Twitter @Peperufo

    Sigueme en Twitter

    viernes, 28 de septiembre de 2007

    DE LA CRISIS INSTITUCIONAL DEL SISTEMA A LA MEDIOCRIDAD DE LA CLASE POLÍTICA: ¿HACIA UNA REFORMA CONSTITUCIONAL?



    Ibarretxe y los miembros conservadores del Tribunal Constitucional acaban de gastar las últimas bombonas de gasolina para que la fogata no decaiga. Las maniobras oscuras de unos y las cartas marcadas del iluminado guadari nos garantizan meses de confrontación, banderas a gogó y disparates dialecticos varios. No lo duden, hoy en Génova se descorcha champagne y se vitorea al gran Ibarretxe. Lo de los coleguitas del TC ya está descontado porque lo tenían todo bien atado.

    A mí estas cosas no solo me decepcionan si no que me aburren. Cuando parecía que ibamos a encarar una campaña donde los temas estrella iban a ser la vivienda y la economía, nos encontramos con que los dos extremos de la cuerda pretenden extasiarnos hasta la extenuación con la Unidad de la Patria y los Derechos de Autodeterminación. El papelón como siempre para un Zapatero a quien el rumbo de los acontecimientos parecen darle la espalda por momentos. Tendrá que "arremangarse" una vez más para ofrecer cordura al debate pero no dudrán en culparle de que estas cosas sucedan ahora y no ayer (aunque ayer sucedían igual).

    El Tribunal Constitucional es un circo patético donde unos cuantos señores se pisan las barbillas para ganarse el favor y la palmadita de sus benefactores. El sector conservador parece empeñado en dar batalla y en trasladar los duros enfrentamientos diálecticos del parlamento a esta institución hasta hoy respetada y admirada. Ahora, de la noche a la mañana, hay recusaciones que se aceptan, tratas para llevar adelante los procesos, exigencias de dimisiones varias, lo que unido al descrédito de un CGPJ secuestrado por el Partido Popular nos pinta un cuadro nada estético. Hay quienes ya piden reformas que rescaten la dignidad de esta institución.

    Llevamos además un par de semanas en las que el rey recibe golpes de todos lados. Que si el senador del PNV, que si el periodista de mala uva, que si unos jóvenes radicales a los que los medios prestan minutos y minutos de publicidad, que si una revista satírica desnuda a los principes, que si en un pueblecito andaluz se pide un proceso de restauración republicano. Pero no hay olvidar que quien primero disparó contra la monarquía fue esa extrema derecha que hoy tiene encandilado al Partido Popular: Losantos en su púlpito católico y el "demócrata" Ynestrillas, ambos con reiteración y alevosía. Parece en definitiva que ya no es un tema tabú y que la monarquía tendrá que sudar mucho la camiseta para sobrevivir en una sociedad que no entiende las partidas multimillonarias destinadas a estos señores mientras los jóvenes no pueden acceder a una vivienda digna o mientras nuestro sistema sanitario persiste con innumerables carencias. Las balas ya no vienen solo de un lado y eso debe hacernos reflexionar. ¿También son necesarias reformas en este apartado?

    En este contexto aperece la segunda parte de una película con final infeliz, el Plan Ibarretxe 2, con la cara lavada pero la conciencia más que sucia. No seré yo quien ponga en entredicho que sea positivo consultar a la ciudadanía pero sí que es exigible a los gobernantes que se tomen medidas dentro de la legalidad y en post de la convivencia. Esta propuesta tiene mucho de propaganda y poco de contenido, pues su validez jurídica es nula y puede que además sea anticonstitucional. ¿Qué pretende el señor Ibarretxe? Todo apunta a que estirarán todo lo que puedan y después enarbolarán un discurso victimista para culpar al estado opresor de los males de EuskalHerria. Además contarán con la inestimable colaboración de un partido popular que redoblará su discurso vascófobo con lo que quizá el PNV pueda tomar bastante oxígeno en las elecciones que el lehendakari ha prometido para después de su consulta (se haga o no).

    Volverán a la palestra los fantasmas del franquismo y del peor nacionalismo, el excluyente. En este mercado tienen las de perder aquellos que se posicionan en la centralidad de los planteamientos por cuanto, ó recibirán palos ó serán olvidados, cuando no abandonados y apestados por la opinión pública encendida por el debate visceral: el eje Zapatero-Gallardón-Imaz. Creo sinceramente que estos tres personajes no pueden permanecer callados y deben exigir su cuota de protagonismo frente a las radicales que nos acontecerán. Porque nos esperan semanas de banderas (a ver quien la tiene más grande), de gritos y mecheros, de ver quien la dice más gorda, de choques incendiarios, allí donde los Acebes, Zaplana y Rajoy se sienten más a gusto, como son las cosas, cuando parecía que eran carne de despido..

