con una paga compensatoria se hace en otras comunidades, convirtiendo a los murcianos en pensionistas de segunda con menor poder adquisitivo que sus homólogos de otras comunidades.

    - Durante los años de gobierno del PP en Madrid y Murcia las plantillas de Policía y Guardia Civil se redujeron en más de 100 efectivos en la Región ante la callada del presidente Valcárcel y a pesar de la subida de población continuada en miles de habitantes: pasamos de 2200 agentes en 1996 a 2100 en 2003. Mientras, las tasas de criminalidad aumentaban y las mafias se instalaban con impunidad en la Región. Ahora, en el año 2006, la Región de Murcia cuenta con 2.400 agentes, 200 agentes más y sólo han transcurrido dos años de Gobierno de Rodríguez Zapatero. Más datos, Policia Nacional: entre 1996 (con 863 agentes) y 2001 (con 697 agentes) hubo una reducción del 20 % (166 agentes menos en 2001) de polícia nacional. Más de 80.000 inmigrantes ilegales en situación irregular se instalaron en la Región bajo los gobiernos Aznar aprovechando las reducciones sistemáticas de las plantillas de Policía Nacional y de Guardia Civil, una inmigración precaria, sin derechos ni deberes, con sueldos bajos que son en su conjunto el caldo de cultivo para el aumento de la delincuencia en estos colectivos desfavorecidos y sobreexplotados.

    La Policía Local de Murcia tiene el deshonroso honor de ser una de las que percibe menos sueldo por su empeño de toda España. Paralelamente el sector de la seguridad privada ha hecho caja, volviendo a relucir la máxima aplicada a la educación y a la seguridad: “quien quiera seguridad que se la pague”.

    - Un control político de los medios de comunicación que ha llegado al colmo con la concesión de las TDT a empresas constructoras sin experiencia en el sector, un acoso constante a los funcionarios que no se pliegan a la corrupción organizada, un uso discrecional de los fondos públicos para someter a la ciudadanía a un régimen de poder clientelar, y, por último, una connivencia de intereses cada vez más estrecha entre ciertos grupos inmobiliarios y ciertos miembros de la cúpula regional del PP.

    -El PP suspende en materia de infraestructuras, en sus ocho años de gobierno, han dejado la región hecha unos zorros y con inversiones en Fomento casi tres veces menores que en los últimos ocho años del gobierno socialista. Ni AVE, ni aeropuerto ni agua, tres proyectos que ha tenido que acometer y aprobar el nuevo gobierno socialista con inversiones record que no se conocían en esta Región, siendo los presupuestos generales de 2006 los más generosos de la historia democrática de esta Región.

    El gobierno regional negó el enlace por alta velocidad entre Cartagena y Madrid supeditándose a las directrices de Zaplana que consiguió un trato de favor hacia la Comunidad Valenciana colándonos la variante por Elche; quién dejó la Región fuera del AVE fue el anterior ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos, el Consejero de Fomento Bascuñana lo sabe bien, porque lo afirmó en las alegaciones que presentó ante el Misterio de Fomento en febrero de 2004 y en las que reconocía que el trazado propuesto por el Ministerio para la llegada de la Alta Velocidad a la Región en más de un 17% no podría alcanzar velocidades superiores a 200 Kms por hora. Valcárcel llegó en su momento a acordar con el Gobierno central, y con las comunidades de Madrid, Valencia y Castilla La Mancha, unas medidas que arrinconaban la línea que nos une con Madrid a partir de Chinchilla, en la que el Ministerio de Medio Ambiente tuvo en el cajón durante 5 años pendiente la declaración de Impacto Ambiental de Camarillas.

    El PP no se gastó ni un euro en la Variante de Camarillas, y que ahora no se puede contemplar esta infraestructura en los fondos europeos porque nunca estuvo incluida en los mismos, ha tenido que ser el gobierno socialista de España quien incluyese vía PGE a cargo de todos los españoles. Con el nuevo gobierno socialista, que ha vuelto a invertir en infraestructuras como nunca hizo el PP en sus 8 años, tendemos dos líneas y no una como Valcárcel, perjudicando los intereses y el desarrollo de nuestra Región aceptó achantado ante las ansias de Zaplana por favorecer a su comunidad autónoma.

    El ferrocarril fue pues uno de los grandes olvidos del PP, pues sólo nos dejaron tras ocho años de gobierno unas cuantas traviesas perdidas por la huerta, trazados entre Murcia y Alicante que no beneficiaban en absoluto a la región, el olvido de la línea de Chinchilla con una larga lista de cadáveres bajo el balastro y una red de autovías construidas por el PSOE y que el PP nunca mejoró. También se olvidaron de las áreas metropolitanas de Murcia y Cartagena, y no plantearon un solo kilómetro de red arterial nueva.

