Twitter @Peperufo

    Sigueme en Twitter

    sábado, 23 de junio de 2007

    LA MORAL DE LOS SEÑORES DE LOS ANILLOS: EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA ES PECADO.





    Los obispos, unos señores de moralidad intachable, la han emprendido con la nueva asignatura Educación para la Ciudadanía con el argumento de que el Estado se arroga el papel de educador moral que hace la Iglesia y esto –dicen- es impropio de una democracia. A sus reverendísimas les parece gravísimo que la escuela fomente el respeto al otro, aunque sea homosexual o mujer, que promueva el rechazo a la discriminación y a la injusticia social, que enseñe a valorar los servicios públicos y los bienes comunes o que explique a los alumnos cuándo se producen violaciones de los derechos humanos. Y como son hombres de paz –porque en la Conferencia Episcopal las únicas mujeres son las de la limpieza- han declarado la guerra a la asignatura sin pegar más tiros que los epistolares, para que sean los padres y los colegios quienes la combatan y, de paso, incumplan la ley, porque sus ilustrísimas sólo se mojan con hisopo y agua bendita.

    Como el monopolio no les ha impedido actualizarse, los señores de los anillos habían ido ampliando la moral cristiana a todas las facetas de la vida y hasta de la política. Ya se sabe –lo ha dicho el Vaticano- que es inmoral ir como un loco por la autopista, como lo es negociar con ETA y rendirse. La unidad de España en un “bien moral”, aunque los nacionalismos no cometerían pecado si pretenden alterarla por métodos pacíficos. El divorcio es inmoral y si es “exprés” más inmoral todavía; del aborto y de la biomedicina ni hablamos, porque es ya es territorio del Anticristo. Y así.

    La jerarquía tiene un catálogo amplio de lo que es inmoral, y eso está bien como libro de consulta antes de salir a la calle, pero se echa en falta una relación exhaustiva de lo que es moral de manera indubitada. Ignoramos si es moral, por ejemplo, haber mantenido en secreto durante años los más de 4.000 casos de pederastia que sacudieron a sus excelentísimas en Estados Unidos, o que el pastor de aquel rebaño –obligado a dimitir por el escándalo- se dedicara en cuerpo y alma a trasladar sacerdotes de una parroquia a otra para encubrirles. Tampoco sabemos de dónde han salido los más de 50 millones de dólares que la Curia ha pagado en acuerdos extrajudiciales para evitar que los sacerdotes responsables de los abusos sexuales a menores se sentarán en el banquillo, o si esto es lo que la Iglesia entiende por obra social.

    De los jueces, por cierto, ya ha hablado el portavoz de la Curia, Martínez Camino, quien nos ha revelado que ni pueden ni deben gobernar a la Iglesia. Es verdad que lo decía ante el proceso abierto al arzobispo de Granada, Javier Martínez, al que un sacerdote denunció por coacciones, acoso moral, lesiones, injurias y calumnias. El atrevimiento judicial clama al cielo, teniendo en cuenta además que el arzobispo exuda moralidad, y si tiene que ir a declarar lo hace como un santo, rodeado de fieles rezando el rosario.

    Una extensa narración acerca de la moralidad se contiene en los informes redactados por dos religiosas, María O’Donahue, y Maura McDonald, acerca de los cientos de violaciones de monjas y novicias cometidas por sacerdotes y obispos en 23 países, en su mayoría africanos, conocidos -y consentidos- por la Santa Madre Iglesia desde hace años. Uno de los episodios que se relatan es el de un sacerdote que violó a una monja, la dejó embarazada y la obligó a abortar. La religiosa murió y el sacerdote ofició sus funerales en un acto de moralidad sin precedentes.

    De vuelta a casa, nuestros guías del alzacuellos están muy preocupados por la competencia que se les viene encima con la Educación para la Ciudadanía. Y es que a un niño que en la clase anterior le han contado que hombres y mujeres han de ser iguales en la familia y en el mundo laboral es difícil explicarle luego por qué la Iglesia sacraliza la desigualdad entre géneros o discrimina a la mujer en las estructuras clericales.

    Con todo, lo que más alarma a la Curia es que se enseñe a los niños que la homosexualidad, “cuyo origen psíquico permanece en gran medida inexplicado”, según reza el Catecismo, es, realidad, una opción sexual, y no una prueba divina. Y que, en contra de la moral católica –“las personas homosexuales están llamadas a la castidad” y a “unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que puedan encontrar a causa de su condición”-, pueden casarse y constituir una familia tan respetable como la formada por dos personas de distinto sexo.

