Twitter @Peperufo

    Sigueme en Twitter

    jueves, 1 de marzo de 2007

    CASO ZERRICHERA: LAS DESCOMPOSICIÓN DE UN GOBIERNO REGIONAL ACORRALADO POR EL ESTADO DE DERECHO.




    El Partido Popular murciano anda muy revuelto estos días después de que el Fiscal Jefe se querellara contra varios directores generales y el alcalde de Aguilas entre otros, amenazando con llevarse por delante a unos cuantos más en la cadena de mando en próximas fechas por este y otros casos en fase de investigación. Saben que el día 23 de Febrero sus orgías urbanísticas y la impunidad de la que han gozado llegaron a su fín. Con la Justicia han topado. Sin embargo lejos de aceptar y respetar la labor de la Justicia como se exige a los buenos gobernantes han decidido lanzar una clara campaña de desprestigio contra la Fiscalía a imagen y semejanza de antecedentes vergonzosos para la democracia como el protagonizado por el alcalde de Alhaurín, recuerden lo de "la gente honrada en la cárcel y la Eta en la calle, esa es la España de Zapatero". Por lo que se ve las consignas de Génova son claras.


    A estos impresentables que nos gobiernan les importa un comino cargarse el decoro, el respeto y la honorabilidad hacia las Instituciones y poderes que configuran el Estado de Derecho que votamos y respaldamos en nuestra Magna Constitución. Como casta nacida del más puro nacional catolicismo con pestazo a naftalina, ególatras de rancio linaje, educados para ejercer la hipocresía religiosa-social, con el pan bajo el brazo desde la cuna, se sienten y se creen los "elegidos" para mandar; no creen en la democracia con mayúsculas solo creen en su diminuta democracia a la carta. Y le salen las cuentas, porque de sus pesebres comen muchos "poderes mediáticos", generándose un claro hastío en la sociedad civíl.

    Necesitamos que la justicia actúe para salvaguardar el interés general, que proteja a los ciudadanos de las corruptelas y de las ilegalidades que se fraguan supuestamente desde S. Esteban. Dichas ilegalidades cuestionan sistemáticamente un Estado de derecho que no debe permanecer impasible, no es un asunto exclusivamente entre partidos políticos, sino de democracia, de convivencia, de respeto por las reglas, en definitiva de Justicia social. Cuando miles de jóvenes no pueden acceder a una vivienda mal ejemplo sería dejar impunes las tropelías de nuestra clase política.

    Que haya gente que por dos trapicheos pise la cárcel y que estos supuestos corruptos se puedan ir de rositas dejaría muy por los suelos a la Justicia y a las instituciones que bajo mandato constitucional deben garantizar la igualdad en derechos y obligaciones entre españoles. No es de recibo que una mújer de 75 años enferma de cáncer tuviese que ingresar en prisión porque su hijo (traficante) le compró un piso de manera ilícita hace varios años mientras que personajes que se aprovechan con premeditación y alevosía de su cargo para enriquecerse salen impolutos porque pagan una fianza de 60.000 euros (calderilla para lo que se embolsan). ¿La Justicia es para el que se la pueda pagar? Ahora sabemos gracias al Fiscal Jefe que no.


    En Aguilas se dice que lo de la Zerrichera no es mas que uno de los tantos delitos urbanisticos perpetrados por Juan Ramirez Soto auspiciado por un gobierno regional permisivo hasta la extenuación con la especulación masiva. La caracteristica que diferencia este delito de los restantes, es que este ha sido demasiado obvio, como obvia es la ignorancia e incultura del alcalde y sus concejales que para más inri tratan de tomarnos por gilipollas con declaraciones incendiarias de quien no tiene la conciencia muy tranquila que digamos.