    -Los atrasos sufridos en el proyecto del aeropuerto de Corvera los provocó el Sr. Trillo y el Sr. Alvarez Cascos, insignes ministros del PP, que tuvieron dos años en un cajón el Plan Director de Aeropuertos debido a su incompetencia y falta de voluntad política para sacar adelante el proyecto. Ha tenido que venir un gobierno socialista para que, como en el caso del AVE, el proyecto se desbloquee y se apruebe definitivamente. Más de nueve años de gobierno del Partido Popular sin un Plan de Carreteras que ordene las inversiones, sin un Plan de Puertos que haga de nuestra flota pesquera un lugar en nuestros puertos donde, además de abrigo, tenga un trampolín para comerciar sus productos.

    Una red regional de carreteras, de competencia autonómica, que, según la Asociación Española de la Carretera, está a la cola de todas las redes de otras autonomías y con un grado de descapitalización que exige inversiones de choque superiores a los 6 millones de pesetas por Km., cuando en los presupuestos regionales se destina, apenas, 600.000 Pts./Km, es decir, la décima parte. Una red de autovías, que hace casi 10 años terminó el Partido Socialista en el Gobierno, que en su día nos sacó del atraso histórico y que el Partido Popular, en 8 años de gobierno, no ha modernizado ni actualizado a la demanda de tráfico.

    Si ocho años del gobierno del PP hubieran dado siquiera para resolver algunos de estos tramos, en la actualidad el núcleo de Murcia no tendría el triste record de poseer la ronda más cargada de tráfico de toda España como es la ronda oeste, con más de 100.000 vehículos al día en cualquier día del año; la gestión del tráfico en las capitales es otro de los suspensos del gobierno regional que tenemos que padecer a diario los murcianos.

    No acometieron la construcción de un tercer carril en el Puerto de la Cadena, cuyas obras están ahora sí en ejecución, ha tenido que ser el nuevo gobierno de la nación el que una vez más corrijiese los desfalcos del PP y así con otros proyectos que estaban en el cajón como la autovía del Altiplano, la de Cartagena-Vera (el PP pidió que fuese de pago), Mazarrón o los nuevos cinturones para la zona norte de la capital murciana. Ocho años de gobierno del PP en Murcia y en Madrid no han resuelto los cinturones de Murcia, cuya situación es la misma que dejó el Partido Socialista en 1996.


    - En materia hídrica, el PP no ha traído ni una sola gota de agua a la Región de Murcia. En 2001 aprobaron un PHN que se sustentaba en supuestos falsos y que no contaba ni con financiación europea (4 informes afirmaban que el trasvase era una irracionalidad económica, ecológica y social), ni con el consenso de las cuencas cedentes ni con el apoyo de la comunidad científica, que advertía sobre las graves consecuencias sobre el Delta del Ebro, la pésima calidad del agua del río Ebro (alta en salinidad y sulfatos) y el alto precio que tendría para los agricultores (entre 0,42-0,70) que hacía de este trasvase una quimera imposible. El gobierno de Valcárcel no acometió importantes obras de modernización de regadíos (ahora aprobadas y acometidas por un gobierno socialista), ni se elaboraron los planes de sequía que tenían que estar previstos en 2003 y para colmo ni siquiera fueron capaces de poner en marcha una desaladora que dejó licitada el PSOE de Borrell cuya aportación hubiese evitado que en 2003 tuviésemos restricciones al consumo, fue más importante para ellos vender la sequía para justificar los trasvases que el bienestar y desarrollo de los murcianos.

    Mientras tanto se permite un desarrollo insostenible y depredador que sobreexplota los recursos y que supone una lacra para los agricultores que día a día pierden terreno frente al cemento de los constructores. Agua para los campos no, pero para golf y urbanizaciones nunca falta. Solo hay que ver que los primeros hectómetros de agua de la desaladora de Escombreras que va a poner en marcha el gobierno regional no iban destinados a los agricultores que tanto utilizan sino a las urbanizaciones de Polaris en Alhama.