    Sostienen los enviados de Dios en la Tierra que el Estado, además de financiarles, debe limitarse a explicar el ordenamiento constitucional y las “declaraciones universales de los derechos del hombre”, así en plural, y que a nadie se puede imponer una formación moral no elegida por él o por sus padres. Hubiera sido un buen consejo en otro tiempo, cuando compartían cruzada y sacaban bajo palio a dictadores. ¡Por Dios, lo que hay que aguantar!

    Juan Carlos Escudier

    Comentarios.

    6 comentarios:

    zurdo dijo...

    Ratzinger convierte en pecado adelantar con el coche
    00:02h. del Viernes, 22 de junio.

    tlaxcala.es

    La Iglesia católica pone nuevas trabas para que sus feligreses alcancen el paraíso. A día de hoy no tratan del preservativo ni del aborto, aún en caso de que ponga en peligro la vida de uno de los dos o de ambos. Esta vez hace uso de su capacidad como agente civilizador y se encarga de la educación vial.

    Adelantar con el coche se convierte en pecado. Nada indican si poniendo o no en riesgo las condiciones de seguridad de los demás automóviles. Los vehículos, amonesta la Santa Sede, “más que servir a un uso prudente y ético para la convivencia o la solidaridad y al servicio de los demás”, son habitualmente un instrumento de “abuso”.

    Los valores éticos martillean al vasto número de ciudadanos. El Cardenal Raffaele Martino convoca a los medios para difundir sus ideas didácticas. El culto al alma le queda obsoleto a las nuevas líneas de discusión del equipo de Gobierno de Benedicto XVI. No se puede permitir la pérdida de feligreses en las carreteras.

    No dice nada, en cambio, de los valores éticos que supone estar callados frente a las guerras injustas de los poderosos ni de lo que supone orquestar leyes caníbales para los jóvenes precarios, los inmigrantes o los países colapsados de deudas por el FMI, el BM, la OMC y grupos de presión usurpadores. Aquí la moral viene silenciada. Tampoco dice nada de lo que significa el uso irresponsable del petróleo ni de los métodos salvajes para conseguirlo.

    Llama la atención, por peculiar, la división que hace de los parroquianos de las carreteras, “divididos en cuatro categorías: los viajeros, las prostitutas, los niños sin familia y los vagabundos”. El punto de vista cuanto menos es novedoso y especialmente errado. Las prostitutas de las travesías y tramos urbanos más que impedir el adelantamiento regulan el tráfico de los furtivos “viajeros” que aminoran la marcha. Los niños sin familia, cuando no están recluidos en centros estatales, poco o nada pueden hacer para motivar los adelantamientos. Y los vagabundos caminan por las ciudades, ya que bajo las carreteras llueve y no hay puntos de reparo.

    De la doble moral del Papa Benedetto XVI nos quedamos sólo con la parte de los “viajeros”. Hay que tener en cuenta que por un lado están los que conducen (potenciales pecadores) y por otro los que tienen chófer y se libran de las brasas eternas en detrimento de sus conductores.

    El gabinete de la Iglesia católica lanza una batalla contra los adelantamientos de automóvil. Ante esta nueva normativa católica de circulación habrá que preguntarse si los que rodamos en bicicleta hemos ganado puntos para el carné celestial que bíblicamente revisará san Pedro o si estamos fuera de toda norma, de nuevo, por no utilizar petróleo trasformado en nuestros desplazamientos ecológicos.

    larepublica.es

    Anónimo dijo...

    muy bueno

    Anónimo dijo...

    El Gobierno regional elimina los contenidos más polémicos e ideológicos de la asignatura Educación para la Ciudadanía

    Cientos de padres han anunciado que objetarán la enseñanza de esta materia, que no se impartirá hasta el curso 2008-2009