    Es ahí donde la sociedad española debe plantearse ciertas cuestiones en aras de no perder el pulso de la convivencia entre españoles. Y debe reaccionar ante los mensajes apocalípticos para censurarlos y exigir cordura en el debate. La Constitución no es intocable pero mientras esté en vigor, hay que respetarla. Si como parece y como es lógico después de 30 años, esa Carta Magna hecha con la mirada amenazante del franquismo y de los poderes fácticos no gusta o se queda grande o pequeña, hagamos todos un ejercicio de sinceridad política y abramos el melón para reformarla entre todos. Para ello considero primordial que los Rajoy, Ibarretxes y Alcaraces pasen a la historia con contundentes derrotas electorales porque con ellos, jamás se alcanzaría un acuerdo, porque su supervivencia política se nutre y depende precisamente del desacuerdo y la confrontación.

    El futuro es el eje Zapatero-Gallardón-Imaz. Con ellos se podrían hacer reformas, se podrían alcanzar acuerdos y conseguiríamos pactos que nos beneficiarían a todos. Cederíamos todos y seguro que conseguiríamos un encaje más racional y estable de nuestras instituciones (no sin la dificultad inherente claro). Entonces, con representantes políticos dignos, podemos hablar de autodeterminación, de republica, de recuperar competencias para el estado o de blindar la Unidad de España. Mientras tanto lo único que hacemos es alimentar a los cuervos políticos que solo miran por su interés particular dando la espalda a los ciudadanos. Es para pensarselo.

    Comentarios.

    11 comentarios:

    JuanPalomo dijo...

    plas plas plas plas un 10

    Anónimo dijo...

    Completamente de acuerdo. No nos engañemos, el PP no defiende España, defiende el nacionalismo español. Son otro partido nacionalista mas.

    perropépe dijo...

    Efectivamente, hay que abrir la caja de la "constitución", sacar algunas cosas y meter otras. La carta magna que se consensuó hace casi 30 años en un momento político que nada tiene que ver con el actual debe contener las aspiraciones y deseos para el futuro de los españoles, y no me refiero solo a los relacionados con los nacionalismos. Pero efectivamente, con la clase politica que tenemos será imposible, y no veo esa derrota en las urnas de la que has hablado en repetidas ocasiones, cabe incluso que un "acontecimiento inesperado" acorte las distancias o que Zapatero pierda el apoyo popular del que goza. En definitiva, estoy preocupada, y no puedo hacer nada, salvo ir convenciendo a todo el que se deja.

    rojo dijo...

    Como siempre estás genial. Desde Cádiz, un fuerte abrazo y pa lante que somos un montón.

    Chema dijo...

    Acertadísimo y claro el artículo.

    osamacule dijo...

    Aunque en algunas cosas podría estar de acuerdo, pero para mi opinión hay una gran diferencia que de momento es insalvable: para "los españoles" o los que defienden la unidad de España tal y como se entiende ahora, y lo que dice la constitución es que la soberanía recae en el pueblo español. Para los que como yo nos consideramos catalanes y no españoles (aunque si ya se lo que pone mi DNI y tal y pascual.....) la soberania reside en el pueblo catalan para decir su futuro. Igual pasa con vascos y gallegos. Lo siento pero para decidir el futuro de mi pueblo no puedo estar a expensas de lo que piense un buen señor de Cuenca o de Salamanca. Y no es que yo sea un irredento independentista, es más la idea de una Repúbica española confederal me atrae mucho, però viendo la clase pólítica española ( PP y PSOE) lo veo muy difícil, y la verdad continuar viviendo en un país donde tu elementos culturales más básicos (lengua, cultura popular, tradiciones jurídicas....) son sistemátticamente pisoteadas y menospreciadas pues hay para pensarselo. Que yo sepa de momento el catalan y su cultura forman parte de España, però yo no veo a los españoles defendiendolos y protegiendoles. Si hacen todo lo posible por ocultarlo y por ejemplo no permitir que sea oficial en europa!!! Pero bueno, supongo que hay opiniones para todo, solo pedimos algunos que nos dejen la libertad de conocer la opinió del pueblo a trvés de una consulta ¿por que os da tanto miedo? ¿Quizás pensais que va salir el Sí?

