Twitter @Peperufo

    Sigueme en Twitter

    lunes, 20 de abril de 2009

    CAMPAÑA: "UNETE A NOSOTROS, CORTOCIRCUITA LA CRÍSIS"



    John F. Kennedy dijo "no os preguntéis qué puede hacer vuestro país por vosotros. Preguntaos qué podéis hacer vosotros por vuestro país", una frase que quedó para la historia por su profundidad y carga emocional en boca de un presidente y líder que solicita el compromiso de sus conciudadanos para vencer las dificultades que asolaban su país. Kennedy entendía perfectamente que un país no se hace grande gracias a sus gobiernos, sino por el empuje de sus ciudadanos. Sin la ciudadanía, ningún proyecto puede culminar y ninguna dificultad se puede trascender.


    España, como toda la comunidad internacional, se encuentra en una situación de emergencia nacional debido a la profunda recesión económica que está padeciendo. En esta difícil coyuntura surgen algunas preguntas que urge responder: ¿qué podemos hacer los ciudadanos, individual y colectivamente, por nuestro país? Y más concretamente, ¿qué podemos hacer para que nuestro país salga lo antes posible de una crísis económica que se está demostrando devastadora para el empleo y el bienestar de millones de personas? ¿Podemos los ciudadanos contribuir de alguna manera a la acción de nuestro gobierno? ¿Podemos empujar para salir de la crísis económica o somos agentes pasivos sin ninguna influencia sobre nuestra economía nacional y local?


    En lo que concierne a la crísis económica los ciudadanos deben ser conscientes de una premisa básica que no podemos continuar menospreciando: la economía se mueve por expectativas, y es por lo tanto, un estado de ánimo. No sólo un estado de ánimo, pero sobre todo, un estado de ánimo. El miedo, el pesimismo, el lamento, el bombardeo de cifras negativas nos agarra a la crísis; el optimismo razonable, la expresión de la esperanza en la salida, la expectativa positiva, nos aleja de ella. ¿Qué elegimos los ciudadanos? El estado de ánimo de un país es la suma de los estados de ánimo de sus ciudadanos. ¿No podríamos entonces contribuir individualmente y después colectivamente en ese estado de ánimo tan necesario para que tenga lugar la ansiada recuperación económica?


    Los ciudadanos tienen que saber que no existe medida más contundente y eficaz contra la crísis que el cortocircuito social y público de la misma. Las expectativas son determinantes en la Economía, todos lo sabemos. Para explicar esta posición quiero hablaros de "Pigmalion". ¿Quién fue Pigmalión? Pigmalion fue un escultor de la mitología griega que creó la estatua de una bella mujer esperando que cobrase vida, lo que finalmente sucedió. A éste fenómeno en Psicología Social se le llama “Profecía Autocumplida”, “realización automática de las predicciones” ó “efecto Pigmalion”. De igual manera, cuando se realizan afirmaciones y se cree o influye colectivamente sobre la ocurrencia de determinado fenómeno económico o social, éstas adquieren fuerza y se vuelven realidad, tanto para bien como para mal.


    En éste sentido, actualmente abundan predicciones de la situación mundial sobre lo obvio, la crísis económica. Evidentemente, sobran los agoreros que “interpretan los datos de menor crecimiento, inflación, menor construcción de viviendas, etc," dado que también en éstos tiempos existe sobreinformación y datos exorbitantes de todo tipo y para todos los tipos de analistas.

    Si consideramos que el comportamiento de la variación de la actividad (PIB) fluctúa en intervalos (hacia arriba y hacia abajo), pasando entre períodos de auge a otros de depresión, lo cual se conoce en macroeconomía como Teoría de los Ciclos, vemos que son situaciones naturales que se van a dar de tiempo en tiempo, pero sin caer en profecías alarmistas, que empeoran situaciones puntuales en vez de ser evaluadas en su total dimensión. El problema radica en que, tanto en épocas de bonanza (auge), como en momentos de dificultades o desaceleración se sobreestiman las mismas, alargando éstos intérvalos del ciclo, adelantándolo (o atrasándolo) más (menos) de lo debido durante el tránsito que debería ser considerado, como dijimos, más o menos natural a largo plazo.


    En éste sentido, lo que se va a conseguir indiscutiblemente es entrar en una etapa recesiva en forma por demás anticipada al generar demasiadas expectativas negativas, lo cual “esteriliza” (o puede retardar aún más una próxima recuperación) los esfuerzos de política, principalmente monetaria, que vienen encarando los países para darle nuevos empujes al comportamiento de los mercados financieros internacionales, que es donde inicialmente se ha originado la inestabilidad y significativa volatilidad que venimos observando en los últimos meses.