    Sr. alcalde de Aguilas, cuando usted dice "lo que se está perjudicando a este pueblo de Águilas" debo aclararle que al pueblo de Águilas no se le está perjudicando en nada, sino todo lo contrario, se le están abriendo los ojos, mostrándoles la clase de gobernantes que tenemos, y usted no es el pueblo, así que si alguien sale perjudicado, serán aquellos que han cometido ilegalidades urbanísiticas y con ello es evidente que es un beneficio para el pueblo. En cuanto a lo que usted alude "lo que ha trabajado por el pueblo", querrá decir lo que supuestamente ha trabajado para algunos del pueblo.

    La implicación de directores generales que no son otra cosa que la mano derecha de los Consejeros y por ende ejecutores de los beneplácitos del mismísimo presidente, deja de muy mal de cara a la opinión pública a un Valcárcel empeñado ahora en hacerse el sueco quizá en un intento de tomar el aire que empieza a faltarle. Está KO y lo sabe. ¡Con lo que le gusta la batalla y lo achantado que sale en las fotos!


    Algunos pierden el culo (será que les quema) y estan empeñados en echarle mierda al Fiscal-Jefe, les preguntaría dónde estaban cuando el mismo Fiscal Jefe archivó hace un mes la denuncia interpuesta por el PSOE por el asunto del Parking de San Esteban, habría que recordar que el Portavoz del Gobierno regional, salió a las pocas horas a la palestra, con sonrisa de oreja oreja, anunciando el "principio del fin de la estrategia de difamación socialista". Pero claro, es que por aquellos dias ¡¡ Sí teníamos un Fiscal imparcial!! ¿Pero es que estos señores se creen que somos tontos o qué?

    Un mes después el mismo Fiscal es Lucifer encarnado, una oscura mano que se alarga desde La Moncloa para sumar méritos a la estrategia de acoso y derribo a la Región de Murcia, que diría Ruiz Vivo. Ahora alegan indefensiones porque el Fiscal no les ha notificado nada, oigan, es que quien les tiene que notificar es el juez de instrucción señores míos. Amenazan incluso en su atrevida ignorancia en demandar a Bernal por no se qué historias para no dormir. ¿Se imaginan que el PSOE hubiese reaccionado igual cuando se archivó el caso del Parking de San Esteban? Ahora al parecer muchos se han sacado la carrera de Derecho en un par de días, y se permiten cuestionar las decisiones de la Justicia (bueno, todas no, solo aquellas que no les son favorables). Son como Zaplana, saben de todo y más que nadie.

    Lo del PP con Los Alcazares es curioso, como si fuese el único municipio con ramificaciones de la Operación Malaya. Para más Inri, todos los proyectos de Roca han sido ganados en concurso público y con el visto bueno de la Consejería correspondiente, ¿ha aprobado el gobierno Valcárcel los proyectos supuestamente manchados en este municipio? Todas las denuncias en los tribunales formuladas por la señora Vigueras (apestada por lo suyos) han sido favorables al Ayuntamiento. Si tanto bombo hay en este municipio y no en otros ¿por qué el PP se opone con su mayoría a abrir una comisión de investigación sobre las ramificaciones de Malaya en la Asamblea Regional? Señor Ruiz (portavoz del PP) el señor Escudero con su voto pide esa investigación y ustedes la deniegan. ¿Por qué? ¿Será porque el famoso Hotel Condeor lleva la firma de la Consejería correspondiente e incluso subvención del Ministerio de Economía que dirigía Rato?

    ¿Será que en otros municipios gobernados por el PP citados en los informes del juez Torres hay tela marinera? Qué curioso, mucho hablar de Los Alcazares y sin embargo no hablan de un caso bien distinto con un probable aunque aún supuesto tráfico de influencias en Lo Poyo y Novo Carthago, eso como mínimo; sí, donde de rumorea que andaba metido el hermanísimo y el amiguísimo concejal-constructor.

