Twitter @Peperufo

    Sigueme en Twitter

    martes, 6 de noviembre de 2007

    CÓMO GANAR LAS ELECCIONES: EL FACTOR "ZAPLANA"





    Dentro de poco los candidatos se harán las fotos, las imprentas empezarán a tirar carteles y en las vallas publicitarias irá apareciendo el rostro de cada líder con las siglas de su partido al fondo. En el PSOE creen que la cara de Zapatero no es el mejor reclamo para vender la mercancía en Cataluña, y recurrirán a Felipe González para que tire del partido.


    Eduardo Zaplana, El Fibra

    ¿No se da cuenta José Blanco de que hoy por hoy el mejor activo del Partido Socialista dentro y fuera de Cataluña no es Felipe González ni Rodríguez Zapatero, sino Eduardo Zaplana? Cada aparición suya en la tele es un nuevo voto al PSOE; debe de haber estadísticas o ensayos de laboratorio. Tú enseñas una foto de Zaplana a unos abstencionistas, y en seguida se te ponen en pie como zombis en busca de un colegio electoral. Es un reflejo del intestino. Zaplana en la tele es como desayunar con fibra: lo ves y te entran ganas de votar. Votar para sacarlo del Parlamento, para evitar que sus infamantes intervenciones públicas y sus actitudes políticas de chuleta en Benidorm desprestigien aún más el noble oficio de la política.

    Mi tracto intestinal ante una imagen de Zaplana

    Yo es estar tirado en el sofá, verlo y saltar como un resorte. Ni en los tiempos del Mentirosillo me pasaba. Lo vi el otro día reírse cuando comentaba la sentencia del 11-M. Esa sonrisita genética y desalmada que llevan dentro. La vi, y si hubiera tenido una urna a mi lado, allí mismo hubiera echado mi papeleta con la lista abierta, cerrada o mediopensionista del PSOE. En una emergencia no hay melindres que valgan. Si hay que votar a Zapatero, se vota a Zapatero. Incluso a Bono si fuera preciso (me refiero al cantante, que es mucho más indigesto). Lo que sea, con tal de no volver a ver esa estructura ósea de mangante venido a más, ese moreno de piscina municipal en tanga y ese aire general de yo he venido a la política para forrarme. Sacar a este pájaro de la vida pública es un deber cívico. No es difícil; bastaría un solo diputado menos para que su propio equipo lo sustituyera. Y con él en el banquillo, el partido mejoraría. Y el mundo también.

    Mi consejo de hoy

    Si yo fuera responsable de la campaña del PSOE, tiraría carteles con el duro rostro de Zaplana en primer plano. Así, sin Photo-shop. Y debajo un lema clásico: VOTA PSOE. Sería más efectivo que un anuncio de Benetton. Un éxito seguro. Por la cara. Que, en el caso de Zaplana, es el espejo del alma.

    Antonio Orejudo

    7 comentarios:

    Anónimo dijo...

    Con la foto del Zaplana Mangana este en los carteles del PSOE, y la foto del Rajoy unos Hilillos,primo de cientifico y amigo del Tato, en los del PP; el PSOE gana de calle, de avenida o de lo que sea.
    Paciencia España.

    Gracchus Babeuf dijo...

    Es un artículo excelente. A mí también me descompone. No me entra en la cabeza como lo mantinen en primer plano. ¡Si ya se ha debido forrar lo bastante!

    Raul dijo...

    Comparto el sentimiento expresado en el artículo, sin embargo, observo con cierta tristeza hablando de politica con gente de diversas convicciones, como se recurre para justificar el voto, más a los defectos del no votado que a las virtudel del elegido.

    Espero ver el dia en que el panorama políco cambie, que dejen de ser tan egoistas y que personajes como este no participen en la vida pública.

    Un saludo.

    LOS PILARES DE LA TIERRA dijo...

    Qué se puede esperar de alguien que dijo sin ningún pudor que estaba en política para enriquecerse...

    La vecinita del 5º dijo...

    Yo creo que el primo de Rajoy es el Doctor Bacterio.

    Anónimo dijo...

    Rosa Díez: ya basta
    Seamos sinceros: no conozco a nadie que hable bien de Rosa Díez que no sea afín confeso o disimulado del PP. Lo que ya no sé es si después de jalearla y alimentarla en los circos mediáticos de la derecha más farisaica se dignarán a prestarle su voto. Por sus admiradores los conoceréis, podríamos decir, parafraseando el dicho bíblico. Pero hay admiradores que es mejor no tener, cuya admiración es tan amorosa como el beso del vampiro, que te aman para matarte.
    Rosa Díez fue consejera de turismo en un Gobierno del PNV y proyectó una imagen de política ciberpunk eco-abertzale, más propio de una militante de EA o Aralar, con la que, aparentemente, rompía moldes y hacía virar al socialismo hacia posiciones pactistas con los nacionalistas. Todo ello en unos años, si no de plomo, sí de hierro, con ETA matando a decenas de personas y con un PP explorando treguas. Pero mientras fue consejera, a Rosa Díez no le dio ningún ataque de honestidad política. Se mantuvo firme en las convicciones que la llevaron a la consejería.