    Por lo tanto, el ciudadano a nivel individual tiene dos opciones:


    - Retroalimentar la crísis: hablar de lo terrible que es la crísis, propagar noticias y rumores catastrofistas (que ciertamente se pueden cumplir), charlar con los amigos de parados, desgracias y ruinas, llevar continuamente a cuestas el discurso pesimista de que todo lo que pueda venir siempre será peor, que la crísis durará muchísimos años, etc.


    - Cortocircuitar la crísis: reconocer la dureza del momento pero expresando expectativas positivas hacia el futuro, hablando de salida pronta de la crísis, reafirmándonos en las garantías de nuestro Estado de Bienestar, resaltando nuestras cualidades como país (que las tenemos y son muchas), confiando en las medidas económicas que se están adoptando en las diferentes administraciones (unas gobernadas por el PSOE, otras por el PP), compartir y dialogar con los demás en positivo, agarrarnos a los datos y cifras que nos muestren una leve recuperación por muy tímida que sea, etc


    Cuando Kennedy afirmó "no os preguntéis qué puede hacer vuestro país por vosotros. Preguntaos qué podéis hacer vosotros por vuestro país" se refería a la capacidad de los ciudadanos para estimular la economía de un país, para levantar a una nación de sus ruinas y emerger fuerte y poderosa, porque un país es la suma de sus ciudadanos, no es solo la acción de un gobierno u otro. No podemos bajar los brazos y caer en el lamento esperando que los políticos, los gobiernos o el Obama de turno nos saquen las castañas del fuego. ¿Y nosotros, acaso nosotros no podemos aportar algo? ¿Somos entes pasivos o ciudadanos activos y comprometidos con nuestro futuro y bienestar? ¿Qué puedo hacer yo por mi país? ¿Qué puedo hacer yo por mi economía?


    Es muy sencillo, acordémonos de Pigmalion. Podemos apostar por la expectativa positiva y renunciar al pesimismo patológico. Podemos renunciar a pasarnos el día lamentándonos de la crísis para pensar en la pronta recuperación. Porque no todos la están padeciendo, porque millones de españoles mantienen su trabajo, millones de españoles tienen un empleo fijo, o son funcionarios, o se encuentran en sectores blindados frente a la recesión como la sanidad o la educación. Estamos acostumbrados a mirar solo la parte "mala", pero tambien tenemos una cara "buena", hemos cometido errores y excesos, pero no todo se ha hecho mal. ¿Dónde está la autoestima como país? ¿Planteamos nuestra propia profecía para que se cumpla?


    Diréis que le explique esto a un parado, que ponga buena cara al mal tiempo. El parado tambien depende de una expectativa positiva. Depende de que un empresario tenga una expectativa positiva y se decida a invertir su dinero para crear empleo. En un clima de pánico económico, de miedo escénico, ningún empresario invertirá, y por lo tanto, el parado seguirá siendo parado. Por lo tanto, ¿qué mejor inversión puede hacer un parado que cortocircuitar la crísis? ¿qué mejor inversión puede hacer un parado que hablar con sus amistades y sus allegados afirmando que la crísis terminará más pronto que tarde? ¿Os imagináis que en la calle, en los comercios, en los bares, no se habla de crísis sino de inmimente recuperación? Es la Profecía Autocumplida.


    Los ciudadanos podemos adelantar esa recuperación. La economía es psicología, es expectativa, es un estado de ánimo. No perdemos nada cortocircuitando la crísis, no nos cuesta dinero ni grandes sacrificios. Es la firme determinación de no hablar de crísis, es el firme compromiso de hablar de lo que haremos cuando ya haya pasado, es la firme promesa de hablar, pensar y compartir solo lo positivo, solo los avances, solo las señales de recuperación. Y que cada cual, en su esfera privada, luche, lamente o se resista a la crísis. Pero que en la calle, no circule, hay que cortocircuitarla, dejemos de retroalimentarla, dejemos de asustar a millones de ciudadanos que tienen capacidad adquisitiva y pueden consumir en nuestros comercios, negocios, empresas. Ellos tienen que tirar la economía, pero no pueden hacerlo si reciben mensajes de miedo, de catastrofe, de pánico. Ahorrarán por lo que pueda pasar y no consumirán. Más empresas tendrán que cerrar y más paro habrá. ¿Por qué no invertir este proceso?


