Twitter @Peperufo

    Sigueme en Twitter

    lunes, 30 de abril de 2007

    ANTICORRUPCIÓN INVESTIGA AL CONSEJO DE GOBIERNO MURCIANO POR PREVARICACIÓN Y MALVERSACIÓN DE FONDOS PÚBLICOS.



    Anticorrupción investiga al Gobierno de Murcia por prevaricación y malversación

    Los dueños de un terreno con estériles contaminantes fueron exonerados de su limpieza


    TONO CALLEJA - Murcia - 30/04/2007


    La Fiscalía Anticorrupción investiga al Ejecutivo de Murcia por dos presuntos delitos de prevaricación y malversación de fondos públicos al haber aprobado la cesión gratuita de un vertedero de estériles de minerales contaminantes, denominado balsa Jenny, que después limpió con cargo al erario público y un coste de 5,4 millones de euros. La empresa propietaria, Portmán Golf, no sólo no sufragó la limpieza del terreno, sino que cobró 2,72 millones por permitir el depósito de los estériles contaminantes en una zona aledaña, de su propiedad, según la Fiscalía.

    El coste de la operación se financió con dinero público tres años después, tras adjudicarle la sociedad estatal Tragsa la contrata de depósito de los residuos peligrosos.

    Según la investigación de la Fiscalía Anticorrupción, los empresarios no sólo no pagaron por la limpieza de sus terrenos, ignorando el principio básico de la legislación ambiental de que quien contamina paga, sino que al final se hicieron con un contrato para su limpieza En este sentido, la Ley de Residuos dice en su artículo 27.2 textualmente: "La declaración de suelo como contaminado obligará a realizar las actuaciones necesarias para proceder a su limpieza y recuperación, en la forma y plazos en que determinen las respectivas comunidades autónomas. Estarán obligados a realizar las operaciones de limpieza los causantes de la contaminación". Tras adjudicarle sin concurso Tragsa el traslado de los estériles, éstos acabaron a escasa distancia de la balsa inicial, en terrenos propiedad también de la empresa Portmán Golf.

    El Ministerio Público considera que hay indicios de un delito de malversación de caudales públicos, porque no cabe imaginar que el Ejecutivo murciano, que preside Ramón Luis Valcárcel (PP), desconociese el artículo 27 de la Ley de Residuos al aceptar la cesión gratuita de la balsa y luego financiar, con fondos públicos, incluidos los de la Unión Europea, su limpieza y recuperación.
    Obligación eximida

    Además, esa obligación correspondía a Portmán Golf, ya que esta entidad era quien debía, como dueña de los terrenos, financiar los trabajos de limpieza. En este sentido, la Fiscalía considera que después de la cesión gratuita, la empresa de Mariano Roca Meroño y de Alfonso García Sánchez no quedaba eximida del pago, según establece la normativa medioambiental.

    El Ministerio Público resalta que al votar de forma favorable el Consejo de Gobierno murciano los acuerdos de aceptar la cesión gratuita de la balsa Jenny y de financiar con dinero público las actuaciones de limpieza y recuperación de los terrenos, esos órganos podrían haber tomado decisiones a sabiendas de que se trataba de resoluciones manifiestamente injustas. Es decir, podrían haber incurrido en un posible delito de prevaricación, porque a los empresarios obligados a pagar la limpieza de un terreno contaminado se les liberó de sus obligaciones al ceder de forma gratuita el terreno a una administración pública como la murciana, quien financió con fondos públicos las operaciones. Asimismo, y a través del contratista, los empresarios cobraron una importante cantidad (2,7 millones de euros) por almacenar los residuos minerales en otro terreno de su propiedad.

    La Fiscalía considera, también, que en la tramitación del expediente se cometieron algunas equivocaciones. Así, constata que antes de la cesión del Gobierno murciano sobre la balsa, la Consejería de Agricultura, Agua y Medio Ambiente murciana ya tenía previsto llevar a cabo su proyecto de limpieza y recuperación del terreno contaminado, pues el 23 de noviembre de 2001 el Ejecutivo aceptó "el terreno destinado a la realización de actuaciones encaminadas a repoblaciones forestales y mejoras de los recursos hidrológicos de la zona". Unos trabajos que seis años después no se han iniciado.