    El Gobierno regional, a través de la Consejería de Educación y Cultura, prepara importantes cambios en los contenidos curriculares de Educación para la Ciudadanía, la polémica asignatura obligatoria para Primaria y Secundaria impulsada por el Ejecutivo del PSOE que, al menos en Murcia, no se implantará hasta el curso 2008-2009.
    Según el director general de Ordenación Académica, Luis Navarro, estas modificaciones fueron acordadas en varias reuniones que las comunidades autónomas mantuvieron con la responsable de Educación del Partido Popular, Ana Pastor. Son cambios que eliminan los contenidos más polémicos de la materia, como los ideológicos o los que hacen referencia a orientaciones sexuales. En su lugar, según Luis Navarro, se potenciarán aspectos orientados a transmitir el conocimiento de los principios constitucionales, los valores que fomenten la convivencia de las personas y los derechos y deberes de los ciudadanos. "Desde el Partido Popular se ha dejado claro que no queremos utilizar esta asignatura para inculcar ningún tipo de ideología ni doctrinas que corresponden exclusivamente a los padres", indicó el director general de Ordenación Académica, que añadió que el borrador de esta asignatura para la Comunidad Autónoma de Murcia "huye del adoctrinamiento, que es la principal preocupación cuando se habla de Educación para la Ciudadanía".
    Por ello, Luis Navarro pidió "calma" a la comunidad educativa y sobre todo a los padres que ven con malos ojos la implantación de esta nueva área evaluable. "Muchos padres están preocupados por las informaciones de medios nacionales o por la posición del Ministerio de Educación, pero es pronto para objetar, ya que aún no conocen cuál va a ser el contenido curricular de la asignatura en la Región y no lo han podido analizar".
    Asimismo, Navarro dejó claro que la Consejería aplicará los dictámenes de la LOE en este sentido "por imperativo legal, no porque compartamos los planteamientos. Esta asignatura no es necesaria en las aulas".

    Anónimo dijo...

    ¡¡¡Qué puñeteros estos curas!!!
    Cuando en los años 50-60, los Onésimos y Ramiros, nos atiborraban de "Formación del Espíritu Nacional", estaban más contentos que unas castañuelas.
    Pienso que dentro de no muchos años, como sigan así,se van a quedar con el chiringuito vacío.
    ¡¡Cosas veredes amigo Sancho"

    Anónimo dijo...

    Exclusiva: EL PADE DECIDIRÁ EL PRÓXIMOS SÁBADO EN MADRID SU DISOLUCIÓN E INTEGRACIÓN EN EL PP
    24/06/2007
    J. Pons.
    La Comisión Nacional del PADE, liderado por el murciano Juan Ramón Calero, decidirá el próximo sábado su disolución y una integración "honrosa" en el seno del Partido Popular, según han informado fuentes dignas de todo crédito a VMPress. El resultado en los últimos comicios electorales, municipales y autonómicos, ha llevado a la autocrítica a dirigentes y militantes, por lo que la mayoría de los 23 integrantes de la dirección nacional ven con buenos ojos esta acción, que se realizaría a nivel nacional. "Creemos que es lo mejor, a la vista del resultado electoral", dijeron. No obstante, Juan Ramón Calero no se pronunciará al respecto hasta el próximo sábado. Por su parte, el coordinador regional del PADE, José Juan Cano Vera, preguntado por esta redacción, señaló que "yo tengo mis serias dudas y de ser así el tema hay que madurarlo mucho", añadiendo que esta sería una decisión a nivel nacional "pero muy difícil a nivel regional por la corrupción que impera en el PP de Murcia". El acuerdo será final si se decide la disolución del PADE para de esta forma "unificar más la derecha española".

    Anónimo dijo...

    No me sorprende la actitud de los Obispos alentada por la extrema derecha de este país. En términos políticos, lo que pretenden es rentabilizar cualquier conflicto fraguado estratégicamente para derrocar a ZP: matrimonio homesexual, aborto, educación para la ciudadanía, etc., todo sirve.

    El único criterio que guían estas acciones es la de seguir confundiendo a la sociedad e intentar mermar nuestros derechos civiles. Crear, allá donde gobiernan (Murcia es un paradigma), un Estado dentro de otro Estado, con un marcado carácter inspirado en el nacionalcatlicismo. Sus alianzas con estos sectores son vitales para mantenerse en S. Esteban (la UCAM representa a los del OPUS y a los kikos).

    Ya no se trata de la defensa del catolicismo, el tema de fondo es deslegitimar todo aquello que se haya aprobado en el Congreso de los diputados con el gobierno Zapatero.

    Resumo, si no pueden gobernar desde Madrid, el objetivo del PPRM es llamar a la desobediciencia civil uniéndose a la ultraderecha nazionalcatólica, un discurso que entienden en rentable en términos electorales. No soportan ser ninguneados en el Congreso y pasan directamente a la ilegalidad al no aplicar la legislación estatal en Murcia.

    Elena