Twitter @Peperufo

    Sigueme en Twitter

    domingo, 29 de abril de 2007

    CUANDO EL PARTIDO POPULAR BUSCABA A ETA EN TORA BORA.


    Rajoy sostiene ahora que su partido nunca avaló el bulo conspirativo sobre el 11-M.

    Pero los populares alimentaron durante años las sospechas con más de 500 preguntas en el Parlamento


    Uno tras otro, todos los dirigentes del PP han aprovechado estos días las preguntas de los periodistas -o de los ciudadanos, en el caso del líder, Mariano Rajoy- para desvincularse del bulo conspirativo que defiende que el 11-M no fue un atentado cometido por los suicidas de Leganés o algunos de los procesados que se sientan ahora en el banquillo de los acusados. Estos dirigentes del PP han llegado a afirmar que nunca avalaron teoría alguna de la conspiración. Pero las hemerotecas y el registro del Congreso cuentan otra cosa.

    La semana pasada, Mariano Rajoy señalaba en El Heraldo de Aragón: "¿Sabe usted cuántas veces he planteado en el Congreso el tema del 11-M? Ninguna. Lo de la teoría de la conspiración, que se lo pregunten a otros".

    El Grupo Popular en el Congreso, que Rajoy preside y, -es de suponer-, controla, ha presentado más de 500 preguntas para apuntalar sus sospechas sobre la implicación de ETA, fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado o servicios secretos extranjeros en el 11-M.

    - Los islamistas leen 'Gara'. Las dudas del PP son variopintas. Ejemplo: "¿Cómo se explica que si no hay relaciones entre etarras e islamistas, Abdelmajib Bouchar, acusado de ser autor material del 11-M y vecino de celda de Juan Carlos Iglesias Chouzas, alias Gadafi, tuviera en su poder un ejemplar del diario Gara con anotaciones en árabe?", preguntaron por escrito en el Congreso.

    - Entrenamiento de etarras en las montañas de Tora Bora. Hay algunas preguntas impactantes, aunque todas tienen algo en común: buscan a ETA. "En un artículo publicado el 14 de marzo de 2004 por el periodista británico Gordon Thomas, en El Mundo, bajo el título ¿Una colaboración entre Al Qaeda y ETA?"- preguntó el PP en el Congreso- "se afirma que Stephen Smyrek, el integrante de Al Qaeda de origen británico convicto de terrorismo y puesto en libertad por Israel, había declarado a miembros de los servicios alemanes de información que coincidió con varios terroristas de ETA en un campamento de instrucción en las montañas de Tora Bora. ¿Qué investigaciones ha llevado a cabo el Ministerio del Interior para determinar que la información sobre el entrenamiento de etarras en Afganistán es falsa?".

    - Préstamo de explosivos entre grupos terroristas. Hay varias de este tipo: "¿Se ha investigado si la furgoneta bomba de Cañaveras era un préstamo de explosivos destinado a la célula islamista dirigida por Allekema Lamari? ¿Tiene constancia el ministro de que uno de los presuntos suicidas de Leganés fue encontrado en la vivienda, después de la explosión, con los pantalones puestos al revés?".En el entorno de Rajoy se apunta que estas preguntas son fruto de equilibrios internos, y se insiste en que el líder no se ha mojado en este asunto. Sin embargo, Rajoy, si bien se ha mostrado más cauteloso que algunos de sus subordinados, ha dado aliento al bulo de la conspiración en varias ocasiones durante los últimos tres años.

    - La incredulidad del líder. Los foros de Internet especializados en el 11-M no olvidan una portada del 10 de octubre de 2004 en El Mundo con el veredicto de Rajoy: "No me creo que los detenidos del 11-M organizaran los atentados". Este periódico llevaba semanas colocando todo tipo de versiones sobre los atentados, por lo que las palabras de Rajoy eran un aval. Y eso que Ángel Acebes, antes de dejar el Gobierno, el 4 de abril, había concluido: "El núcleo central del 11-M esta detenido o ha muerto en el suicidio colectivo de Leganés".Aún hoy, el líder del PP, según fuentes de su entorno, no puede permitirse el lujo, a pocas semanas de unas elecciones, de enfrentarse abiertamente a los medios que avalan el bulo de la conspiración, los que siguen la mayoría de sus militantes. Por eso en el programa de TVE Tengo una pregunta para usted, después de desvincularse relativamente de la teoría conspirativa, aclaró: "Pero yo respeto las investigaciones que se puedan hacer desde órganos periodísticos".

    - Conexión terrorista mundial. Ese distanciamiento de Rajoy no existía el 20 de junio de 2004, cuando en una entrevista en el mismo periódico le preguntaron: "Dada su experiencia como ministro del Interior, ¿usted cree factible la conexión entre el terrorismo islamista y ETA?". "Yo creo en la conexión entre los grupos terroristas que hay en el mundo. No tengo una prueba que aportar, pero creo que eso es así, seguro. No le quepa la más mínima duda de que al final, el terrorismo islamista y el de ETA estarán relacionados en algún punto", declaró convencido. Nunca rectificó.

