Twitter @Peperufo

    Sigueme en Twitter

    martes, 29 de enero de 2008

    LOS NUEVOS SOVIETS ESPAÑOLES: PIRUETAS DEL PARTIDO POPULAR





    El Partido Popular en su afán de prometer prometer hasta meter se nos está disfrazando en un peligroso partido comunista defensor de la causa del pobre y del oprimido. Estos liberales desenfadados, aquellos que durante años han pedido y casi rogado que no se toque el mercado aludiendo que los gobiernos no deberían intervenir en la economía, hoy se desgañitan exigiendo intervenciones estrella en la economía cual soviets trasnochados. Muy mal debe andar de fe esta derechona española para renunciar (solo momentaneamente claro) incluso a su mayor carga ideológica, el liberalismo económico. Es chocante, cuando menos, escuchar a Rajoy o Acebes, más aún a Pizarro, hablar de microeconomía, de hipotecas y de viviendas. Los mismos que desprecian las ayudas y las subvenciones. Ellos que fueron los ingenieros del boom inmobiliario, de la loca escalada de precios "si los pisos están caros es porque los españoles pueden pagarlo" decían. Nos pasamos años quejándonos del precio de la vivienda y cuando se modera (o desciende) nos damos cuenta de que es un problemón de no te menees. Se modera el consumo y se equilibran las exportaciones y nos parece terrible cuando era lo que muchos organismos internacionales nos aconsejaban. ¿Pero en qué quedamos?


    Queridos paisanos y paisanas, bienvenidos y bienvenidas al sistema capitalista. Es aquel que hemos elegido, el que nos configura desde hace algunas décadas. La hipotecas, los tipos de interés, el ipc...todos estos conceptos no han nacido hoy ni surgieron ayer de la nada. Y así, cuando Rajoy pide que se tomen medidas contra la inflación no sabemos a qué se refiere porque no plantea nada concreto, nunca lo hace. Sabe perfectamente que la subida de los precios tiene su explicación en el auge del precio del petroleo y en escasez de materias primas por la entrada al capitalismo de potencias emergentes como China o India. Que es el Banco Central Europeo quien tiene la mano en este asunto y que las soluciones no nos gustarán (subidas de tipos). Si pide medidas al gobierno, si las exige tan encarecidamente y se queja del precio del pan, lo único que se me ocurre es lo siguiente: que el gobierno fije el precio máximo de un barra de pan o de un litro de leche.

    Esto supondría a la par el aplicar un sistema de economía mixto (cuando menos), la intervención del Estado en el mercado, la antítesis de las tésis liberales que defienden los Pizarro y compañía. Si lo decidimos, podemos ponernos a la par de la URSS o de Cuba si tanto gusta. Pero es que luego los señoritos populares se quejan de la nueva ley del suelo porque limita e interviene en el planeamiento urbanístico poniendo "límites" y "cotos". Que gustaba más la selva africana que había antes. Se quejaban de que el gobierno pudiese intervenir en Opas para patrocinarlas. Hoy piden intervenciones raudas en la economía. ¿Será Mariano Rajoy el nuevo Fidel Castro hispánico? Parece que tiene las recetas pero no quiere darlas. En realidad no sabe que hacer con la economía y eso denota que no haría nada muy diferente a lo que plantea Solbes. Eso sí, queda muy estético (a la par que ridículo) el culpar a Zapatero de la crisis económica que azota el mundo y que tiene en el borde de la recesión al amado Bush. Desde luego el mejor favor que puede hacer a nuestra economía es no alarmar, no infundir miedo en los inversores, en los consumidores, en los empresarios. Hay miles de puestos de trabajo en juego y da la sensación de que el PP se pirra porque miles de ciudadanos queden en la calle embargados por los bancos. ¡Vaya patriotas estos señores¡ Cuanto peor, mejor. Solo ese planteamiento, al margen de otros, sería merecedor de una reprimenda electoral histórica.

    Y siguen sin aclararse. Ayer pedían a Zapatero medidas para paliar las subidas hipotecarias, como si los tipos de interés fuesen competencia del presidente. Hoy el partido socialista exime de 400 euros en Irpf a los asalariados y pensionistas, una rebaja de impuestos como siempre ha defendido el PP, y no les queda otra que quejarse. ¡Es comprar el voto dicen! Ellos siempre tan dispuestos a comprar votos (hay sentencias), medios de comunicación y conciencias. ¡Será que de eso saben y mucho! Tampoco les gusta. No le ha gustado a la izquierda más social precisamente porque se desliza una tesis con tufo liberal. ¡Pero tampoco les gusta! Ellos sí pueden, verán. Prometen el oro y el moro sin explicarnos como lo van a financiar; eso no es comprar votos, eso es proponer. Sale el gobierno a defender esa rebaja detallando cómo se financiará y lo que costará y es comprar votos. ¡Si no quieren esos 400 euros que los ingresen en mi cuenta oiga! Es como si mañana sale el PP a prometer una fuerte inversión en energías renovables y la izquierda en bloque saltase a la yugular. Raro raro raro.

    Esta campaña electoral veremos al Partido Popular defendiéndo el coto del humilde y arrogándose en el patrio amigo del obrerito. Son los mismos que proponen rebajas fiscales humeantes al mismo tiempo que prometen 400.000 plazas de guardería y aumento de pensiones y se quedan tan panchos. El milagro de los panes y los peces 2000 años después. Ingresos menos gastos, es muy sencillo. Son los mismos que siempre han defendido a los poderosos y a los grandes capitales, los que tienen el favor de los poderes fácticos. Los que dejaron a España a la cola del gasto social y de la inversión en educación e infraestructuras. Son los señores del ladrillo hipnotizando otra vez al obrero. Ya no saben que vender. Si Zapatero promete 2 millones de puestos de trabajo ellos prometen 2,2 millones. Si prometen los socialistas 300.000 plazas de infantil ellos suman 100.000 más. No ocultan ya, después de la nominación de Pizarro, que meteran la tijera a todo lo que puedan porque este señor es un firme defensor de la privatización de la sanidad y la educación. El sistema público será el primer derrotado en un gobierno presidido por Rajoy. El dinero en el bolsillo de los españoles dicen. ¡Y ustedes presidiendo a dedo los consejos de administración de las empresas de todos los españoles! ¡Mucho morro se gastan estos fariseos!

    Lo dicho, esta derechona no sabe ni donde está. Que si la cesta de la compra, que si el euribor, que si las hipotecas. 4 años sin mencionar la economía y ahora se destapan. No tienen credibilidad. No son leales pues desean nuestro fracaso como sociedad, que se hunda la economía, que el sistema quiebre. Se divierten con las grietas y con el sufrimiento del parado, desean el caos. Además, y esto es lo peor, no han renovado su talante. El caso flagrante de las sedaciones en el Severo Ochoa ha vuelto a poner en evidencia que estos señoritos no han cambiado un ápice, son los mismos. Ni una disculpa, ni una sola responsabilidad política. Mutis y a hablar de las hipotecas. Qué poca vergüenza.

    Comentarios.

    3 comentarios:

    Anónimo dijo...

    tu lo has dicho, es el colmo de la hipocresia

    Julio dijo...

    Coincido que con tu reflexión pero voy más allá: aun y todo convencerán a unos cuantos miles. Es lo triste de todo esto.

    María González Veracruz. dijo...

    Te he dedicado el post q me sugerías hace unos días.

    Gracias por la parte q m toca en este post ;)

    Saludos!