    El gobierno socialista ha acometido obras hidráulicas por valor de 1500 millones de euros, cifra record en esta Región, acometiendo en dos años más inversiones para Murcia que los 8 anteriores juntos del PP, asegurando para final de legislatura 400 hectómetros extra que los murcianos disfrutaremos siempre, llueva o no llueva y que nos harán independientes y autónomos del exterior, es una cantidad superior a lo que iba a llegar con el trasvase del Ebro y a un precio y plazo menor. El señor Valcárcel tiene además el merito añadido de haber negociado, bajo el gobierno de Aznar, unas reglas de explotación del Tajo-Segura claramente a la baja y que han perjudicado claramente los envíos desde la cabecera de la cuenca cedente.

    Ni una gota de agua es el resultado de la política de confrontación del gobierno del PP durante 8 años. Eso sí, nos hemos ganado la mala fama de especuladores y depredadores por toda España y media Europa, habiendo llegado altos dirigentes del gobierno regional a insultar en sede parlamentaria a los altos responsables de la Unión Europea por negarse a financiar un trasvase demostrado irracional por los expertos en materia hídrica.

    Se han pagado millonadas en publicidad partidista, en pegatinas y sombrillas de Agua para todos mientras decenas de enfermos se tenían que hacinar en los pasillos de los hospitales por falta de camas. ¿Cuántas camas se podrían haber comprado con ese dinero malgastado? ¿Cuántas aulas se podrían haber hecho con el dinero público de todos los murcianos despilfarrado por las campañas del señor Ruiz Vivo? ¿Por qué hay dinero para pagar premios en metálico a personajes como César Vidal y no para subir las pensiones a la tercera edad? ¿Por qué no se ha gastado ese dinero en acometer obras de modernización de regadíos? ¿Por qué se utiliza dinero público para sustentar campañas partidistas? Son muchas preguntas sin respuestas.

    Los ciudadanos deben conocer estos datos. Las políticas del PP han consistido en un adelgazamiento del sector público y un trasvase de medios al sector privado, aquel que solo se pueden pagar los más poderosos. Con Valcárcel, la sanidad pública, la educación pública, la seguridad pública y el patrimonio cultural y natural de la región se han desviado hacia el sector privado, concertado y centrado en una minoría pudiente de murcianos que se han enriquecido a nuestra costa.

    ¿Vamos a seguir apostando por un modelo que favorece a unos pocos y castiga a la casi totalidad de murcianos? El modelo Valcárcel es el que hace que la renta por habitante en la Región sea de las peores de España y que, aun en una situación de crecimiento económico como el que hemos obtenido, nuestra convergencia con España se hace cada día más difícil.

    El modelo de crecimiento de Valcárcel es el del pelotazo para unos pocos, mientras jóvenes y mujeres con empleos en precario y miles de pensionistas en la región siguen esperando a ver cuánta es la parte que les toca de ese crecimiento. ¿Para cuándo habrá estabilidad en el empleo (en 2005 estábamos 8 puntos por encima de la media en temporalidad), para cuándo un menor abandono escolar temprano, en donde estamos los segundos peor situados de todo el conjunto de España, y para cuándo complementos a los perceptores de pensiones no contributivas? ¿Para cuándo una mejor distribución de la riqueza que entre todos generamos?

    Es intolerable la ineficacia de un Gobierno que no ha sabido aprovechar la buena coyuntura económica ni la entrada de Fondos Europeos para crear y redistribuir riqueza en la Región, a lo que se suma un modelo de financiación autonómica, aprobado por el PP, que no ha servido para contrarrestar nuestra pobreza. El crecimiento económico logrado por la Región de Murcia en los diez años de Gobierno del PP sólo han servido para hacer “más ricos a los ricos”, mientras que los trabajadores y pensionistas “recogen las migajas” de la bonanza económica. Valcárcel ha favorecido que la región se haya exprimido en beneficio de unos pocos, agotando los recursos naturales y poniendo en venta la región al mejor postor.

    Podemos decir que la política del Partido Popular en los últimos ocho años ha consistido en cebar la demanda interna con más hipotecas, más vivienda y más consumo pero no invirtiendo en tecnología, ni en formación, que es nuestro futuro. De ahí que pueda poner en duda el legado económico del Partido Popular, que ha mirado siempre a corto plazo pero sin una perspectiva económica a medio y largo plazo. La industria ha sido la gran perdedora en la política de Aznar y el PP. Las consecuencias ya están a la vista, deslocalización industrial, pérdida de competitividad, falta de avances en el protocolo de Kyoto, pérdida de tejido industrial.