    Ahí si está Roca y los suyos se dice auspiciados por un gobierno regional que supuestamente favoreció con decisiones de dudosa legalidad los intereses del capo de Marbella, y si no que me expliquen quien se gasta 40 mil millones de pesetas en unos terrenos rústicos sin ningún tipo de garantía....a los dos meses recalificados y vendidos por 100 mil millones..¿quién garantizó a Roca el negocio?....eso si es un pelotazo...por no hablar de Novo Carthago, maqueta presentada por el mismo presidente Valcárcel dos años antes de recalificar los terrenos, pertenecientes estos a una zona de protección especial LIC y de regadíos del Tajo-Segura, todo a pesar de tener sobre la mesa informes que censuraban por ilegales los proyectos, como en La Zerrichera.


    La mayoría de ciudadanos (supongo, salvo aquellos que tienen intereses políticos y/o económicos) lo único que quieren es vivir de forma digna, que se mejore su calidad de vida, que los servicios sociales sean más eficaces, que se invierta por y para el pueblo, que los gobernantes no engañen y prevariquen, en definitiva, el bien común por encima del beneficio personal de quienes aprovechan su posición (por mandato de ese mismo pueblo) para lucrarse de espaldas el bien común. Para eso votamos a los políticos para que resuelvan nuestros problemas no para pegar pelotazos.

    Como dijo hace unos días Juan Ramón Calero, la vida política y la vida civil tienen parámetros diferentes debido al estatus que se confiere a los políticos. Si un ciudadano es inocente hasta que se demuestre lo contrario, "presunción de inocencia", un político sobre el que recaen imputaciones de esta indole es culpable hasta que se demuestre lo contrario, "presunción de culpabilidad". La responsabilidad de un político no es comparable a la de un simple ciudadano. El listón está mucho más alto y la exigencia es mayor. Por eso esta Región no merece un presidente que se acobarda y huye de dar explicaciones en la Asamblea Regional. Es totalmente prescindible. Que dimita si conoce la vergüenza, de los murcianos no se rie nadie.

    Comentarios. Me interesa vuestra opinión, la de los murcianos y la del resto, porque de esto Marianico Rajoy ni palabra.

    10 comentarios:

    Anónimo dijo...

    Joder peperufo, un 10 cojones!!!!

    Anónimo dijo...

    Hechando un vistazo a la prensa regional, aunque en solo un periodico se le dedica una atención especial al latente caso de la Zerrichera de Aguilas, se puede constatar que en los mentideros políticos, va tomando cuerpo el hecho, de que la querella de la Fiscalía del TSJ de Murcia, remitida a los Juzgados de Lorca está rigurosamente estudiada y basada en sobrados indicios de tipos delictivos.

    Sobre los comentarios vertidos en torno al asunto en los medios de comunicación escritos, se repite con cierta asiduidad, los razonamientos de que la querella se queda en la superficie del asunto, tratando temas de naturaleza administrativa sobre todo, además de que parece ser que por no se qué motivos, la misma está por el momento dirigida a los (peones de brega) puestos intermedios de naturaleza discrecional, en donde o bien siguiendo directrices marcadas o bien tomando decisiones autónomas han llevado este "tinglao pa lante".

    Mientras tanto los primeros espadas, a la sombra, en el callejón, observan como el miura se les viene encima y como marcan los canones taurinos, sus peones intentarán dandole capotazos poner al toro en situación para que el matador salga al ruedo a cortar las dos orejas y el rabo.
    ¿Podrá matar al toro ciego de la balanza, hundiéndole una estocada en el hoyo de las agujas?

    Anónimo dijo...

    Los del PARTIDO POPULAR se empeñan, y tambien algunos medios informativos, mezclar los asuntos de LOS ALCAZARES Y LA ZERRICHERA.Es una torpe maniobra porque lo de los Alcazares es un tema en el que semezclan solo opiniones de testaferros de ROCA y cintas grabadas PERO NO HAY NI UNA SOLA PRUEBA en contra de los dirigentes del Ayuntamiento, y el caso es que nadie se ha querellado contra el AYUNTAMIENTO socialista del citado pueblo. Es un asunto de solo un ayuntamiento, mientras que lo de LA ZERRICHERA engloba a medio gobierno regional del PP y por elevacion a VALCARCEL. ESTA ES LA GRAN DIFERENCIA

    !! No pares sigue sigue !! dijo...

