Twitter @Peperufo

    Sigueme en Twitter

    domingo, 24 de septiembre de 2006

    PAULA VÁZQUEZ EN EL PREGÓN DE CARTAGENA: VERGUENZA AJENA SEÑORES DEL PP.
















    Paulita dió un pregón al modo pepero con mucha soltura



    Barriobajera. Así quedó Paula Vázquez en el pregón de Cartagena. De verguenza ajena que un ayuntamiento aproveche hasta el pregón de las fiestas para atacar a la oposición. En este caso, no se salvaron ni Zapatero, ni Narbona, ni mucho menos el avatar que estos últimos años se ha utilizado par azuzar con el temita del "Agua para Todos", Maragall. Lean y traten de no sonrojarse demasiado:

    La pregonera, Paula Vázquez, apareció en el balcón a las 21.40 horas. Entonces sonó un teléfono móvil. Una simulada conversación telefónica fue el recurso que utilizó para, con dosis de humor, introducirse en las fiestas y en su raíz histórica.

    Después sus alusiones tenían nombres propios, como el del presidente del gobierno, Rodríguez Zapatero, a quien invitó a visitar la ciudad para replantearse lo del "pacto de civilizaciones"; el ex presidente catalán Pascual Maragall ("aquí debería estar para que viera como se funda una ciudad con un estatuto propio sin necesidad de levantar tanto revuelo", dijo) y la ministra Narbona ("si no se pone las pilas os vais a tener que encomendar a los de arriba"). También pidió al obispo que regrese a Cartagena e hizo alguna alusión a los "cartageneros del norte" (los murcianos).

    Es indignante, una enorme falta de respeto hacia los cartageneros, personas que se reunieron en el lugar no para recibir un mitín ni para ser arengados por pertenecer a una u otra opción; para muchos de ellos no podemos olvidar que Zapatero o Narbona son una opción, que no todo el mundo es del PP ni existe el pensamiento único por más que se pretenda en esta Región. ¿Qué necesidad había de convertir una fiesta en La Cope?

    Es la política rastrera y caciquíl que está asfixiando nuestra Región. Es la falta de escrúpulos de unos señores que son capaces de todo con tal de seguir intoxicando a la opinión pública con mentiras y enfentamientos estériles que más que convenirnos, nos crean enemigos por toda la geografía española. La pobre Paula Vázquez leyó el guión y la peperufada rió a carcajadas. Cada vez nos parecemos más a Marbella. Qué verguenza.

    Comentarios.

    7 comentarios:

    Anónimo dijo...

    Pues si es vergonzoso peperufo, yo estuve alli y fue para tirarla del balcón...

    :S

    tomatina dijo...

    Lo que pasa en esta Región no tiene nombre, parece que vivamos en el siglo XIX!!!

    Por favor que se vayan ya estos señores!!

    Anónimo dijo...

    ¿Podriamos saber cuanto ha cobrado esta analfabeta por leer el guión del PP? se le paga con los impuestos de todos los ciudadanos.
    Menos mal que les queda poco a estos fachas. Se irán por la puerta grande de los juzgados por corruptos. Impresentables. Representan lo mas oscuro de la sociedad.Paletos, incultos,

    Grumman dijo...

    Parece que desde que operaron a esta mujer, aparte de retocarla de arriba a abajo y dejarla como un cadaver andante, se ve que tambien se llevaron su cerebro, porque hay que ver que mujer mas insoportable. Con respecto al pregon...eso es lo que hace la cope...pregonar todo el dia. Alla donde el PP gobierne, alla que llegaran las alas del "pregoneo"

    Anónimo dijo...

    Hombre, no le cargemos el mochuelo a la Paula. Los verdaderos responsables, son los otros, de ella so lo podemos decir si es adecuado o no. y sí resultó cara.

    Hugo Denis dijo...

    Se le debe quedar a uno cara de tonto cuando vas a ver una cosa y te encuentras otra, y no precisamente deseada (la cosa, no Paula Vázquez, que esa sí lo es)

    ¿Por qué hay tanto anónimo en este blog?

    Anónimo dijo...

    Cuando una entidad pública contrata a un personaje famoso, estos no tienen mas que dos opciones: a) Hacer el paripé que les tienen montao, lo que les acarrea los problemas que aquí se ven. b) Negarse a ello, por lo que se le difamará por haber dejado colgado al pueblo de Cartagena y menospreciado a los ciudadanos.

    Yo en su pellejo, haría lo mismo. Cobro y me dejo de historias. Mañana en un pueblo me pintan de azul, pues de azul. Pasado de rojo, pues de rojo. A mi me han de valorar por mi trabajo, no por los saraos políticos que me organicen, digo yo.