    Apostarlo todo al ladrillo, un sector donde prima la precariedad y el “pan para hoy y hambre para mañana” es un error por mucho que deba ser unos de los pilares indiscutibles del crecimiento económico de la Región. La Región necesita un nuevo gobierno progresista que invierta en la educación de nuestros hijos, que apueste por dotar de más recursos y una mejor planificación a la maltrecha sanidad pública murciana, que se preocupe realmente por aumentar las plantillas de policía, que destine presupuestos para unos de los pilares básicos del crecimiento económico sostenible como es la Investigación, el Desarrollo y la Innovación Tecnológica para hacer más fuertes y más competitivas a nuestras empresas y a nuestros productos, que busque una solución al modelo turístico de cantidad ya agotado por uno que apueste por la calidad turística y que corrija la pésima política y resultados industriales que arrastramos de los gobiernos del PP con la que se conseguirán empleos más estables y un crecimiento más equitativo y sostenible para la Región.

    En definitiva, la Región de Murcia necesita un cambio profundo en sus instituciones y gobernantes hacia posiciones más sostenibles que repercutan en el bienestar de todos los murcianos, con una ordenación del territorio respetuosa con el medio ambiente y con los espacios naturales que no son otra cosa que el patrimonio ecológico y cultural de todos los murcianos. No seré yo quienes les diga a quien deben votar, será su decisión en base a estos datos u otros que consideren. Pero tengan muy presente qué es lo que quieren, qué es lo que más les interesa y qué modelo de desarrollo necesitan los murcianos, háganlo por encima de la propaganda partidista y los problemas interesadamente creados para despistarnos y confundirnos de lo verdaderamente importante para nuestro día a día.

    En esta Región se está llegando a unos niveles de corrupción que no difieren de los del GIL marbellí. Aquí, los corruptos no dimiten ni son cesados, sino que acosan a los funcionarios honestos, insultan a los medios independientes, descalifican a los partidos de oposición, ignoran a las asociaciones ciudadanas que denuncian sus tropelías y engañan a la opinión pública con la quimera del oro inmobiliario. Los once años del gobierno Valcárcel han estado dedicados a poner todos los recursos de la administración pública al servicio de los intereses especulativos del sector inmobiliario, que a su vez se ha convertido en el principal sustento del PP.

    Si Murcia no quiere seguir la deriva de Marbella, debe emprender cuanto antes una profunda regeneración democrática de sus instituciones, sus cargos públicos y sus valores cívicos. El ciclo político de Valcárcel debe llegar a su fin. Ha comenzado la cuenta atrás: en el plazo de un año, habrá elecciones autonómicas y municipales. Esperemos que los murcianos no cometan el mismo error que cometieron los marbellíes al avalar con su voto la corrupción organizada. Si el PP obtuviera de nuevo mayoría absoluta, la marbellización de la Región se habría consumado. Todo depende de ustedes.


    PEPERUFO.

    13 comentarios:

    REXER dijo...

    BRILLANTE, CADA DIA SUPERANDOTE.

    socialista andaluz dijo...

    Tiene mucho mérito lo que haces, felicidades.

    Ottinger dijo...

    Encontré este bog por casualidad. Muy interesante y bien desarrollado.

    PEPERUFO dijo...

    Bienvenido ottinger,

    Te animo a que bucees por los articulos y posts de meses anteriores, vas a encontrar cosas que te van a gustar.

    Un abrazo y gracias.

    Anónimo dijo...

    te habarás quedado tranquilo, no?

    jejejee

    Anónimo dijo...

    Sigue, tio. Hay que decir las cosas claras de una vez o en unos años volveremos a limpiarnos el culo con tormos, si dejan alguno sin cemento.

    PEPERUFO dijo...

    Compañero si preguntas si me he desahogado la respuesta es evidente, SI, pero todavía me queda mucho dentro para desgracia de los señores del PP.

    :-)

    Larrazábal El Mono dijo...

    Que bárbaro el tío.

    __Dan__ dijo...

    holas si que me refería a que te habias desahogado.

    Nos queda a todos mucho.

    ¡¡OTROS 4 años del PP en la oposición!!

    Luchemos por ello.

    Enhorabuena por el blog

    PEPERUFO dijo...

    Gracias por visitar el blog.

    Anónimo dijo...

    en dos palabras cojo nudo

    metatron dijo...

    Murcia necesita un cambio, Murcia necesita un gobierno presidido por Saura!!

    Sigue así peperufo, este escrito a imprimirlo y a darle salida!!

    el del mañicomio dijo...

    Al margen de opciones políticas creo que el análisis de la situación de la región es muy bueno. Lástima que esas campañas de manipulación de la opinión pública que comentas funcionen tan bien, y que la campaña pro-trasvase sirva para enfrentar comunidades y distraer la atención de los verdaderos problemas.