    La Fiscalía argumenta también que por las actuaciones posteriores habría que concluir que si la balsa Jenny no había sido calificada como terreno contaminado, debería haberlo sido, pues de otro modo no tendrían explicación unas actuaciones posteriores tendentes a su limpieza y recuperación "para repoblaciones forestales y mejoras de las reservas hidrológicas de la zona".

    La balsa Jenny era un pantano de estériles mineros que tenía su origen en el procesado de minerales obtenidos en explotaciones ubicadas en el área minera de la zona. Dicha balsa tiene una superficie de un poco más de ocho hectáreas, y en ella se depositaron residuos sólidos con un volumen de 1.089.925 metros cúbicos.
    Subvención retirada

    El empresario Mariano Roca Meroño, uno de los propietarios de la empresa Portmán Golf, ha sido protagonista de numerosos escarceos con la Administración regional y con la Justicia. Tras la investigación del fiscal de Medio Ambiente de Madrid, el Gobierno murciano decidió exigir la devolución de 841.000 euros que había cedido al empresario cartagenero en concepto de ayuda para mejoras agroambientales de un terreno situado en las cercanías del Puerto de la Cadena. El Gobierno consideró que se había producido un incumplimiento por parte de Roca Meroño de los requisitos de la subvención, que según confirmó el director general de Regadíos del Ejecutivo murciano, Julio Bernal, consistían en dejar el terreno sin plantar.

    Al parecer, y según confirmó Bernal, el empresario puso en producción los terrenos, en los que ahora se cultivan naranjos, regados mediante goteo, por lo que también ha ampliado regadíos, precisamente en una cuenca en la que está prohibido hacerlo, y además en plena sequía.

    La dirección de Regadíos, que además de exigir la devolución de la cantidad ya entregada durante los últimos ocho años ha cortado la entrega de las subvenciones, que tendrían que haber seguido pagándose unos 12 años más, puso en manos de los servicios jurídicos de la Comunidad de Murcia la interrupción de la ayuda. Esta decisión fue recurrida por el empresario Roca Meroño, quien pretende que le sigan pagando todos los años unos 40.000 euros, que es la cantidad que viene percibiendo de los fondos comunitarios para no poner en producción los terrenos de su propiedad ubicados en las cercanías del Puerto de la Cadena.

    Asimismo, el empresario tuvo que prestar declaración ante el juez decano de Cartagena, Jacinto Areste, por una presunta apropiación de documentos y joyas de una caja de seguridad de un banco de su ciudad.

    Comentarios :D

    9 comentarios:

    pp = corrupcion dijo...

    al pp cada dia le sale mas casos de corrupción, espero que los murcianos/as tomen nota y no les vote

    Anónimo dijo...