    Hay que llegar al fondo de este tenebroso asunto, por higiene democrática.

    sonia mazarron dijo...

    me encanta lo que escribes y como lo dices todo de clarito...gracias de parte de una murcianica.

    Anónimo dijo...

    LOS QUE CONOCEMOS A VALCARCEL Y SU FAMILIA A EXCEPCION DE SU SEÑOR PADRE SABEMOS E INTUIAMOS HACE AÑOS QUE ESTA GENTE TENDRIAN PROBLEMAS POR SU AMBICION DESMEDIDA, ESPIRITU DE CLAN Y MALA UVA. VALCARCEL MANTIENE A SU HERMANA ISABEL DE CONCEJAL DEL AYUNTAMIENTO DE MURCIA DURANTE V E I N T E AÑOS, A COLOCADO AL RESTO DE SUS FAMILIARES Y AMIGOS Y EJERCE COMO UN CACCIQUE EN TODOS SUS SENTIDOS, CINCO CALLES DE MURCIA Y PEDANIAS LLEVAN EL NOMBRE DE SU DISTINGUIDO PAPA, MAS QUE EL ESCULTOR SALZILLO. EL PROBLEMA ES SU SOBERBIA SUPINA, SU EGOCENTRISMO Y UNA VANIDAD ENFERMIAZA. ESTA RODEADO DE UNA CORTE DE PELOTAS Y NEGROS QUE VIVEN DE SUS FAVORES Y HA NOMBRADO UN EQUIPO DE COLABORADORES QUE ES UNA AUTENTICA CORTE DE ENERGUMENOS QUE HAN CONVWERTIDO A LA REGION MURCIANA EN UN CORTIJO...CLARO QUE LA CULPA LA TENEMOS LOS MURCIANOS POR VOTARLE AH SE ME OLVIDABA TAMBIEN TIENE UNA CORTE DE EMPRESARIOS COMO LA CROEM QUE ES LA LECHE PADRE, CON PERDONA, SOBRE TODO CLEMENTE GARCIA Y SU PRESIDENTE MIGUEL DEL TORO, TAMBIEN LOS DEL LADRILLO, LA CAMARA DE COMERCIO, CAJA MURCIA Y LOS PERIODICOS MURCIANOS Y LAS EMISORAS RADIO POPULAR Y ONDA CERO SIN OLVIDAR ONDA REGIONAL Y LA TELEVISION ESA LLAMADA LA SIETE. YA LES DIGO LA BIBLIA EN PASTA...Y ASI ESTAMOS..DESPUES LLAMAN PROGRE AL FISCAL JEFE QUE EL HOMBRE A PECHO DESCUBIERTO Y ENFRENTADO INCLUSO A SUS PROPIOS COMPAÑEROS QUIERE TIRAR DEL OVILLO...VAYA VAYA VAYA..........

    luis dijo...

    Me alegras la mañana, felicidades y saludos para todos los democratas de verdad.

    Anónimo dijo...

    01-03-2007

    Seis tópicos que sostienen una situación irracional
    Mitos inmobiliarios de nuestro tiempo


    José Manuel Naredo
    El ecologista nº 46

    No cabe duda de que uno de los principales problemas ambientales en España es el causado por un excesivo crecimiento urbanístico, fuera de toda mesura. A menudo, las reivindicaciones ecologistas exigiendo racionalidad topan con mitos y lugares comunes muy arraigados, que impiden que sean atendidas sus razones. Precisamente algunos de estos mitos son los que se desenmascaran y desmontan en este artículo. La conclusión apunta a que, a pesar de lo que se diga, en nuestro país hay ‘burbuja inmobiliaria’, empujada por la espiral de compras especulativas y créditos baratos.