    He tomado la decisión de no retroalimentar la crísis. No me voy a lamentar más ni voy a propagar más miedo, ni voy a caer presa de un pesimismo que solo consigue que nos aferremos a la crísis y que retrasemos su salida. Voy a dejar de mirar a mi gobierno y voy a fijarme en qué puedo hacer yo para colaborar frente a la crísis. Si 50 millones de españoles pensasemos así, la crísis dejaría paso a la recuperación. Quiero que los empresarios sientan confianza en el futuro y que movilicen inversiones, quiero que tengan expectativas positivas, que no se destruya empleo y que despúes se cree en abundancia, quiero que los trabajadores tengan trabajo, quiero que haya consumo y consumidores que justifiquen la recuperación económica, quiero que haya fe donde hay desesperanza, que confiemos en nuestro gobierno, en nuestro país, en lo que somos, porque de ello depende nuestro futuro y el de nuestros hijos.


    Apostemos pues por boicotear el discurso de la crísis, no hagamos caso al mismo, está ahí, sí, la crísis es real, pero podemos perpetuarla o empezar a superarla. Boicot a la crísis en la calle, en las cafeterías, en nuestras conversaciones. Me niego a quedarme paralizado por la crísis, voy a contribuir por mi país, me voy a mojar, dejaré de mentarla e invocarla, para mí, es solo una pesadilla que pasará pronto. YO CORTOCIRCUITO LA CRÍSIS. ¿Y tú, qué vas a hacer?

    Puedes unirte a esta campaña en facebook, en el grupo "Cortocircuita la crísis".


    Este blog propone la creación de una web/blog que cortocircuite la crísis y donde solo se cuelguen noticias positivas acerca de la misma, un espacio donde la gente puede encontrar esperanza frente a unos medios que se ceban con la catastrofe y el pesimismo imperante.


    PD: esta iniciativa no es política ni ideológica, simplemente busca la recuperación económica, por encima de siglas, por el bien del país y de sus 45 millones de ciudadanos.
    Gracias.

    17 comentarios:

    Anónimo dijo...

    Magnífica iniciativa, ya era hora de que alguien haga algo más que quejarse, que eso es muy fácil y lo sabemos hacer todos la mar de bien

    Anónimo dijo...

    tienes ideas para dar y tomar, gracias peperufo

    peter dijo...

    Muy de acuerdo, hasta que no dejemos de hablar de crisis la crisis no se irá, la estamos agarrando con las manos y el cogote!

    S2 desde Valencia

    Anónimo dijo...

    Peperufo:

    Ingeniosa iniciativa. Espero que finalmente no termine como el Proyecto 80 %, cuyas previsiones fueron totalmente erróneas. A mayor porcentaje de votos, mas diferencia de la derecha. Ahora espero que la propuesta no sea puramente teórica y quien predique que dé trigo. Poco vale no predicar con el ejemplo... o con el que inventen ellos.

    Un saludo.

    Joaquín Sánchez.

    Peperufo dijo...

    Las previsiones no fueron erróneas a nivel nacional, otra cosa a nivel regional, pero con eso contábamos.

    Zapatero ganó las elecciones por la participación, que fue bastante alta.

    El 80% fue un auténtico éxito de movilización en la red, salimos en prensa, en radios, incluso en televisión.

    Esta vez el objetivo es compartido. Depende como entonces de la gente.

    Saludos.

    Anónimo dijo...

    me gusta la idea !!

    Anónimo dijo...

    Peperufo, estoy contigo en que hay que ser optimista, pero explicame una cosa, soy un pequeño autonomo, sin trabajadores, he venido difrutanto de unos ingresos mas o menos decentes, un buen sueldo de un trabajador, y sin la presión de un jefe, ese mismo sueldo seguramente lo hubiera conseguido trabajanado paro otro, pero la vida me ha enfocado al regimen de autonomos.

    Pago un hipoteca, y un prestamo para un coche ( un utilitario nada de excesos ) y mis ingresos han bajado mas del 40 por ciento, despues de media vida trabajando, practicamente gano para pagar.


    ¿ COMO PUEDO SER OPTIMISTA ?

    Peperufo dijo...

    Hola querido amigo,

    Entiendo tu situación, es dura y complicada, pero creeme, siendo pesimista no consigues nada.