    EL TIMO COLOSAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL Uno de los mejores modos de hacerse muchos enemigos en muy poco tiempo es defender en público la supresión de la seguridad social mediante la privatización de los dos servicios esenciales que presta: la atención médica y las pensiones de jubilación. No es extraño. Con el cuento de la Seguridad Social los políticos han hecho su mejor negocio en varios siglos. El sistema ofrece al Estado una terna de poderes difícilmente igualable. Mantener un seguro social implica, por un lado, una fiscalidad altísima que, además, tiene patente para crecer eternamente porque con la salud ?nos dicen- no se juega. Semejante atraco tiene como consecuencia principal la creación y enaltecimiento de un elefantiásico aparato burocrático cuyo objetivo será aumentar en número y perpetuarse casi sin límite. Expoliado el ciudadano de una buena parte de su renta y establecido con firmeza el leviatán funcionarial el político recoge entonces el fruto final de todo el invento; una poderosísima herramienta de control social, una inmensa red de clientela que, como un pulpo, asfixia a toda la sociedad y una magnífica coartada para seguir haciendo propaganda sin rubor de las bondades del Estado. Pero, ¿siempre ha sido así? ¿Cuándo se inventó el Seguro Social y por qué? ¿Se moría la gente abandonada por la calle antes de que a esa lumbrera se le encendiese la bombilla? ¿Se suicidaban los trabajadores mayores de 60 años ante la insoportable perspectiva de su retiro? No. La Seguridad Social es un invento maligno pero relativamente reciente. Antes de que los políticos consiguiesen imponerlo por la fuerza existían mutuas de trabajadores del mismo oficio que ponían en común un fondo para asegurarse la asistencia sanitaria en caso de accidente y algo de dinero para la jubilación. De hecho, y aunque suene irónico, se trata del mismo modelo que siguen ahora los funcionarios públicos, verdadera casta laboral que vive al margen del propio paraíso que ellos gestionan. Lógico, el que mejor puede cuidar de la propia salud es uno mismo destinando una cantidad mensual y gestionando los riesgos de la mejor manera que puede aunque, como es obvio, no sea siempre la más adecuada. El Seguro Social, por el contrario, rompe con el sentido común y obliga a una parte de la población a pagar la asistencia a la otra. Es como si usted, que acaba de comprarse un coche gracias a una combinación de esfuerzo y ahorro, tuviese que aportar un dinero todos los meses para que un individuo que no conoce y que no conocerá en su vida pueda adquirir un automóvil. Muchos dirán que no es lo mismo un coche que la salud. Quizá no lo sea para ellos, pero en la escala de prioridades de muchos un automóvil deportivo tiene mucho más valor que tener a su disposición un podólogo gratis toda la vida. Es una cuestión de preferencias y, en eso, cada uno tiene las suyas. Pero el sistema no termina su ración de injusticia en la asistencia sanitaria, eso sería pecado venial. Para garantizarse la clientela de por vida los padres del Seguro Social se apoderaron de las pensiones, es decir, los ahorros capitalizados de toda una vida para hacer frente a la vejez. Las pensiones públicas fulminan el concepto mismo de ahorro pues el pagador no ahorra un solo euro, se limita a satisfacer una cantidad para cubrir la pensión de los que hoy están jubilados. Esto, en los seguros privados, tiene un nombre; se llama estafa y los responsables van directos a la cárcel. El Estado, en cambio, lo puede hacer y hasta permitirse recordarnos de tanto en tanto que la pensión no la tenemos garantizada porque no hay caja sino una cañería por donde fluye mensualmente lo que unos pagan y otros reciben. Siendo injusto, cuando la pirámide demográfica es una pirámide propiamente dicha el sistema, mal que bien, funciona. El problema surge cuando la pirámide se invierte o se torna una columna en la que hay tantos habitantes de 30 años como de 60. En esas estamos en casi todos los países de Europa. Pronto tocaremos a un jubilado por trabajador. Entonces, ambos extremos de la cañería vivirán en perenne estado de cabreo. Los unos porque pagan mucho y no le ven mucho sentido a financiar la jubilación a alguien que no sea su padre o su tío. Los otros porque cobran poco, poquísimo, mucho menos de lo que pusieron cuando se encontraban activos. El único que habrá ganado con la transacción será el Estado que tendrá a los dos cogidos por el cuello, sin posibilidad de escapar y sometidos a mil y una amenazas. ¿Cómo puede, entonces, mantener su lozanía un sistema tan injusto, un tinglado que cambia euros por céntimos y que casi nadie se atreve a poner en solfa? En parte por la clientela que crea a su alrededor. A muchos les reconforta saber que reciben mucho más de lo que aportan y para una buena parte de jubilados la pensión es un regalo porque no ahorraron nada cuando estaban trabajando. Al resto, a los que sospechan del timo, se les bombardea con cantidades ingentes de propaganda en la que la palabra solidaridad hace su agosto. Desconfíe, la solidaridad o es voluntaria o no es. El Seguro Social es de suscripción obligatoria luego de solidario tiene poco, de robo, sin embargo, mucho. Si está trabajando no pase por el aro y niéguese a que obliguen a pagar la Sanidad a otros. Si está jubilado reclame su dinero, es lo menos que puede hacer tras toda una vida de sacrificio.

    Anónimo dijo...

    SEGURO QUE SE JUSTIFICARAN, ES LO QUE SIEMPRE SUELEN HACER. DESPUES DE TODO LO QUE SE LE AVECINA NO TENDRA LA DIGNIDAD SUFICIENTE PARA NO PRESNTARSE CLARO QEU SOLO ESTARIA EN EL SILLON OCHO AÑOS, ESTO NO HA ECHO MAS QUE EMPEZAR.