    La interpretación del panorama inmobiliario español está viciada por la pervivencia de una serie de mitos acordes con el negocio inmobiliario imperante que, a fuerza de repetirse, acabaron arraigando entre la población e influyendo en su comportamiento. Vamos a enumerar estos mitos y a revisar su fundamento.

    El primero de ellos viene a decir así: “En España no hay cultura de alquiler: los españoles quieren vivienda en propiedad casi desde el neolítico”. Esta creencia es falsa, ya que en 1950 la situación era justo la contraria: las viviendas ocupadas por sus propietarios suponían solo el 46% del total y eran mucho más minoritarias en las grandes ciudades. Por ejemplo, en Barcelona solo el 5% de las viviendas estaba ocupado por sus propietarios, en Madrid el 6%, en Sevilla el 10%, en Bilbao el 12%...

    La creación franquista de un Ministerio de Vivienda apuntó, entre otras cosas, a promover la vivienda en propiedad como vacuna preventiva frente a la inestabilidad social: con la retórica falangista del momento se decía que para hacer “gente de orden”, para asegurar el conformismo de la población, había que facilitar su acceso a la propiedad de la vivienda y atarla para ello a responsabilidades de pagos importantes.

    El éxito de esta política vino a culminar medio siglo después de haberse iniciado y un cuarto de siglo después de muerto Franco. Solamente un continuismo digno de mejor causa, en lo que concierne a esta política, permitió cambiar la cultura del alquiler en favor de la propiedad y otorgar a España el récord europeo en este campo. Es evidente que si la situación se forzó en un sentido también podría reorientarse en sentido contrario. ¿Habrá resucitado el Ministerio de Vivienda para invertir la situación en este campo? ¿Podrá movilizar en favor del alquiler a ese tercio de viviendas secundarias y desocupadas la nueva Agencia creada para ello?

    El segundo nos dice “Pagando alquiler se tira el dinero: compre una vivienda y conviértase en propietario”. Este es un buen eslogan publicitario para promover la venta de viviendas, pero esconde la verdadera disyuntiva a la que se enfrenta quien quiere habitar una vivienda pero carece del patrimonio necesario para comprarla. La decisión oscila entre pagar una renta al propietario de una vivienda en concepto de alquiler, o pagar una renta a una entidad financiera para que le preste dinero para comprarla. En ninguno de los dos casos se tira el dinero, sino que se paga por un servicio.

    El engaño también procede de ignorar que el titular no es propietario pleno de la vivienda hipotecada, ya que en caso de impago el prestamista pasaría a ser el propietario, desahuciando al titular de la misma. Sólo si el comprador paga religiosamente los intereses del crédito y devuelve el principal, acabará adquiriendo al fin la propiedad –libre de cargas– del inmueble. Y con los plazos tan dilatados que hoy se establecen para posibilitar los pagos, esto podría ocurrir dentro de treinta o cuarenta años, beneficiando con la plena propiedad del piso, más que al adulto que empezó a pagarlo, a los posibles herederos y al prestamista, que habría cobrado en forma de intereses cantidades que probablemente superen el importe mismo del piso.

    Son las previsiones de evolución del tipo de interés y del precio y el alquiler de la vivienda las que determinan si saldrán mejor parados los que alquilan o los que compran, además de las desgravaciones o apoyos que la fiscalidad otorgue en uno u otro sentido. Con previsiones de tipos de interés al alza y de precios de la vivienda a la baja, el alquiler sería más recomendable que la compra y viceversa. De ahí que el afán de comprar venga avalado por el siguiente mito a comentar.