    Briman dijo...

    Tengo que decir que tras mucho tiempo sin aparecer por aquí, me he encontrado con un artículo muy bien llevado y con el que estoy de acuerdo en prácticamente todo.

    Sólamente un "pero", y es que tus colores te pierden y eres incapaz de colocar a ningún miembro del actual gobierno socialista dentro del grupo de políticos que deben desaparecer del mapa cuanto antes para que esos pactos y reformas que solicitas puedan llegar a buen puerto.

    Saludos.

    Anónimo dijo...

    Hola,

    De acuerdo 100 % con BRIMAN. Siempre es culpa de los de enfrente (PP, etc) nunca de los tuyos.

    ¿No te merece ningún tipo de crítica el comportamiento del PSOE o del gobierno? ¿Crees que Zapatero está haciendo todo lo que debe para evitar situaciones ilegales en el Pais Vasco de materialización no muy lejana a este paso?

    ¿No tiene ninguna responsabilidad el PSOE o el gobierno en la parálisis del CGPJ?

    La (evidente) politización del TC ¿es sólo culpa del PP?

    Un poco de ecuanimidad nos dice que no todo es como tú lo pintas Peperufo. No todo es culpa del PP, sobre todo cuando quien ganó las últimas eleeciones fue el PSOE y lleva ya unos pocos de años en el gobierno.

    Anónimo dijo...

    OSAMACULE:

    Dices: "y la verdad continuar viviendo en un país donde tu elementos culturales más básicos (lengua, cultura popular, tradiciones jurídicas....) son sistemátticamente pisoteadas y menospreciadas ..."

    ¿Puedes concretar un poco? ¿En qué pais vives y cómo se pisotean y menosprecian sus elementos culturales básicos?

    Mäs que nada para que se puede discutir la realidad de lo que dices de manera concreta, y no sobre afirmaciones genéricas que suenan a victimismo. nopcoidentificar

    aurora dijo...

    Hay algunas cosas que no entiendo. Veamos: imaginemos que Ibarretxe convoca el referéndum. Obviamente en unas comarcas triunfará el sí y en otras el no. Esto mismo puede aplicarse a las poblaciones. Puede incluso darse el caso de que el sí triunfe en unas provincias y el no en otras. En concreto parece ser que Álava es claramente contraria a la secesión. En tal caso, ¿podrá Álava autodeterminarse respecto de Euskadi para seguir formando parte de España?

    Lo mismo que digo de Álava podrá plantearse de las comarcas, poblaciones y aldeas. ¿Quién les niega su derecho a la autodeterminación? Porque este derecho, ¿dónde empieza? ¿Dónde acaba?

    Con el caso de Navarra se me plantean dudas similares. A veces da la impresión de que los mismos que claman por la autodeterminación de Euskadi respecto de España niegan este hipotético derecho a Navarra respecto de Euskadi. Creo que en Navarra claramente se viene votando en todas las elecciones, de forma mayoritaria, a opciones no-nacionalistas.

    De verdad que no pretendo reducir nada al absurdo. Simplemente que alguien me informe y me ilustre, pues yo siempre estoy dispuesta a aprender.

    Un saludo muy cordial.

    Jean Loglalev dijo...

    AURORA,

    Creo muy acertado tu comentario, aunque te aviso de antemano de que habra quien te diga que el planteamiento es simplista, seguramente los mismos que le reconocen el derecho de autodeterminación a las Vascongadas y se lo niegan a Navarra ("es que no es lo mismo", te dirán).

    Pero efectivamente, la cosa no tiene fin, porquse está usando el principio de las nacionalidades de un jurista italiano llamado Mancini de manera perversa, distorsionando su verdadero significado.

    Lo que promulgaba ese autor 8y es razonable admitirlo) se preveía para naciones bajo el yugo coactivo de otras, cosa que fue luego adaptada por las declaraciones de la ONU para aplicarlo a las colonias (Congo belga, Argelia francesa, India inglesa, etc).

    Pero comparar esas situaciones de esquilmación de regiones enteras con desprecio de los derechos de los oriundos de aquellos lugares no puede, ni mucho menos, extrapolarse al País Vasco, por mucho que se diga (hay sujetos dispuestos a mantener cualquier cosa si les hace favor político) que España tiraniza a esa tierra y a sus habitantes.

    El nacionalismo de ese pelaje, querida Aurora, se cura viajando, leyendo, usando el intelecto y estudiando un poco de historia.

    Un saludo