    Hay que mirar al futuro con optimismo: esto pasará como pasaron anteriores crísis, volverá a salir el dinero, a moverse capital, a crear empleo.

    Entonces qué puedes hacer tú, autónomo, para superar la crísis?

    Muy sencillo: no hablar de crísis, no invocarla, no compartir conversaciones con otros sobre lo mal que te va....en vez de eso, hablar de que ya hay datos que dicen que estamos tocando fondo, de que los planes de rescate van a funcionar, de que con la revisión del euribor nos vamos a ahorrar un buen pico en la hipoteca.

    Cuando esto lo hagan miles, millones de ciudadanos, volverá el optimismo y la expectativa positiva, y la economía se reactivará.

    Es la mejor inversión que puedes hacer.

    Un saludo y ánimo.

    Peperufo dijo...

    "Lo peor de la recesión en España ya ha pasado", gracias a las políticas aplicadas tanto por el Banco Central Europeo (BCE) como por el Gobierno español, según el economista jefe de Intermoney, José Carlos Díez, que pronostica un escenario más oscuro para el resto de Europa, especialmente para Alemania, según informa Europa Press.

    A su parecer, España refleja un patrón de comportamiento similar al de Estados Unidos, donde aún quedan varios meses de recesión, pero se aprecian señales positivas, mientras que en Europa el panorama se presenta "muy malo", sobre todo en Alemania, donde la recesión se manifiesta con retraso.

    Anónimo dijo...

    Me encanta la propuesta, felicidades :)

    Anónimo dijo...

    Me apunto a la propuesta.
    Enhorabuena PepeRufo

    Nicolás dijo...

    Me parece una buena iniciativa. Pero me parece una iniciativa testimonial mientras no convenzamos a las grandes empresas periodísticas de todo lo expuesto en tu largo post. Estas empresas que nos informan día a día ayudan a crear un estado de ánimo más bien bajo.

    En todo caso ánimo.

    Anónimo dijo...

    Estimado Peperufo, soy el autonomo que te comento hace unos dias la dificil situación, estoy de acuerdo que hay que ver la botella medio llena y no medio vacia y que las hipotecas han bajado. Pero el optimismo será para el que vea algo de luz al final del tunel. Hoy he recibido una noticia y me veo en la obligación de cerrar el negocio.

    Y muchos haran los mismo que yo, esta situación no todo el mundo la va a aguntar, y yo y muchos nos vamos debiendo dinero y con una mano delante y otra detras....

    Saludos.


    pd: Esperemos que pronto encontremos algo, pero con el optimismo no como.

    Peperufo dijo...

    Estimado amigo "autónomo",

    Entiendo tu situación y la siento profundamente. Mi iniciativa no pide que no te sientas defraudado o contrariado por tu situación. Mi iniciativa pretende que interiorices tu dolor pero no lo externalices para no cargar de desconfianza (más todavía) nuestra economía.

    A mayor pesimismo más tardarás en recuperarte, debes entender esto.

    Un fuerte abrazo

    Anónimo dijo...

    No entrecomilles nada, soy hasta por lo menos final del mes autonomo, dado que como sabras, los autonomos pagamos por meses completos.

    Saludos y gracias por tu apoyo.

    Anónimo dijo...

    La gente no aprecia la calidad de tus ideas. Esto debería moverlo el mismísimo gobierno pero su corte de inútiles está a otra cosa.

    Saludos de una admiradora secreta

    David dijo...

    La cantinela de que la economia es un estado de animo no puede ser mas equivocada que en el momento actual. Los que la repiten parece que viven en los mundos de yupi, ignorando que, de vez en cuando, la realidad nos alcanza aunque pensaramos que la habiamos dejado atras solo a base de desearlo con fuerza. En España, estamos ante una crisis de _fundamentales_, por mucho que politicos y demas "expertos" sigan erre que erre con la confianza y pseudonimos. Hasta que la actividad economica no este alineada con las necesidades reales de la sociedad, no sera sostenible. La crisis que estamos viendo es precisamente una demostracion de esta insostenibilidad. Insostenibilidad que fue propiciada por los delirios de riqueza de la poblacion Española, la irresponsabilidad de la Banca, la codicia de los constructores, y la pertenencia a un euro que nos condeno a tipos de interes completamente disociados de nuestra particular momento economico. Todo esto supervisado por una clase politica que prefirio mirar para otra lado mientras el dinero seguia fluyendo. Han sido 15 años de fiesta, pero la fiesta se acabo.