    Tercero: “Los precios de la vivienda nunca han bajado ni bajarán”. La experiencia indica, por el contrario, que los precios bajaron en el pasado y, con mayor razón, podrán hacerlo en el futuro. Sin ir más lejos, el índice general de precios de la vivienda, elaborado por el antiguo Ministerio de Fomento, registró caídas para la media nacional cuando la anterior burbuja inmobiliaria, que se desinfló tras los festejos de 1992. En efecto, este índice cayó para la vivienda nueva durante 1992 y 1993 y para la vivienda usada durante 1992. Y hay que advertir que en el caso de la vivienda usada este índice tiene aversión a la baja, pues no se apoya en verdaderos precios de mercado sino de tasación que, al igual que los precios de los anuncios, acusan una inercia importante: cuando decae un período de auge aumenta el período de venta y los más necesitados de liquidez acaban vendiendo por debajo de los precios inicialmente demandados en los anuncios o atribuidos en las tasaciones.

    En período de declive los precios de mercado tienden a caer más que los de tasación, tal y como confirma la experiencia del ciclo anterior, en el que los precios de las nuevas promociones –más acordes con los precios de mercado– cayeron mucho más que los de tasación de la vivienda usada. En cualquier caso el declive anterior fue corto, al igual que la memoria que se tiene de él. El hecho de que no tengamos experiencias de caídas estrepitosas y prolongadas de los precios de la vivienda, como las ocurridas en otros países, permite mantener impunemente el mito de la irreversibilidad a la baja de los precios de la vivienda, pese a que los espectaculares niveles alcanzados hacen mucho más previsibles que nunca correcciones a la baja. Sobre todo cuando las promociones nuevas están inundando el mercado, que ya cuenta con un importante stock de viviendas en venta.

    Cuarto: “Hay que forzar la construcción de vivienda nueva para cubrir el déficit existente”. Cuando España encabeza a la Unión Europea en número de viviendas por cada mil habitantes no cabe seguir hablando de déficit de viviendas. Sin embargo España ocupa un lugar bastante modesto en número de viviendas principales por mil habitantes. La espectacular disociación que separa la dotación de viviendas totales y de viviendas principales se explica porque España también es líder europeo en viviendas secundarias y desocupadas por mil habitantes. Pues en el último boom inmobiliario han comprado y acumulado viviendas –como inversión más o menos compartida con el uso– quienes podían pagarlas, no quienes más las necesitaban para vivir en ellas. De ahí que la masiva construcción de los últimos años haya sobredimensionado el stock de viviendas sin que con ello se haya satisfecho la falta viviendas de la población más necesitada, habida cuenta el desplome de la vivienda social.

    Quinto: “Los emigrantes son los grandes compradores de vivienda que compensan el declive de la demografía interna” o, también, “la demanda de viviendas se mantiene fuerte por la entrada de emigrantes”. En los últimos años el número de viviendas construidas alcanzó máximos históricos a la vez que la baja natalidad, que se viene observando desde hace treinta años, acentuó el envejecimiento de la población y redujo a mínimos históricos el crecimiento natural de la misma. Así, cuando el estancamiento y la previsible disminución de la demografía interna no reclaman para el uso las enormes cantidades de vivienda nueva que se están construyendo, se recurre a la justificación de los inmigrantes, confundiendo dos cosas bien distintas: necesidades de alojamiento y demanda solvente de vivienda.

    Todo ello con tal de no reconocer que lo que mueve tan desmedidos afanes constructivos no es ningún empeño de satisfacer necesidades de alojamiento, sino el pingüe negocio de las plusvalías derivadas de las recalificaciones de suelo, siendo la construcción el medio colaborador necesario para posibilitar la transformación de los terrenos rústicos en suelo edificado, añadiendo como poco tres ceros a su valor.

    Con todo, hay que matizar que, por contraposición a los inmigrantes-trabajadores, están los inmigrantes-inversores (turistas o jubilados) que sí han inflado sensiblemente la demanda de viviendas de uso más o menos estacional en los territorios insulares y del litoral mediterráneo.