    Cuando perdió el poder, cambió sus convicciones. Eligió otro público objetivo, moderó su imagen. Su marxismo evolucionó, pasando de Karl a Groucho, quien dijo aquello de: "estos son mis principios, si no te gustan, tengo otros". A fin de cuentas, para Rosa Díez cambiar de principios fue tan fácil como cambiar de peinado, de chaqueta o de admiradores. Se presentó en un congreso de los socialistas vascos contra Redondo Terreros, y perdió. Algunos años después, perdería, casi haciendo el ridículo, frente a Zapatero en el Congreso que aupó a éste a la secretaría general. Nunca metabolizó aquel sopapo y eso la condujo a un enfrentamiento frontal con Patxi López, elegido secretario general del PSE y hombre de confianza de Zapatero.

    Rosa Díez ha terminado pensando, con esa lógica democrática que recuerda a Anguita, que, si la gente no la vota, es que -la gente, no ella- está equivocada. Al parecer, ha descubierto el verdadero socialismo en las tertulias de la COPE, en las muy socialistas páginas del ABC o de El Mundo, donde siempre apreciaron su disidencia y valoraron su izquierdosa integridad jacobina. También fue íntegra manteniendo su acta de eurodiputada hasta que el cuerpo ha aguantado.

    Rosa Díez ha visto frustrado su gran objetivo durante estos últimos años: ser expulsada del PSOE. No ha sido, esta vez, la máxima marxista -de Groucho- de "no pertenecer a ningún club que la tuviera a ella de socia" lo que la ha impulsado a esta tarea, sino el deseo indisimulable de ganarse portadas y presentarse ante la sociedad como víctima de un partido que no admite críticas. Lástima, Rosa, no ha pasado, y tienes que fundar tu partidito sin ese plus de publicidad que te hubiese granjeado la expulsión. Era demasiado obvio.

    Porque méritos, los ha hecho, provocando una y otra vez, buscando herir al Gobierno y al PSOE con artículos descarnados en la prensa conservadora, exagerados y malintencionados, olvidando que la discrepancia real se hace en el seno del respeto y la lealtad, y sólo así es constructiva. Pero hay otro cálculo político que Rosa Díez no ha hecho: que sus admiradores mediáticos le retirarán el apoyo -como ya está haciendo Pedro J.- en cuanto perciban que su figura puede restar un solo voto a un desdibujado Rajoy. Ahí se terminará la pantomima. Y esa será la prueba definitiva de lo que afirmé al principio: que el trasunto político de Basta Ya no es una escisión del PSOE, sino un montaje más de esta derecha especializada en montajes. Sólo que algunos, o más bien, la mayoría, salen mal porque son precisamente eso: montajes e inventos.

    Por eso, ya basta de simulacros mediáticos de honestidad, ya basta de personalismos espurios sin fundamento, ya basta de tomarle el pelo al personal, Rosa, que es lo que has hecho desde que le cambiaste el peinado a tus convicciones. Lo dicho: si algunos dicen "Basta Ya", yo digo, por fin, "Ya Basta".
    Su ideologia se basa en . El Manifiesto de Euston (Comenzó como una conversación entre amigos (un grupo de profesores universitarios, periodistas y activistas políticos). En su primer encuentro en Londres, decidieron escribir un pequeño documento que resumiera sus puntos de vista, al que dieron publicidad en el blog) ampliamente difundido en internet (.eso dicen ellos.)
    En mi opinión se trata de versión muy bien disimulada de la tercera vía de Tony Bleer, aun, diría, más,
    Que es un documento de (Churras y Merinas) las churras las ponen; Profesores, Periodistas, Profesionales, ególatras que miran la política desde sus ventanas. Las Merinas vienen de La Fundación Nacional para la Democracia, (en inglés: National Endowment for Democracy, mejor conocido por sus siglas en inglés NED) y reconocida como cobertura legal de la CIA.

    Fran dijo...

    Que no lo expulsen nunca del PP, ni a el, ni a Rajoy ni a Acebes. Por que son el recurso mas barato que tiene el partido socialista para hacer campaña. Con solo abrir la boca convierten a los indecisos en votantes del PSOE.
    Esta "gente" por criticar, critican hasta en la forma de respirar de los demás.

    Por cierto me presento. Me llamo Fran y me encanta el blog.