    - Aznar y las montañas remotas. En la Comisión del 11-M, en noviembre de 2004, José María Aznar dejó la puerta abierta a todas las especulaciones: "La autoría intelectual", dijo entonces, "no hay que buscarla en desiertos lejanos o montañas remotas". El ex presidente dejó sentado que la trama asturiana "suministró explosivos a ETA y al terrorismo islámico", algo que todavía, tres años después, nadie ha probado.

    - Conclusiones a favor de la implicación de ETA. Eduardo Zaplana, que ha liderado en los últimos dos años la apuesta por el bulo de la conspiración, asegura que nunca ha avalado ninguna conspiración "concreta". Pero las conclusiones del PP tras la Comisión del 11-M, que Zaplana controló directamente, dedicaban varias páginas a "las posibles conexiones entre ETA y el terrorismo islamista". El texto no dejaba lugar a muchas dudas: "Cuanto se ha señalado en estas páginas conduce inequívocamente a las siguientes conclusiones: 1. Se encuentra abundantemente constatada la existencia de relaciones personales entre terroristas de ETA y miembros relevantes de células terroristas de filiación islamista, al menos en las cárceles. 2. A la luz del conjunto de informaciones que han sido publicadas, existen indicios de que tales relaciones personales hayan podido tener consecuencias operativas".

    En marzo de 2006, en la convención del PP, Zaplana insistía: "La democracia española sigue sin saber quiénes fueron los autores materiales y menos aún quiénes estaban detrás de aquella masacre".

    - Queremos saber. Rajoy recuperó la conspiración en el segundo aniversario del atentado, en 2006, "Uno de los objetivos que deben tener las autoridades es seguir trabajando para que todos sepamos quiénes han sido", afirmó.

    En ese mismo acto, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, otra de las que con más énfasis ha avalado la teoría conspirativa, lo dejó claro: "El grito de 'quién ha sido' tiene que ser algo más que un método para derribar gobiernos".

    - ¿Quién puso la mochila allí? Tal vez el momento en el que Rajoy estuvo más cerca de la teoría conspirativa fue el 13 de marzo de 2006. Ante otra información de El Mundo, Rajoy dijo: "Hoy ha aparecido un dato que es bueno que se aclare, porque toda la investigación y todo el sumario que está dirigiendo el juez Del Olmo parte de una mochila que estaba en un tren. Ahora se nos dice que esa mochila no estaba en el tren. ¿Dónde estaba la mochila? ¿Quién la puso allí? (...). Si esto se confirma, podría anular la investigación y podría anular el sumario".

    Rajoy mantenía esa idea al día siguiente en la portada de ese mismo periódico, en una entrevista con un título evidente: "Esto pone en cuestión todo el sumario". Pero sólo unas pocas horas después, el líder del PP corregía, aunque sin rectificar, y aceptaba las aclaraciones realizadas por la fiscalía de la Audiencia Nacional y la Dirección General de la Policía, que negaban que se hubieran manipulado las pruebas del 11-M.

    Varios diputados del PP han llegado mucho más lejos, como Jaime Ignacio del Burgo, que en marzo de 2006 presentó un libro titulado 11-M. Demasiadas preguntas sin respuestas.

    Incluso recientemente, cuando la Audiencia Nacional decidió llamar a declarar como testigos a tres etarras, Rajoy señaló en el Foro ABC que esa noticia era de "enorme trascendencia y relevancia". Claro que todo eso fue antes de que empezara el juicio y la teoría de la conspiración se viniera abajo.

    LO QUE SE DIJO

    Pregunta del PP en el Congreso: "¿Se ha investigado si la furgoneta bomba [de ETA] de Cañaveras era un préstamo de explosivos destinado a la célula islamista dirigida por Allekema Lamari?"

    Rajoy: "No me creo que los detenidos del 11-M organizaran los atentados". "Al final, el terrorismo islamista y ETA estarán relacionados en algún punto". "Ahora se nos dice que esa mochila no estaba en el tren. ¿Quién la puso allí? Si esto se confirma podría anular el sumario"

    Aznar: "La autoría intelectual [del atentado] no hay que buscarla en desiertos lejanos o montañas remotas"

    Zaplana: "La democracia española sigue sin saber quiénes fueron los autores materiales y, menos aún, quiénes estaban detrás de aquella masacre"

    Esperanza Aguirre: "El grito de 'quién ha sido' tiene que ser algo más que un método para derribar gobiernos"

    Comentarios.

    3 comentarios:

    Anónimo dijo...

    En la misma línea compañero:

    http://3diasdemarzo.blogspot.com/2007/04/apoya-o-promueve-el-partido-popular-la.html

    kim gordon dijo...

    Es que nos toman por idiotas-debiles mentales-amnesicos.

    Hay que echarlos de los gobiernos autonomicos y de los ayuntamientos el dia 27!!! HayMotivo!!! JaentenimProu (ya tenemos bastante)!!!

    Saludos,

    Blanca dijo...

    Tienen ambos una cara para llevar hos..... ¿de que se ríen?