    Sexto: “No hay burbuja inmobiliaria: la escasez de suelo es la culpable del alto precio de la vivienda”. Esta idea queda sin respaldo cuando se observa que la expansión del suelo urbanizable ha venido superando ampliamente las necesidades de edificación. El precio del suelo urbanizable se calcula como saldo tras descontar del precio de venta (de los metros cuadrados construidos que admite) todos los gastos de promoción y construcción. El precio así obtenido sirve para estimar el valor del stock total de suelo urbanizable, que sólo en escasa medida se moviliza y construye. Vemos, por tanto, que el precio de ese producto final que es la vivienda atribuye valor al precio del suelo y no sólo al revés. De hecho ambos precios se ligan de forma indisoluble, ya que el precio de los solares que puede comprar un promotor se estima como saldo de la manera indicada y pesa inevitablemente sobre el coste de la vivienda.

    La sobredimensión del suelo que se recalifica anualmente como urbanizable denota que este suelo se valora más por las expectativas que ofrece que como materia prima para construir ya mismo los muchos millones de viviendas o locales que cabrían en él y que sobrepasarían ampliamente las exigencias de uso y la demanda solvente. Y es que el suelo no es una materia prima como los ladrillos o el cemento, ni tampoco un salario. Ni la vivienda es un producto como los tomates u otros bienes de consumo. Ambos son bienes raíces que la gente valora y atesora por sí mismos.

    La confusión arranca de ignorar el carácter patrimonial del suelo (y de la vivienda) y de razonar sobre sus mercados como si de cualquier otra mercancía-flujo se tratara. En el caso de mercancías que son producidas para ser vendidas y consumidas, no acumuladas, el precio es muy sensible a los flujos de producción y consumo. Pero no ocurre lo mismo cuando se trata de stocks que no son producidos para ser vendidos y consumidos –como el suelo, el dinero, las acciones… o las obras de arte– sino que se atesoran por sí mismos como inversión. En este caso su valor de mercado responde sólo a la pequeña fracción de dichos stocks que cambia de mano y se revela poco sensible al coste y a la producción del bien patrimonial en cuestión, dependiendo sobre todo de consideraciones y expectativas ajenas a éstos y de su comparación con el tipo de interés, que marca la retribución alternativa del dinero.

    De ahí que sus precios se hayan visto impulsados al alza cuando la caída conjunta de la bolsa y el tipo de interés desincentivó las alternativas de inversión, induciendo a la gente a adquirir y conservar la propiedad de un amplio stock de suelo urbanizable y de viviendas como inversión más o menos encubierta. Y la mayor demanda de terrenos y viviendas acarreó subidas de precios que atrajeron nuevas oleadas de compras y nuevas perspectivas de revalorización, originando esa espiral de revalorización y compra especulativa (apalancada con créditos) que suele llamarse burbuja inmobiliaria. Como hemos indicado, la mitología al uso se empeña en decir, en contra de toda evidencia, que “no hay burbuja inmobiliaria”, sino subidas normales de precios derivadas de la escasez de suelo.

    * José Manuel Naredo, economista y estadístico, Premio Nacional de Medio Ambiente 2000

    kim gordon dijo...

    La verdad es que estos chicos del PP tienen las espaldas muy anchas, que presenten a Carlos Fabra en Castellón o a Varcálcel en Murcia es como decirles a sus votantes:
    "Sí, somos unos inmorales y estamos en esto para forrarnos (como dijo ese cartagenero rumboso con el dinero de los demás)"
    Espero que los electores les coloquen en su sitio.

    Saludos,

    Anónimo dijo...

    ANSE promete dar más caña al gobierno regional, al denunciar y aportar pruebas en la fiscalía sobre los proyectos urbanísticos previstos para el Mar Menor en Lo Poyo y en Novo Cartago. Dichos proyectos llevan la rúbrica de Valcárcel, lo cual hace pensar que se puedan agilizar los trámites para que el presidente del ejecutivo popular sea llamado lo antes posible como imputado por la justicia.

    Elena