    Anónimo dijo...

    no son conscientes de que están engordando la bomba, y la bomba no es que sean una banda de escupitajos sino que los ciudadanos les perdamos el respeto. Porque los políticos están para que no tengamos que "entendernos" a ostias, o a garrotazos, como ud. prefiera. Algunos no son conscientes de que no son amenazas. Nadie amenaza a nadie. Mas bien al contrario son advertencias de que hay que respetar las reglas del juego que para los menos favorecidos de hoy sigan respetando las reglas del juego. Porque si te roban, te estafan, te engañan y no te dejan salida para qué valen las reglas del juego!!
    Para romperlas.

    Anónimo dijo...

    5 comentarios - Mostrar entrada original Ocultar comentarios

    Anónimo dijo...

    Ahora sí que han pillado bien al corrupto de Valcárcel. Que se sepa todo antes del día de las elecciones y la gente pueda votar en libertad y sin manipulaciones interesadas como la del AGUA PARA TODOS.

    Cada vez se saben mas cosas de este presunto delincuente de guante blanco que se ha forrado para marcharse luego lejos de Murcia con la "que........" de turno.

    ¿Viajó a California con dinero de la UE para ir buscando un nidito donde perderse y arrullarse? Vaya golfo. El día que se sepan todas sus andanzas, no lo saluda ni su vecino del 5º. Para entonces ya estará lejos disfrutando de todo lo que haya podido distraer y de las comisiones que su hermano ha ido cobrando por ahí.

    Han superado los dos al otro golfo de Patricio Valverde y su gorra pasada entre empresarios beneficiados desde el INFO.

    Anticorrupción tiene materia en Murcia, si quiere. Sale a borbotones por las ventanas de San Esteban.

    r.murcia dijo...

    que metan en la carcel a todo ele quipo de gobierno, que no tarden más!!!

    The Wisdom of Crocodiles dijo...

    Hola a todos.
    Me he quedado un poco a cuadros...
    He leido la contestación del primer anónimo, y aún estoy buscando la relación con el post...
    Supongo que habrá realizado un post própio titulado el timo colosal de la seguridad social.

    No se tu, pero si prefieres pagar un seguro privado para poder tener los beneficios de tener un seguro "gratuito", que no es porque te lo sacan de lo que ganas, pero me gustaría ver tu cara, cuando en tu seguro privado un día te digan, lo siento no le podemos realizar tal operación o trámite porque su seguro no lo cubre y te dejen tirado en la cuneta como pasa en muchos paises que solo existe esa gran idea que es el seguro privado.
    Que los funcionarios públicos tienen mútuas, si pero preguntales a donde irían si tuvieran que hacerse una operación importante?, porque yo lo he hecho, todos se guardan en la manda la seguridad social de la mujer, marido, suegra... lo que haga falta, porque del seguro privado y clínicas privadas no se fian para operaciones importantes... toma nota.

    zurdo dijo...

    Anónimo dijo...
    EL TIMO COLOSAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL.

    Pero tu de que vas, por la misma regla de tres, tambien como dijo cierto diregente del pp., "El que quiera seguridad que se la page". No te jode, con 350 euros de pension. O tu eres un niño pijo o un tipo insolidario y egoista. Hagamos en España como en EEUU. que mas de 40 millones de ciudadanos no tienen seguro de enfermedad.
    Podria poner infinidad de cosas contra tu tesis absurda, pero mejor dejemoslo, sigue rumiando tu desprecio por la izquierda solidaria.

    kim gordon dijo...

    El timo colosal de la seguridad social ... es que en España estamos en la cabeza mundial de trasplantes, por ejemplo.

    Una operación que salva vidas y que si quisieras tener en tu seguro privado te costaria al menos 1.200 € al mes. ¿Lo puedes pagar? Qué suerte!

    Los seguros privados en España son "baratos" (entre comillas) porque estám para tonterías y pequñas operaciones y te dan un aparente mejor servicio. Pero si tienes algo gordo (corazón, cancer, trasplantes, accidente grave) olvídate de la privada, acabarás en la Seguridad Social un timo para ti, pues te digo que ójala todos los timos fueran iguales!!!